“Eterna”: Culmina la trilogía vampírica de Guillermo del Toro

Los no muertos tomaron el control del mundo, el sol ya no brilla en el cielo y los humanos están confinados a campos donde se les extrae su sangre.

Guía de: Literatura Fantástica

Eterna

Suma de Letras

“En el segundo día de la oscuridad hicieron una redada. Se llevaron a los mejores y los más brillantes. A todos los que estaban en el poder, a los millonarios y los influyentes. Los legisladores y presidentes ejecutivos, los magnates e intelectuales, los rebeldes y las figuras de alta estima popular. Ni uno solo fue convertido: todos fueron destruidos. Su ejecución fue rápida, pública; brutal.

A excepción de unos pocos expertos en cada disciplina, todos los líderes fueron eliminados. Los condenados salieron de los edificios River House, Dakota, Beresford y otros similares. Fueron detenidos y conducidos a los principales centros de reunión en las metrópolis de todo el mundo: el National Mall de Washington DC, Nanjing Road en Shanghái, la Plaza Roja de Moscú, el estadio de Ciudad del Cabo o Central Park en Nueva York. Allí fueron eliminados en medio de una carnicería horrenda”.

Así comienza “Eterna” (Suma de Letras), el último volumen de La Trilogía de la Oscuridad, el proyecto literario vampírico del cineasta Guillermo del Toro (“El laberinto del fauno”, “Hellboy”) junto al escritor Chuck Hogan (“El príncipe de los ladrones”), que desde su llegada a las librerías causó polémica por su enfoque y dividió a los lectores.

En la primera entrega, “Nocturna”, esta dupla describía el inicio de un cuidado y espeluznante plan a escala mundial para que los vampiros pudieran dejar de ocultarse. Luego, en “Oscura”, mostraban la lucha a muerte de los protagonistas para evitar que los vampiros tomaran el control del planeta. Ahora, en “Eterna”, el lector entra de lleno en el mundo que quedó en pie tras la derrota de la humanidad.

El Amo, ese ancestral vampiro que orquestó la propagación del virus del vampirismo en todos los continentes, logró poner al planeta bajo su control gracias a un invierno nuclear que garantiza que ningún rayo de sol vuelva a cruzar la atmósfera. Ya no existen los gobiernos ni ninguna clase de autoridad, mientras que los seres humanos están confinados a campos de concentración donde se les extrae la sangre que alimenta a las hordas de monstruosos vampiros.

Pero todavía quedan unos pocos seres humanos dispuestos a dar la pelea, como el doctor Efraín Goodweathe; su hijo Zack; y el exterminador ruso Vasily, entre otros. Pero lo que ellos y otros miembros de la resistencia no saben, es que recibirán una inesperada ayuda… no humana.

Muchos lectores se entusiasmaron con esta propuesta que se distanció radicalmente de los vampiros juveniles de “Crepúsculo”. Pero otros se sintieron decepcionados con la forma en que Del Toro y Hogan cerraron esta trilogía. El debate continúa abierto y claro, la última palabra la tiene cada lector.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X