Inicio » Los 90 »

Judas Priest y el mediático juicio que los acusó de incitar dos suicidios con sus canciones

En 1990 se celebró un proceso judicial para probar que canciones de este grupo habían impulsado a dos jóvenes a matarse.

Guía de: Los 90

¿La música puede incitar a un joven a quitarse la vida? Así al menos lo creyeron los familiares de dos jóvenes norteamericanos que en 1985 intentaron suicidarse (uno lo logró y el otro quedó gravemente herido, falleciendo tres años más tarde) mientras escuchaban el álbum “Stainedclass”, del grupo británico de Heavy Metal Judas Priest. Según los familiares, los jóvenes habrían intentado matarse influenciados por mensajes subliminales encontrados supuestamente en las canciones del disco.

Judas Priest

Judas Priest.

El 23 de diciembre de 1985, los jóvenes Raymond Belknap (de 18 años ) y James Vance (de 20), dos amigos adolescentes de Reno, Nevada, se encontraban en la habitación del primero, donde pasaron más de seis horas bebiendo alcohol y fumando abundante marihuana mientras escuchaban el disco “Stained Class”, del grupo inglés Judas Priest. Tras eso, repentinamente, los jóvenes tomaron una escopeta y decidieron suicidarse.

Judas Priest

 

Luego que los jóvenes llegaran a un parque cercano, Raymond Belknap cogió el arma, la colocó debajo de su barbilla y disparó, falleciendo inmediatamente. James Vance a continuación cogió el arma que acababa de utilizar su amigo para seguir sus pasos, pero no sostuvo bien la escopeta, por lo que la bala le destrozó la estructura ósea del cráneo y parte del lóbulo derecho sin llegar a causarle la muerte. El rostro de Vance quedó horriblemente desfigurado y éste no fallecería sino hasta tres años más tarde, en 1988, como consecuencia de la medicación que debía de llevar para tratar sus lesiones.

Judas Priest

Así quedó el rostro de James Vance después de su intento de suicidio.

Según los familiares de los muchachos, la culpa de las muertes de los dos jóvenes la tenía Judas Priest y sus mensajes subliminales que incitaban a la violencia. Por ello, demandaron al grupo y a la compañía CBS Records por US$ 6,2 millones en daños y perjuicios en un mediático juicio cuya sentencia se dictaría en agosto de 1990 y que causó una gran expectación mundial, ya que el caso iba a crear jurisprudencia, afectando a otras bandas cuyas letras también eran apuntadas por su supuesta agresividad.

Judas Priest

 

En el verano de 1990 el grupo Judas Priest se vio obligado a cancelar una gira y acudir a los tribunales de Reno para responder por la acusación de haber incitado al suicidio de dos jóvenes, proceso judicial que comenzaría el 16 de julio. “El tema de los mensajes subliminales en la música es muy interesante, perteneciente a la psicología. Pero yo no tenía idea. Sólo era un maldito cantante de una banda de heavy-metal. Estábamos desconcertados por algunas de las cosas que salían de esa sala del tribunal”, relataría Rob Halford, vocalista de Judas Priest, quien agregó que debieron pasar más de un mes en Estados Unidos para participar en el juicio. “Estábamos en la corte de 9.00 a 17.00 horas, todos los días durante un mes. Nos hospedamos fuera de Reno para alejarnos de la prensa. Ahí nos preguntábamos ¿por qué estamos aquí? Somos músicos de metal británicos y vamos a tener que defender nuestra música y a nuestros fans sobre las acusaciones absurdas, ridículas, de que ponemos ese tipo de mensajes en nuestra música para matarlos”.

Judas Priest

Rob Halford, vocalista de Judas Priest, declarando en el juicio que se entabló contra su banda en 1990.

James Vance, después de su frustrado intento de suicidio en 1985 y antes de fallecer en 1988 como consecuencia de sus graves heridas, había dicho que “creo que el alcohol y la música heavy metal, como Judas Priest, nos impulsó, o incluso nos ‘hipnotizó’, para creer que ‘la respuesta a la vida era la muerte’”.

