Inicio » Los 90 »

El día que la tierra se estremeció: A 20 años del devastador terremoto de Punitaqui de 1997

En octubre de 1997 se produjo un movimiento telúrico que dejó 8 muertos y 60 mil damnificados.

Guía de: Los 90

En la mañana del 15 de octubre de 1997 un violento terremoto de 7,3 grados en la escala de Richter, con epicentro en la comuna de Punitaqui, sacudió a esta localidad rural (y a gran parte de la provincia del Limarí), dejando un saldo de 8 personas fallecidas, casi 60 mil damnificados y cientos de viviendas y edificios derrumbados.

terremoto-Punitaqui

A las 22 horas del 14 de octubre ya se había sentido un fuerte movimiento de tierra oscilante que tuvo una duración de casi dos minutos, lo que fue sólo un preámbulo del destructivo movimiento telúrico que se produjo al día siguiente, cuyo centro de origen, según los sismólogos, se ubicó en un punto en el camino entre Punitaqui y Ovalle, a 8 kilómetros de la localidad de Los Molinos y a 22 kilómetros de la capital de la provincia del Limarí, a 56 kilómetros de profundidad, en el interior de una falla geológica que se ubica en este sector.

Precisamente, debido a que este sismo se generó a una gran profundidad y al interior del continente (los terremotos en Chile se producen por el avance de la placa de Nazca desde el oeste, que se hunde bajo la Placa Continental Sudamericana), la energía que se liberó fue mucho más destructiva que otros movimientos telúricos más superficiales que también provocaron un fuerte impacto, pero en regiones más acotadas.

terremoto 1997 foto_2_12

Blas Araya, alcalde de Punitaqui de la época y actual concejal, recuerda que si bien el terremoto asoló a toda la provincia del Limarí, la comuna de Punitaqui fue la más afectada de todas, pues debieron lamentarse seis personas fallecidas, sin mencionar que casi todo el pueblo quedó en el suelo. “La vista del pueblo era una escena dantesca, sacada del infierno. Estaba todo botado en el piso, pero nos ayudaron de inmediato desde distintas partes del país, y también desde el extranjero, desde países como Cuba. La gente se sensibilizó de inmediato porque los noticieros y los matinales de los canales de televisión abierta le dieron una gran cobertura. Mal que mal, había sido el terremoto más grande que había ocurrido en Chile durante esos últimos 10 años. Después del terremoto vinieron al pueblo distintos personeros del gobierno de la época, que en ese tiempo era presidido por el presidente Eduardo Frei. Llegaron Ricardo Lagos, Ministro de Obras Públicas, y Belisario Velasco, subsecretario del Interior, quienes recorrieron a pie el pueblo para interiorizarse en terreno de los terribles daños que el terremoto había causado a toda la comuna”.

Las casas de adobe fueron las más afectadas por el devastador terremoto de 1997 (Foto: Jorge Fuentes).

Las casas de adobe fueron las más afectadas por el devastador terremoto de 1997 (Foto: Jorge Fuentes).

Bernardo Escalante, locutor de la radio “Vida Nueva” de Punitaqui, recuerda que “el aspecto del pueblo cambió totalmente después del terremoto, porque la mayoría de las casas eran de adobe y se vinieron abajo, mientras que las que no se cayeron quedaron bastante agrietadas. Nosotros, en la radioemisora, también sufrimos este embate de la naturaleza y debimos salir al aire en carpa y con equipos electrógenos. El desastre fue bastante grande, una familia completa murió en Pueblo Nuevo y una persona falleció aquí en el pueblo de un ataque al corazón”.

Vista del cerro Carolino, en Punitaqui (Foto: Jorge Fuentes).

Vista del cerro Carolino, en Punitaqui (Foto: Jorge Fuentes).

Horas después de ocurrido el movimiento telúrico, se formó un comité regional de emergencia, liderado por el entonces intendente Renán Fuentealba, quien organizó y dispuso de inmediato medidas para superar la emergencia y preparar un futuro plan de reconstrucción, que partió con un catastro de daños levantado por personal de distintas reparticiones públicas, sobre todo del área construcción y del área social. Además, en la sede de la gobernación de Ovalle (ciudad que también sufrió serios daños en poblaciones, villas, locales comerciales, escuelas y edificios emblemáticos como la Plaza de Armas, el Teatro Municipal, La Feria Modelo y la Iglesia de San Vicente Ferrer) se apostó personal de la Onemi de Santiago, encabezados por el director Alberto Maturana, para coordinar la labor de los cómites de emergencia y las tareas de reconstrucción. Toda esta labor se vio facilitada con la acertada decisión del gobierno de la época de declarar a la provincia como Zona de Catástrofe, lo que implicó el oportuno desvío de recursos a la zona afectada.

El nuevo terremoto del 2015

Dieciocho años después del terremoto de 1997, el 16 de septiembre del 2015, la región de Coquimbo se vería nuevamente sacudida por otro terremoto, que esta vez tuvo 8.4 grados en la escala de Richter y que tuvo su epicentro en el mar, frente a la comuna de Canela, en la provincia de Choapa. En esta oportunidad la comuna de Punitaqui también fue afectada por este nuevo embate de la naturaleza, y muchas casas de adobe quedaron con serios problemas estructurales, algunas de las cuales eran consideradas patrimonio cultural de la comuna.

terrremoto-1997 Ovalle.hoy.cl

El alcalde de Punitaqui, Pedro Valdivia, explicó que “calculamos que con el último terremoto quedaron dañadas la totalidad de las casas de adobe, tanto en el centro urbano como rural. El casco histórico quedó parcialmente destruido y es ahí donde se debió focalizar la reconstrucción”.

Vista aérea de la localidad de Punitaqui.

Vista aérea de la localidad de Punitaqui.

Mario Pardo, actual subdirector del Centro Sismológico nacional, en una entrevista concedida al diario “El Día”, explicó que existían similitudes entre el terremoto de 1997 y el reciente y destructivo terremoto que afectó a México, en septiembre del 2017. “Si pudiéramos hacer una analogía, podríamos decir que tienen similitudes. Los datos instrumentales indicaron que el terremoto de Punitaqui fue por un movimiento intraplacas, dentro de las placa de Nazca, no por contacto entre Nazca y Sudamérica; lo que genera terremotos como este es que tienen un mayor contenido en alta frecuencia, lo que genera mayor daño en estructuras más rígidas. Esto fue lo mismo que ocurrió en México, cuyos dos terremotos fueron equivalentes al de Punitaqui en su génesis, pues también se rompió la placa oceánica, que en ese caso es bajo Norteamérica. Los dos generaron daños justamente por esta característica, porque tienen más alta frecuencia en su energía en el movimiento, vibran más rápido y se dañan las estructuras más rígidas, las menos flexibles”.

Un molino de viento, símbolo de la comuna de Punitaqui (Foto: Jorge Fuentes).

Un molino de viento, símbolo de la comuna de Punitaqui (Foto: Jorge Fuentes).

Los punitaquinos hoy están curtidos con estos intempestivos y violentos movimientos de la tierra, pues saben que los terremotos siempre han formado parte de la historia de la localidad. Mal que mal, a ellos se debe, en gran parte, el paisaje que ofrece la particular geografía de esta pintoresca y rural comuna, conocida como “la tierra de los molinos, la música y la amistad”.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X