Inicio » La UC » Equipo

Pizzi, Chemo y el Tati: Una vida de coincidencias

¿Qué une a Pizzi, el Chemo y el Tati? Lea aquí la historia.

Corría el año 1991 cuando don Vicente Cantatore dejaba aquel Sevilla de Iván Zamorano y Polster para volver a Chile, tierra que siempre consideró su patria a pesar de haber nacido en Rosario, Argentina. De hecho hoy se encuentra radicado en Viña del Mar, ciudad que considera con el mejor clima del mundo.

En la llegada de Cantatore a la UC, se encontraría con un equipo emblemático, base del que llegara a la final de la Copa Libertadores 2 años después bajo el mando de Ignacio Prieto. En esa Católica habían jugadores de la talla del Pato Toledo, Andrés Romero, Raimundo Tupper, Mario Lepe, Parraguez, Reinoso, el Coke Contreras, Chamuca Barrera, Fabián Estay y el recordado “Chemo” Del Solar, entre otros.

Del Solar, Buljubasich, Pizzi

Foto: El Mercurio

Después de dejar la UC a mediados del 92, luego de ganar la Copa Chile, el año 93 iría a entrenar a su querido Rosario Central, cuna de su infancia, pues vivía a sólo metros del estadio. En dicho plantel encontraría a figuras históricas como el “negro” Palma, promovería figuras como el Kily González y Marcelo Delgado, pero lo más curioso vendría de los arqueros. El primer arquero en esa época era Roberto “Tito” Bonano, el segundo sería nada más y nada menos que José María Buljubasich, el tercero sería el cuñado de este último, el “rifle” Castellano y por último integraría el plantel el posterior ídolo boquense, Roberto “el pato” Abondanzzieri. Todos arqueros de lujo.

Cantatore volvería a Chile luego de buenas campañas en Central, a Colo-Colo, pero duraría muy poco tiempo por problemas con la dirigencia, ya que ese año habrían elecciones (en las que volvería Dragicevic) y habían jugadores comprados en el plantel. Pero da lo mismo, porque muy poco tiempo después, retornaría a España, a dirigir esta vez al Tenerife, equipo de las islas canarias.

Aquí el puzzle se comenzaría a armar, pues en este plantel estaría un conocido de él, el “chemo” Del Solar junto a figuras internacionales como Diego Latorre y nada más y nada menos que Juan Antonio Pizzi. Para reforzar el arco llevarían como primera opción a Juan Marcelo Ojeda, procediente de Lanús y para hacerle competencia al jóven Blujubasich, de quien tendrían muy buenas impresiones de su paso por Central.

Es aquí donde nace la historia y por primera vez se juntan el Chemo, Pizzi y el Tati. Pasaron años y se disolvieron, Pizzi pasó al Barcelona, donde se nacionalizó español y disputó el mundial de Francia ’98. Luego volvería a jugar en Argentina en River Plate y posteriormente se reencontraría con el Tati en Rosario Central en 1999.

La carrera de entrenador, sin embargo, comenzaría el 2005, junto al Chemo Del Solar en Colón de Santa Fe, pero duraría sólo 4 partidos y el Chemo partiría a su Perú natal a dirigir a Sporting Cristal, y Pizzi recalaría en el mismo país posteriormente para dirigir a la Universidad de San Martín de Porres. El Chemo volvería a la UC el 2007, para dirigirla sólo un semestre antes de aceptar su arribo a la Selección de su país, todo esto mientras el Tati era el hombre récord en Universidad Católica y salía campeón el 2005 con la franja.

Luego sería Pizzi quien recalaría en San Carlos de Apoquindo con el buzo de entrenador, bajo la gerencia deportiva de su ex-compañero en la cancha, José María Buljubasich, juntos traerían la 10ma estrella al firmamento cruzado.

Vueltas y coincidencias que da la vida, de las cuales fui testigo desde niño y en primer plano.

Más sobre La UC

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X