Inicio » Los 90 »

El recordado concierto de Faith No More en el Festival de Viña de 1991: 30 años del idilio de Mike Patton con nuestro país

La banda de funk metal realizó una histórica presentación que impactó a la prensa de la época.

Guía de: Los 90

La historia del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar está plagada de momentos curiosos y memorables, aunque uno de lo más recordados sería la presentación en febrero de 1991 de Faith No More, banda norteamericana de funk metal liderada por el carismático cantante Mike Patton, quien dejaría una huella imborrable en una doble jornada, incluyendo besos y agarrones al trasero del animador Antonio Vodanovic, escupos con agua al jurado, una dedicatoria de amor a la cantante chilena Myriam Hernández y varios actos de irreverencia y humor en un país que recién vivía su primer año de retorno a la democracia.

Faith-No-More-foto-1989-rockzone-1021x462

Faith No More, que por entonces promocionaba su elogiado y superventas álbum “The Real Thing”, el primero en que participaría el cantante Mike Patton, llegaría a tocar en el Festival Internacional de Viña del Mar de forma casi fortuita, tras una exitosa presentación en la edición 1991 del Festival Rock in Río, y luego que se cayera la venida a Chile del grupo británico Level 42.

El periodista Iván Valenzuela, quien había viajado a Brasil para cubrir el Festival Rock In Rio para el diario El Mercurio, relataría que la organización del Festival de Viña del Mar, para resolver el impasse de la frustrada contratación del grupo Level 42, aprovechó el paso de los artistas que se presentaban en el Festival Rock in Río en Brasil, para llenar el cupo que había dejado vacante el grupo británico.

“Cuando vi la presentación de Faith No More en el Estadio Maracaná la verdad es que me volvió loco y escribí una crónica que supongo fue muy entusiasta, porque me llamó Fernando Meza, que era organizador artístico del Festival de Viña y me dice ‘te llamo por encargo del alcalde Juan Luis Trejo. Necesitamos que nos ayudes a contratar un grupo de rock’. Al final no alcancé a hacer ninguna gestión, pero cuando todavía estaba en Brasil, me entero de que la Municipalidad de Viña ¡anuncia que contrató a Faith No More! Yo dije ‘¡No saben a quién contrataron!’ Todo era una locura, pensé ‘esto va a ser una cagá gigantesca, si Patton se pone a hacer las cosas que suele hacer en el escenario… ¡va a quedar la crema!’, pero también pensaba ‘¡qué divertido!’. Con Alberto Fuguet, que también se había hecho fan del grupo, nos felicitamos y decidimos que Patton iba a ser nuestro héroe del Festival”.

maxresdefault

Fernando Meza, organizador artístico del Festival de Viña 1991, muchos años después confesaría que la contratación de Faith No More “era una forma de romper con la actitud conservadora, la actitud hipócrita o mojigata de la sociedad chilena que había vivido 17 años sin fiestas por la noche, sin ruido, sin rock, sin música estridente… Faith No More era un buen ejemplo para terminar con eso”.

De ese modo, luego de la presentación de la brasileña Angélica (una lastimera animadora infantil que cantaba y que fue convocada por la organización en reemplazo de Xuxa), a la una de la mañana con 25 minutos del 6 de febrero de 1991, el grupo Faith No More subió al escenario de la Quinta Vergara para cerrar la primera jornada de Festival.

El concierto, donde el grupo de funk metal interpretó un set list de 10 canciones, básicamente las del álbum “The Real Thing”, como “Epic” y “From Out of Nowhere”, impactó de inmediato, pues se trataba de un show “salvajemente rockero”, totalmente inusual para el Festival de Viña del Mar, que siempre destacó por la balada romántica, la música pop y algún número musical de moda del momento.

Mike Patton.

Mike Patton.

Durante ese show, el cantante Mike Patton se mostró carismático y travieso. Cuando interpretó el cover de “War Pigs” -canción original de Black Sabbath-, quiso hacer cantar al serio animador Antonio Vodanovic, pero este no le siguió la corriente. Patton, entonces, optó por rugirle casi a la cara, caminó al centro del escenario y se lanzó al suelo mientras la música de los demás integrantes de Faith No More atronaba a todo volumen.

El mismo Antonio Vodanovic, a su pesar, también sería el protagonista de otro momento de antología. Antes del tradicional bis, entró al escenario junto a la coanimadora Paulina Nin para entregar la Gaviota de Plata (símbolo de la aceptación y simpatía del público) a Mike Patton. Mientras el animador hablaba, el músico norteamericano tomó la cara del Vodanovic, y mientras sostenía la Gaviota con la otra, lo besó en la mejilla izquierda. La gente gritó, mientras Paulina Nin no podía sofocar la risa. Mientras un sorprendido Vodanovic salía del escenario para que Faith No More tocara el bis, Patton le dio unas cariñosas palmadas en el trasero, como si fuera un amigo de toda la vida.

faith-beso

En otro momento de la histórica actuación, el juguetón Mike Patton, antes de cantar la canción “Edge Of The World”, le dedicaría el tema a una baladista que también iba a cantar en el Festival, leyendo una frase en español: “Esta canción está dedicada a Myriam Hernández, mi amor”, lo que desató las risas de todos los presentes.

