Escritora Sascha Hannig lanza el segundo libro de su saga steampunk

“Secretos perdidos en Allasneda” es un viaje al corazón de un mundo en el cual la ciencia y la magia conviven con insospechadas consecuencias.

Guía de: Literatura Fantástica

“Cuando comencé a escribir sobre hechiceros que eran perseguidos por el supuesto mal que causaban a los humanos (todo ambientado en un Chiloé paralelo), nunca pensé que armaría una red tan compleja para dotar de credibilidad al contexto (…) En la primera novela acerca de Allasneda: “Secretos y revelaciones”, se ve un mundo en pañales, una atmósfera que comienza en un pueblo sureño pre-steampunk y que se va desenvolviendo solo para dar abrigo a variadas historias, donde se repiten ciertos nombres y lugares, que terminan con un cierto paralelismo de ‘revolución militar antimonárquica’. En ese sentido, utilizar solo una época histórica para todo el mundo era imposible. Así, para poder entender Allasneda no solo debía saber lo que sucedía, sino lo que había sucedido antes”.

Con estas palabras describe la joven escritora chilena Sascha Hannig el fascinante mundo steampunk de Allasneda, una creación a la cual ha regresado de lleno con su nueva novela “Secretos perdidos en Allasneda” (Puerto de Escape), que será presentada este viernes 24 de octubre, a las 19:30 horas, en el Castillo Wulff, en Viña del Mar. Y que también tendrá una presentación en Santiago, el próximo martes 28, a las 19:30 horas, en el Centro Cultural de España, en el marco del Festival de ciencia ficción, fantasía y terror chilenos.

De esta nueva novela, de cómo la financió, del subgénero steampunk que tanto la apasiona y de sus próximos proyectos, habló Hannig con Guioteca.

Sascha Hannig

La autora, Sascha Hannig.

​​​​-En mayo pasado anunciaste que buscarías financiar la impresión de tu nueva novela, “Secretos perdidos en Allasneda”, a través de crowdfounding. ¿Cuál fue el resultado? ¿Lograste la meta? 

-La campaña de crowdfounding, en la que pedíamos aporte económico a cambio de ciertos beneficios en la publicación, en mi opinión fue un éxito; especialmente porque esta ​obra era un proyecto personal y, según dicen las estadísticas mundiales, en Chile no se lee como en otros países de habla hispana.

La colaboración voluntaria, en conjunto con mi trabajo y mis ahorros, fueron las tres fuentes de financiamiento que tuvimos para lograr el objetivo. El apoyo de la gente fue increíble: un 45% de la publicación se pagó solo con la buena voluntad de personas comunes, incluso desde España.

Además, hubo gente que a pesar de no poder aportar económicamente quiso ayudarme, y difundieron información, hicieron ilustraciones o me ayudaron con la campaña antes del lanzamiento; todos ellos fueron imprescindibles para poder terminar la novela y les estoy agradecida.

​​-Precisamente por el tema de los costos, muchos autores hoy están publicando solo en formato digital. ¿Por qué te jugaste por una edición impresa? 

-Porque creo que publicar en un formato no quita que se pueda publicar en otro. Mientras más plataformas se aprovechen, mejor. Apenas pueda subiré todo mi material a Amazon, iTunes o KOBO, pero por ahora el banco no me da tarjeta de crédito ni cuenta corriente, así que no puedo digitalizar mis novelas hasta abril del próximo año. Sin embargo, con unos compañeros de la universidad estamos trabajando en un proyecto para hacer una coeditorial online con las editoriales impresas ya existentes.

​​-​​“Secretos perdidos en Allasneda” es la segunda entrega de “Misterios y revelaciones en Allasneda” (2011). ¿Con qué se van a encontrar los lectores en este segundo volumen? 

-Con un mundo regido bajo las mismas leyes sociales que “Misterios y revelaciones” (división social entre brujas y humanos, más un papel relevante de las fuerzas del más allá), pero evolucionado por la acción del tiempo. El Ejército de Allasneda ya no persigue a las brujas, sino que a los piratas antiburocracia y a los mercenarios de​l lejano​ ​Oriente.

