“Orfanato”: Un clásico de la ciencia ficción militar

Robert Buettner construye una guerra espacial tributaria de autores como Robert A. Heinlein o Joe Haldeman.

Guía de: Literatura Fantástica

Orfanato

La Factoría de Ideas-Océano

“Siento el calor y los temblores de mi artillera, que está sentada a mi lado con su rosario musulmán, rezando como si le fuera la vida en ello. Sí. Mi superior inmediata es una chiquilla egipcia de metro cincuenta. Pero sabe disparar. Me rechinan los dientes. Cierro mi mano sobre el rosario y éste deja de tintinear. Es improbable que un agnóstico como yo reciba ayuda divina. Supongo que tan improbable como que unas babosas pseudocefalópodas de fuera del sistema solar acampen en la mayor de las lunas de Júpiter y empiecen a matar a millones de personas bombardeando a la Tierra desde allí”.

Es apenas el año 2040 y la humanidad ya inicia su primera guerra espacial en contra de una raza de la cual sabe casi nada. Pero la respuesta ha sido inmediata, reclutando a diez mil soldados voluntarios —hombres y mujeres que en el primer ataque alienígena perdieron a todos sus familiares—, enviándolos hasta Ganímedes en un viaje de 600 días que terminará en el preciso instante en que comience la primera ofensiva. Pero no hay que engañarse, porque la respuesta militar terrestre está muy lejos de ser masiva o de contar con la mejor tecnología disponible. Será una guerra difícil.

El destino del huérfano

La Factoría de Ideas-Océano

Este es el mundo que construye Robert Buettner en “Orfanato” (La Factoría de Ideas-Océano) y su secuela, “El destino del huérfano”. Libros que inevitablemente recuerdan a “Tropas del espacio”, la novela de Robert A. Heinlein que se convirtió en un clásico de la ciencia ficción y ganó el premio Hugo en 1960.

Y si Heinlein tenía a Johnnie Rico como el protagonista en guerra contra “los bichos”, Buettner tiene a Jason Wander y “las babosas”. Sin embargo, las posibles semejanzas llegan hasta ahí. Buettner reconoce su admiración por “Tropas del espacio” y también por “La guerra interminable” de Joe Haldeman (ganadora del Hugo1974), que son obras clave del subgénero de las novelas sobre guerras espaciales. Y que probablemente, sin saberlo, H. G. Wells inauguró en 1898 con “La guerra de los mundos”.

Heinlein, influenciado por la Guerra Fría y la sombra de la Guerra de Corea (1950-1953), construyó un futuro neofascista en el que nadie se convierte en ciudadano sin haber servido en la milicia. Por su parte, Haldeman también escribe su novela dentro del contexto histórico de la Guerra Fría, pero a través del filtro de la Guerra de Vietnam (1965-1975) —en la que combatió— y por eso su visión está marcada por la denuncia en contra de los políticos y los mandos militares, como responsables de la derrota.

Tomando ambos autores como referencias obligadas, Robert Buettner —quien trabajó muchos años en inteligencia militar, estudió Geología y Paleontología, y hoy se desempeña como abogado— también construye su saga dentro de un contexto bélico contingente: es una historia de guerra espacial escrita tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, y que llevaron a EE.UU. a invadir Afganistán primero y luego Irak.

“‘Orfanato’ y ‘El destino del huérfano’ evitan la política —afirma Buettner—. Se escribieron para contar una única cosa verdadera (…) los soldados no luchan por banderas ni contra tiranos, sino el uno por el otro. Los soldados de combate se convierten cada uno en la única familia del otro. Apartamos la política y, donde y cuando se quiera, la guerra es un orfanato”.

La serie iniciada con “Orfanato”, en Estados Unidos ya va en su quinto título (el tercero, “Orphan’s Journey”, pronto se publicará en castellano) y Buettner ha escrito dos novelas más ambientadas dentro de ese universo argumental, pero cronológicamente posteriores.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X