Inicio » Los 90 »

La historia del famoso baile de Salma Hayek en la película “Del Crepúsculo al Amanecer”

En esta cinta de vampiros de 1996, la actriz mexicana se convirtió en un mito sexual de los años 90’.

Guía de: Los 90

En 1996 se estrenó la cinta “Del crepúsculo al amanecer” (“From Dusk Till Dawn”, en inglés), una película de acción, comedia negra y terror dirigida por Robert Rodriguez y escrita por Quentin Tarantino, con los actores George Clooney, Harvey Keitel y el mismo Tarantino en los papeles principales.

poster
Esta película se centraba en los hermanos Seth y Richard Gecko, dos delincuentes que eran perseguidos por Texas tras haber cometido un robo y matado a varios policías y civiles. Los Gecko, decididos a cruzar la frontera y refugiarse en México, tomaban como rehenes a los propietarios de una autocaravana, la familia Fuller, formada por Jacob, un antiguo predicador que había perdido la fe tras la muerte de su esposa en un accidente automovilístico, y sus dos hijos: Scott y Kate.

Todos, tras sortear el control fronterizo, terminaban llegando a México y a un misterioso bar de motociclistas y camioneros llamado “Titty Twister”, que permanecía abierto hasta el amanecer y que en realidad era un refugio de horripilantes vampiros.
abierto-hasta-el-amanecer-del-crepúsculo-al-amanecer-1038x576

Esta película, si bien al momento de su estreno fracasaría en la taquilla, tras su aparición en video se convertiría en todo un suceso en los videoclubes, transformándose con el tiempo en una cinta de culto, inspirando dos secuelas, un cómic y una serie de televisión.

Una de las escenas más recordadas de la película “Del Crepúsculo al Amanecer” ocurría cuando los dos hermanos Gecko y la familia del pastor Jacob Fuller entraban al bar “Titty Twister” y se sentaban en una mesa para beber whisky y tequila. En ese momento presenciaban la actuación de una bella, y exótica bailarina –interpretada por la bella actriz mexicana Salma Hayek- llamada Satánico Pandemónium, quien realizaba su número al ritmo de la canción “After dark”, del grupo californiano Tito y Tarántula, con una serpiente pitón de casi tres metros y medio enroscada en su cuerpo. La bailarina, que en realidad era un vampiro, hacía las delicias de todos los presentes, en especial del delincuente sexual Richard Gecko.

Si bien el guión de la película “Del Crepúsculo al Amanecer” fue escrito por Quentin Tarantino inspirándose en algunos filmes de terror de la productora inglesa Hammer, la cinta de 1974 “Kung Fu contra los 7 vampiros de oro” y otras cintas de terror de directores como Sam Raimi, George A. Romero y John Carpenter, la inclusión de la célebre escena de cuatro minutos protagonizada por el personaje femenino de Satánico Pandemónium fue idea del director mexicano Robert Rodríguez.

Juan Manuel Corral, autor del libro “Quentin Tarantino: Glorioso bastardo”, relató que en aquella cinta “Rodríguez pretendía limar las filias cinematográficas de su amigo. El guión inicial, escrito por Tarantino en su totalidad, se apoyaba sobre todo en una historia convencional de vampiros, y el mexicano decidió incluir mucho material de cosecha propia”.

Quentin Tarantino y el director Robert Rodríguez, durante el rodaje de la cinta "Del Crepúsculo al Amanecer".

Quentin Tarantino y el director Robert Rodríguez, durante el rodaje de la cinta “Del Crepúsculo al Amanecer”.

Una vez que Tarantino, por indicación de Rodríguez, escribió la escena de la bailarina-vampiresa con la serpiente, llamó originalmente a este personaje “Blonde Death” (“Muerte Rubia”) mientras pensaba qué actriz pudiera interpretarla. Su opción número uno, pese a que no era rubia, era la actriz mexicana Salma Hayek, quien por entonces tenía 29 años y acababa de deslumbrarlo por su actuación en la película “Desperado” (1995), también dirigida por su amigo.

Salma Hayek en la película "Desperado" (1995).

Salma Hayek en la película “Desperado” (1995).

Si bien Salma Hayek, que sentía una especial fobia a las serpientes, había declinado en un principio participar en la película “Del Crepúsculo al Amanecer”, al final aceptó, luego que Quentin Tarantino, con bastante astucia, le mintiera diciéndole que Madonna estaba a punto de aceptar el papel. Como Salma Hayek era morena y no rubia, Tarantino también le haría un cambio al nombre del personaje de la bailarina, bautizándola como Satánico Pandemónium, basándose en una de sus películas de serie B preferidas, la película mexicana “La sexorcista: Satánico Pandemónium” (1975).
Salma-Hayek-01

Cuando llegó finalmente el momento de rodar la escena del baile y una vez controlada su fobia a las serpientes, Salma Hayek, esperó con ansias las instrucciones del director, suponiendo que le iban a pedir que ensayara la escena una y otra vez, en una cuidada coreografía. Pero Robert Rodríguez se limitó a decirle: “enróscate esa serpiente y déjate llevar por la música”. La mexicana al final interpretaría una intensa pieza de baile, describiendo la experiencia como “un ritual de comunión espiritual entre la serpiente y yo”.
Salma

La periodista Rita Abundancia, en un artículo publicado por el diario español “El País”, comentó a propósito de la famosa escena protagonizada por Salma Hayek en la película “Del Crepúsculo al Amanecer” que esa cinta tenía símbolos eróticos claros, partiendo por el simbolismo sexual de la serpiente y los sensuales movimientos del espléndido cuerpo de Salma Hayek:

“La serpiente es un elemento muy fálico. Además, eligen una de color carne, que se restriega por su cuerpo estimulando nuestro inconsciente erótico colectivo… Salma está elevada por encima de sus espectadores y atraviesa varios momentos álgidos que recuerdan a los de una relación sexual. En la composición de la escena están presentes los cinco elementos que según las culturas japonesas e hindúes y la tradición clásica creaban, pero también destruían la naturaleza. La tierra es el cuerpo de Salma, el agua está presente en el tequila que ella se tira y que incluso recuerda a la eyaculación, el fuego es parte del decorado, el aire está representado por los movimientos que ella hace con el pelo y el éter es ese ambiente tan cargado y tan viciado del prostíbulo barato en el que no se puede respirar”.
Salma 4

La famosa escena de Salma Hayek bailando con la serpiente pitón en la película “Del Crepúsculo al Amanecer” se transformaría en una de las escenas más famosas del cine de los años 90’, convirtiendo a esta bella actriz mexicana en uno de los mitos eróticos más recordados de esa década.

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X