Ahora los barcos voladores cruzan la cordillera ​Andina ​y la frontera del país ​aislado​ para encontrarse con nuevas aventuras y tesoros milenarios.​ Por ejemplo, una ciudad dentro de un volcán activo.​

La energía eléctrica parece nunca ser suficiente en un escenario en el que los científicos ​pasaron del “underground” de la socie​dad​ a ser como estrellas de cine que salen en revistas de moda (​como “​Gears”, en Allasneda)​. Los ​piratas aéreos​ son, sin duda, uno de los nuevos personajes más interesantes, ya que viven entre el egoísmo y la búsqueda de los secretos perdidos, y el deber de marcar la diferencia con los piratas que solo quieren asesinar. No hay buenos ni malos en la novela; ​todos tienen algo que ocultar entre las ​islas flotantes,​ los ​tesoros invaluables y​ el regreso​ de algunos personajes conocidos.​​

​​-¿Qué experiencias o influencias te llevaron a construir el mundo de Allasneda? 

​-Es cierto que Allasneda no nació como un mundo completo, sino que es el reflejo de ciertas cosas que me fueron llevando a su configuración. En primer lugar, mi amor por la historia; de hecho, trato de hacer siempre menciones a hechos históricos en mis libros, aunque se trate de literatura de ciencia ficción. ​De esa manera, Allasneda sería la “steampunkización” de ciertas facetas o acontecimientos de la realidad​.

En el caso de “Secretos perdidos en Allasneda”, tuve que investigar sobre piratas, revolución industrial, inventos que nunca funcionaron,  y persecuciones de brujas en la historia. Además, utilicé elementos de mi vida, especialmente de mi tiempo en Chiloé. La mitología, las leyendas mundiales, y por supuesto, la imaginación.

Sascha Hannig

Secretos perdidos en Allasneda

​​-La literatura steampunk no está muy masificada en Chile. ¿Por qué elegiste este subgénero? 

-Comencé a adentrarme en el género a través del arte gráfico, las series animadas y el cine. Uno no sabe bien qué es lo que encuadra al género hasta que comienzas a estudiarlo (y en muchos casos, no me gusta la idea de encuadrar género alguno), pero me di cuenta de que muchas de mis películas y obras favoritas encerraban ciertos elementos del steampunk o se ambientaban en un mundo victoriano (por ejemplo, Sherlock Holmes o los libros de Julio Verne).

Poco después de que comenzara a escribir la historia de “la lógica de la muerte”, leí un libro llamado “La ciudad de las ascuas” y me di cuenta que ese mundo que tanto me gustaba podría ambientarse en un mundo alternativo, un mundo que era parte del romanticismo pero no se ubicaba en la tierra, un mundo como Allasneda. La verdad, no haber nacido en un país anglosajón o de alto nivel de lectoría nunca me ha limitado para escribir o inventar cosas diferentes, y si eso significaba meterme en un subgénero para entonces desconocido —a pesar de tener la comunidad más grande en Latinoamérica—, así tenía que ser. ​​

-En una entrevista anterior mencionaste que Allasneda tendría un tercer libro. ¿Ya tienes definida la historia?  

-Sí. Bueno, Allasneda es un mundo cuya historia avanza y progresa. No es lo mismo ubicarse en el año cero que ubicarse en el año 50, las cosas cambian y así se refleja en los acontecimientos de las novelas. La nueva historia será más tecnológicamente avanzada, pero al mismo tiempo, retratará esos albores del siglo XX, donde la ciencia tocó los extremos bélicos. Quizá lleguemos a la época dieselpunk. ¡Quién sabe! Pero de seguro tendrá locomotoras y globos aéreos.​

-¿Y has considerado explorar el mundo de Allasneda en una novela gráfica? 

​-En esta última novela ya comencé a trabajar con artistas y a acercarme al mundo del arte gráfico. Me encantaría pasar al siguiente nivel con la próxima novela, o ambientar las que ya están.​

​​-Pensando en los lectores, ¿qué novelas steampunk recomendarías para entrar a conocer este subgénero de ficción? 

-​Ya había nombrado “La ciudad de Ember”, porque es de mis favoritas. En Chile tenemos varios ejemplos de escritores que se han atrevido a cambiar el paradigma literario: Sergio Meier con su “Enciclopedia de Tlön”, Nelson Daniel y Francisco Ortega​ ​con​ “​1899”​ y tú mismo con la novela “La Sombra de Fuego”.​

También recomiendo leer las novelas de Julio Verne y sus contemporáneos, porque en cierto sentido, el steampunk realmente nació de las ideas del futuro que los antiguos autores de ciencia ficción se habían configurado. Un amigo me recomendó “Warlords of the air”, de Michael Moorcoch, “The Steampunk trilogy”, de Paul de Filippo​ ​y “The difference engine”, de William Gibson y Bruce Sterling, que seguramente esas serán mis próximas lecturas.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X