Al día siguiente de la presentación de Faith No More, la prensa de espectáculos de la época se manifestó impactada, pero no precisamente por la calidad musical del grupo, a los que no conocían y a los que catalogó erróneamente como “atronadores rockeros thrash”.

El diario “La Estrella de Valparaíso”, por ejemplo, en su portada, jugando con el nombre del grupo, puso el titular “Please No More” (“Por Favor, no más”), aunque uno de los más duros sería el crítico de espectáculos del diario La Segunda Ítalo Passalacqua, quien escribiría la siguiente crónica: “Ah se nos olvidaba, unos atronadores rockeros thrash campeones para el escupo, los gritos y especialistas en desalojar la Quinta Vergara con rapidez vertiginosa. Cuando empezaron su actuación, a la una con 25 minutos, habían 12 mil personas, pasados siete minutos quedaban unas 1.500 ¿Los demás? Huyeron despavoridos, tapándose las orejas…Un patético final el de los componentes de Faith No More, escupitajos a granel, garabatos en inglés para el animador, ante la entrega del trofeo de la paz y, cómo si fuera poco, máxima agresión auditiva, con decibeles lanzados sin ningún control ni compasión. Total, todos ellos usan tapones en sus orejas, incluso sus técnicos ¿Qué me dice? Final decadente, con el vocalista refregándose en el piso y el público poniendo pies en polvareda. Faith No More es perdonable como grupo relleno en el Rock in Rio, pero nunca como estelar de un Festival Internacional de la Canción”.

faith-poto-900x506

Como sea que fuere, tras la histórica y comentada presentación de Faith No More en la edición 1991 del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, para muchos uno de los primeros shows verdaderamente rockeros vistos de verdad en Chile, comenzaría una suerte de romance entre el grupo liderado por Mike Patton y nuestro país. La fama de la banda crecería a tal punto que pronto tendría una verdadera legión de seguidores y, por supuesto, su recital en el Festival de Viña del Mar se convirtió en un show de culto, siendo de las más recordados hasta el día de hoy.

Cada vez que Faith No More brindó un show en Chile, de hecho, las entradas se vendieron como pan caliente, lo que quedó demostrado en los recitales de los años 2009, 2010 y 2012, sin mencionar que Mike Patton, durante el tiempo que la banda oriunda de San Francisco estuvo separada, visitó por su cuenta varias veces nuestro país para mostrar su trabajo en otros proyectos musicales, como Tomahawk o Mondo Cane.

Mike Patton usando la camiseta de la selección chilena de fútbol, durante su presentación en el Teatro Caupolicán el año 2013.

Mike Patton usando la camiseta de la selección chilena de fútbol, durante su presentación en el Teatro Caupolicán el año 2013.

Es conocido, en todo caso, que Mike Patton siempre ha manifestado que siente a Chile como una segunda casa. En 2013, en la presentación de su álbum Mondo Cane en el Teatro Caupolicán, se puso la camiseta roja de la Selección Chilena en la parte final de su show, sin mencionar que una vez fue al Persa Biobío (concurrido lugar de Santiago donde se venden toda clase de cosas, desde discos y antigüedades hasta electrodomésticos y muebles), donde se cortó el pelo como un transeúnte más. En aquella ocasión, para llevarse un recuerdo de nuestro país, el músico estadounidense también pasó a un local de música para aprovechar de llevarse varios vinilos, entre los que destacaban discos de Quilapayún, Los Jaivas e incluso de Los Huasos Quincheros. En ese lugar, el músico también aprovechó de tomarse una cerveza con el dueño del local, demostrando así su falta de divismo y su excelente relación con sus fanáticos.

Mike Patton cortándose el pelo en el concurrido Persa Biobío.

Mike Patton cortándose el pelo en el concurrido Persa Biobío.

También, para cerrar esta nota, quedaría grabada en la memoria de los fanáticos la broma que le realizó al famoso animador chileno Mario Kreutzberger, mejor conocido como Don Francisco, en la Teletón 2010, cuando después de realizar su show y recibir el reconocimiento por parte de la organización, Mike Patton le agradeció al animador, diciéndole: “Este es un país especial, un país muy importante para nosotros. Gracias a ti, Don Corleone”, besándole la mano al comunicador en clara alusión a la película “El Padrino”.

Video de Faith No More: “Epic”

 

Video de Faith No More: “Epic” (Festival Internacional de Viña Del Mar 1991):

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios