Inicio » Los 90 »

“The Wall, Live en Berlin 1990”: 30 años de un concierto simbólico que hizo historia

Celebrando la reciente caída del Muro de Berlín, el cantante Roger Waters recreó en 1990 uno de los álbumes más populares del grupo Pink Floyd.

Guía de: Los 90

28 años después de ser levantado, en la noche del 9 al 10 de noviembre de 1989 cayó por fin en Europa el infame Muro de Berlín, uno de los símbolos más conocidos y ominosos de la Guerra Fría y de la separación de Alemania. Este gran evento histórico anunciaría la inminente desintegración de la Unión Soviética y el fin de los socialismos reales, los regímenes títeres comunistas de varios países del Europa del Este que estaban bajo la influencia soviética.

xxberlin-wall-archive-articleLarge

Para conmemorar tan decisivo evento, ocho meses después de la caída del Muro de Berlín un combinado de artistas, capitaneados por Roger Waters, ex bajista y cantante del legendario grupo británico Pink Floyd, se tomaría la capital alemana para brindar un concierto que haría historia y que se tituló “The Wall: Live in Berlin”.

La idea, por cierto, era tocar en vivo el famoso álbum doble “The Wall” de Pink Floyd, un ambicioso disco conceptual lanzado en 1979 que era una metáfora musical y literaria sobre la soledad humana, compuesto casi íntegramente por el bajista y cantante Roger Waters de la que se desprenderían una película y la canción más conocida de este cuarteto británico. Waters, por cierto, había informado en el programa de radio “In the Studio with Redbeard” en julio de 1989 que la única manera que iba a resucitar una actuación en directo del disco “The Wall” sería “si el Muro de Berlín cayera”. Y cuatro meses después, increíblemente, cayó el muro.

Muro Berlin 2

Efectivamente, el momento, el disco y el lugar no podían ser más oportunos: En Berlín acababa de caer el muro que había dividido a los alemanes durante casi 30 años, una ocasión única para interpretar en vivo el disco “The Wall”, de Pink Floyd, un álbum conceptual que retrataba la vida de una estrella ficticia del rock llamada Pink –un alter ego del mismo Roger Waters- que debido a varios traumas que la vida le iba deparando (la muerte de su padre en la Segunda Guerra Mundial, la sobreprotección materna, la opresión de la educación británica, los fracasos sentimentales, la presión de ser una figura famosa en el mundo de la música y el uso de drogas) construía una especie de “muro metafórico” para aislarse y protegerse del mundo y de la vida, pero que lo conducía a un mundo de fantasía autodestructiva.

RW album

De ese modo, más de una década después que el grupo Pink Floyd hubiera terminado la gira promocional del disco “The Wall” (1979), en el tour 1980-1981, su artífice, Roger Waters, ya convertido en un artista solista en 1990, decidió que la reciente caída del Muro de Berlín era un hecho histórico crucial que debía celebrarse con un concierto recreando el clásico álbum de Pink Floyd que se llamaba precisamente “The Wall” (“El Muro”).

Roger Waters sabía que el lugar de presentación del show debía ser emblemático, por lo que se escogió la llamada “franja de la muerte”, en las cercanías de la Plaza Potsdamer y la puerta de Brandenburgo, un terreno en las divisiones de las dos Alemanias, la Oriental y la Occidental, donde durante el régimen comunista los transgresores que se atrevían a cruzar el Muro eran abatidos a tiros.

El concierto “The Wall: Live en Berlin” se llevaría a cabo el 21 de julio de 1990 y se contabilizó oficialmente como público a unas 250 mil personas, pero después de ese número se dejaron de contabilizar las entradas, calculándose que a último momento accedieron al simbólico lugar otras 100.000 personas.

the-wall-live-in-berlin

Para el concierto se desplegó un escenario colosal. Y tal como en los shows originales de 1980-1981, la idea era que a medida que Roger Waters y sus invitados fueran interpretando íntegramente las canciones del disco “The Wall”, se comenzarían a construir sobre el escenario un muro de 16 metros de altura hecho de ladrillos blancos de espuma sintética, que servirían de telón para proyectar imágenes como el logo circular de los martillos andantes y las animaciones de Gerald Scarfe que aparecieron en la película “Pink Floyd: The Wall” de 1982, todo esto acompañado por pirotecnia, el famoso cerdo inflable y las marionetas gigantes que representaban algunos de los personajes de aquella cinta.

RW Berlin

El álbum “The Wall” fue tocado en su integridad, omitiendo sólo las canciones “The Show Must Go On” y “Outside the Wall”. El show, que alcanzaría poco menos de dos horas de duración, y que contaría con la participación de artistas como Scorpions, Cindy Lauper, Van Morrison, Joni Mitchell, Ute Lemper, Bryan Adams y Sinnead O’Connor, además de otras celebridades y la Orquesta Sinfónica de Berlín, terminaría con la balada “The Tide Is Turning”, incluida en uno de los álbumes solistas de Roger Waters.

RW 90's I

El concierto, que tuvo carácter benéfico y sería transmitido vía satélite a 52 países en todo el mundo, alcanzando una audiencia de unas mil millones de personas, tuvo su apoteosis cuando el gigantesco muro de utilería de 16 metros de altura que se levantó en el escenario a medida que se iba desarrollando el concierto fue derrumbado, lo que desató el frenesí de los más de 350 mil espectadores presentes en el lugar y que le dio al show un evidente simbolismo, recordando que el concierto se había desarrollado en el Muro de Berlín, el mismo muro que había dividido al Occidente democrático y el Este comunista durante casi tres décadas.

Video de “The Wall: Live en Berlin 1990″: Scorpions: “In the Flesh”:

 

Video de “The Wall: Live en Berlin 1990″: Bryan Adams: “Young Lust”:

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios