Inicio » Los 90 »

Familia tomada como rehén conmocionó a Chile en 1992: Hecho transmitido en vivo

En 1992 dos integrantes del FPMR, después de un asalto frustrado, se parapetaron en una casa y mantuvieron como rehenes a un matrimonio y sus pequeños hijos.

Guía de: Los 90

A las siete de la mañana del 22 de enero de 1992, a casi dos años desde el retorno a la democracia, tres integrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), Fabián López Luque y los hermanos Álex y Pablo Muñoz Hoffman, asaltaron un camión de transporte de valores de la empresa PROSEGUR que recolectaba una millonaria cantidad de dinero desde la sucursal del Banco Concepción, ubicada en el Campus Oriente de la Universidad Católica. Los tres frentistas huyeron del lugar con un botín de 7 millones 600 mil pesos, dejando heridos a dos guardias que intentaron repeler la acción. Sin embargo, a pocas cuadras fueron interceptados por una patrulla de Carabineros, produciéndose un segundo enfrentamiento, donde cayó gravemente herido un cabo de Carabineros y Pablo Muñoz Hoffman. Así las cosas, sólo Fabián López y Álex Muñoz Hoffmann lograron huir del lugar, iniciándose una cinematográfica persecución por distintas arterias de Santiago.

Foto secuestroCasi acorralados por la policía, Álex Muñoz y Fabián López terminaron ingresando a un domicilio particular ubicado en la calle Alonso de Ercilla, en la comuna de Ñuñoa, lugar donde se parapetaron. El problema es que al interior del domicilio se encontraban el dueño de casa, el abogado Erick Riveros, su esposa Edita Calderón y sus tres pequeños hijos. Rápidamente, se organizó un impresionante contingente policial y de prensa cerca de la propiedad donde se encontraban los frentistas parapetados y armados, comenzando una agotadora negociación en la cual Muñoz y López propusieron que dejarían salir a la familia si se entregaba comida en varias poblaciones de Santiago y se les proporcionaba un avión para salir de Chile y viajar a Cuba.

Como nunca había ocurrido antes, los canales de televisión y las emisoras radiales, apostados en las afueras de la casa, comenzaron a trasmitir en vivo y en directo, casi como en cadena nacional, todos los pormenores de la larga negociación entre la policía y los secuestradores.

Después de un largo tira y afloja, los frentistas decidieron finalmente dejar salir a la familia. La imagen más impactante de la jornada, que fue captada por los fotógrafos de los medios escritos y las cámaras de todos los canales de televisión abierta, fue cuando la niña María Paz Riveros, de 7 años, salió de la casa sosteniendo entre sus brazos a su pequeño hermano Diego. Posteriormente saldría el resto de la familia.

Pasadas las 9 de la noche, tras 14 horas de negociación, los dos secuestradores finalmente desistieron de escapar fuera del país y decidieron firmar un pacto de sangre. “No nos vamos a entregar. La decisión no es de este momento, sino de mucho antes… nos la vamos a jugar entera… Nuestra consigna es Hasta Vencer o Morir”, señalaron. Tras despedirse, se armaron con dos pistolas, un revólver y un fusil y salieron al antejardín de la casa. Allí fueron acribillados por los efectivos policiales que tenían rodeado todo el inmueble.

portada LUN

El episodio, por cierto, impactó profundamente a la opinión pública y a los mismos periodistas que debieron cubrir el hecho. La periodista Paula Sánchez, que en esa ocasión fue productora en terreno para TVN, recuerda que en esa ocasión el terror se convirtió en un show televisivo en tiempo real. “Por primera vez el noticiario se hizo por intuición, eliminando notas y comerciales. Recuerdo que debimos pagarle más de 20 mil pesos a un vecino para que nos permitiera instalar una cámara que siguiera muy de cerca los acontecimientos. Sin embargo, pese a que las cámaras estaban encima, nadie pudo ver lo que ocurrió en el tiroteo final. Cuando comenzaron los primeros disparos, todos se tiraron al suelo y yo me puse a llorar, mientras gritaba”.

Pablo Muñoz Hoffman, el único de los tres frentistas que quedó con vida ese día, pasó varios años en prisión, pero consiguió escapar en un helicóptero, en una cinematográfica fuga, desde la cárcel de Alta de seguridad el 30 de diciembre de 1996, junto a otros tres compañeros.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X