La demanda judicial de los familiares de los suicidas se centró en una malinterpretación de la canción “Heroes end”, cuya letra decía “Why do you have to die to be a hero? / It’s a shame a legend begins at its end” (“¿Por qué tienes que morir para ser un héroe? / Es una vergüenza que una leyenda comience en su final”). El abogado acusador también postuló que los jóvenes habían decidido matarse tras escuchar la canción “Better by you better than me”, que contenía un lacónico mensaje subliminal supuestamente grabado por el vocalista Rob Halford que decía “Do it” (“Hazlo”). Según Halford, este supuesto “mensaje oculto” no era tal, sino que se trataba de un efecto sonoro que se escuchaba entre líneas y que en realidad era una técnica de respiración profunda realizada para personalizar su interpretación vocal.

Judas Priest

 

El abogado acusador también encontró otros supuestos mensajes subliminales al reproducir el álbum “Stained Class” al revés. Según éste, durante el tema “White head, red hot” se podía escuchar la frase “Fuck the Lord, fuck all of you” (“Que jodan al Señor, que los jodan a todos”). Lo mismo sucedía con la canción que daba título al álbum, donde se oía supuestamente la frase “Sing my evil spirit” (“Canta mi espíritu malvado”) y en la canción “Beyond the realms of death”, que contenía supuestamente el mensaje subliminal “Try suicide” (“Intento de suicidio”).

Judas Priest

Portada de “Stained Class”, el polémico álbum de Judas Priest publicado en 1978.

Ante estas supuestas pruebas, los guitarristas de Judas Priest Glenn Tipton y K.K. Downing, para demostrar la estupidez de los posibles mensajes escondidos en sus canciones, encontraron otras supuestas frases que decían cosas como “Hey, ma, my chair’s broken” (“Hey, mamá, mi silla está rota”) y “Give me a peppermint” (“Dame un caramelo de menta”). “Si hubiésemos tenido la posibilidad de poner este tipo de mensajes subliminales en los discos en el año 1978, habríamos puesto que comprasen nuestros elepés o algo parecido”, dijo irónicamente K.K. Downing.

Judas Priest

 

Casi 30 días más tarde, el 24 de agosto de 1990, el mediático juicio llegaría a su fin y el grupo Judas Priest sería absuelto de todos los cargos. En una sentencia de 100 páginas y con más de 40 testigos consultados, el juez dictaminó que las familias no pudieron probar los mensajes subliminales ocultos. Además, las declaraciones de varios especialistas -como un psicólogo- fueron determinantes para el veredicto, ya que los dos suicidas arrastraban un largo historial de drogadicción, problemas laborales y escolares y algunos delitos menores, sin mencionar que Raymond Belknap ya se había intentado quitar la vida en otras ocasiones.

Judas Priest

 

Después de ser declarado inocente, el vocalista Rob Halford comentaría que “tenía muchas ganas de ir donde las madres de los muchachos y darles un abrazo y decirles “lo siento por la pérdida de sus hijos. Vamos a tomar un café y hablar sobre esto’”, pero no lo hice porque nos dimos cuenta que había toda una red de personas tras ellos, una especie de infiltración de los grupos cristianos extremos que los instaban a proseguir con el caso”.

De todos modos, todos los integrantes de Judas Priest afirmaron que haber sido acusados de la muerte de dos jóvenes había sido una de las experiencias más tristes y dolorosas de su carrera. Rob Halford confesaría que “recuerdo todos esos hechos como si fuera ayer. Nadie, absolutamente nadie sabe por lo que tuvimos que pasar. Esos abogados albergaban tanto odio hacia nosotros que, si hubiésemos perdido el caso, no habríamos encontrado el ánimo suficiente para salir nuevamente de gira. Estos dos jóvenes perdieron sus vidas debido a su trágica implicación con las drogas y el alcohol, y a unas familias disfuncionales que no les prestaron la atención adecuada. El juicio fue sólo un intento de cargar el peso de la culpa sobre los hombros de otros”.

Judas Priest

 

El guitarrista Glenn Tipton, finalmente, también coincidió con su compañero: “Nunca se nos pasó por la cabeza que nosotros fuésemos responsables de estas muertes. Nunca hablé con los padres de los dos muchachos, porque no les tenía ningún tipo de simpatía, pero ellos fueron los únicos responsables de la educación que recibieron sus hijos. Cuando se sufre una tragedia de este estilo, hay que buscar las causas más cerca de ti y no intentar culpar a la música”.

Video del vocalista de Judas Priest, Rob Halford, en el estrado en 1990, cantando ante el juez y el jurado un pedazo de la canción “Better by you better than me”:

 

Video de Judas Priest en vivo: “Freewheel burning”:

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X