Inicio » Los 90 »

Vocalista de Depeche Mode y sus experiencias con la muerte: El intento de suicidio y la sobredosis de David Gahan

En 1995 y 1996 vivió su momento más crítico como consecuencia de su adicción a la heroína.

Guía de: Los 90

1995 fue, sin duda, uno de los peores años en la historia de Depeche Mode. El 1 de junio, el músico Alan Wilder anunciaba su alejamiento de la banda británica de techno pop, tras reclamar que su contribución al grupo no había sido debidamente reconocida por el resto de los integrantes del grupo, casualmente por la misma época en que el cantante David Gahan estaba convertido en un toxicómano declarado, tras su confesada adicción a la heroína.

Depeche Mode.

Depeche Mode.

“Yo pensaba que podía controlar esa adicción, pensaba que podía hacerlo esporádicamente, cuando me apeteciera, celebrar una fiestecita, o varias fiestecistas a lo largo de un mes. Después, estaba ahí temblando, y preguntándome a mí mismo qué había pasado”, confesaría David Gahan, quien comenzó a consumir drogas regularmente en 1986, aunque el problema se agravaría con las giras de 1987-88 Tour for the Masses (con motivo del álbum “Music for the Masses”), World Violation Tour de 1990 (del álbum “Violator”), y el Devotional Tour de 1993 (del álbum “Songs of Faith and Devotion”).

David Gahan, vocalista de Depeche Mode, luciendo su noventero look inspirado en el movimiento grunge.

David Gahan, vocalista de Depeche Mode, luciendo su noventero look inspirado en el movimiento grunge.

Por aquel entonces, ya no quedaban rastros del joven cantante británico de cabello corto, patillas recortadas y aspecto saludable de los años 80′, pues Dave Gahan, como si fuera un decadente ídolo musical del movimiento grunge, lucía una delgadez impresionante, el cabello hasta los hombros, profusa barba y un sinnúmero de tatuajes a los que definió como su “pintura de guerra”.

Luego de un vergonzoso episodio en el que Gahan buscó droga en unas bolsas de basura, delante de Jack, el hijo de su primer matrimonio, y de su madre, al cantante lo convencieron de ir a una terapia de grupo para dejarlas, pero Gahan no se tomó el asunto en serio. “Solía ir a esas reuniones y sentirme más elevado que una cometa entre tanta gente sobria. Solía ir al baño para inyectarme heroína y al volver levantaba la mano y decía: ‘Me he mantenido limpio 30 segundos’. Sé que le tomaba el pelo a alguien, pero no a ellos sino que a mí mismo. Esa adicción también me costó mi segundo matrimonio, pues mi esposa Theresa se hartó de levantarme del suelo a cada rato, así que tomó la decisión de separarse”.

Dg 2

En agosto de 1995, el cantante viviría su primera experiencia ingrata con las drogas. Tras consumir heroína, una botella de vino y algo de valium, telefoneó a su madre para hablar con ella. Luego de saludarla, de repente le dijo que esperara, se dirigió al baño, donde se cortó las venas de sus dos muñecas con una máquina de afeitar. A continuación se envolvió las manos con sendas toallas, volvió a atender al teléfono y le dijo a su madre: “Mamá, me tengo que ir, te quiero mucho”, antes de cortar.

Para fortuna de David Gahan, en ese preciso momento llegó a visitarlo una amiga, mientras el cantante aparentaba normalidad. “Al principio yo actuaba como si no pasara nada. Bajé los brazos a los lados y sentí cómo brotaba la sangre. Los cortes eran muy profundos, hasta el punto de que no sentía los dedos. Mi amiga no tenía idea de lo que estaba ocurriendo hasta que se dio cuenta del enorme charco de sangre que se estaba formando en el suelo”, relataría Gahan, quien a continuación caería desmayado al suelo, mientras su amiga llamaba a los paramédicos, quienes procedieron a coserle las muñecas sin anestesia.

Uno de ellos, que ya había atendido a Gahan en otra ocasión, reconoció al cantante y le espetó: “Idiota cabrón, eres tú otra vez”. Gahan despertaría en un hospital psiquiátrico con una camisa de fuerza y acusado del delito de intento de suicidio.

Dave Gahan

Supuestamente, esa dura experiencia tendría que haber hecho recapacitar a Gahan, pero el cantante de Depeche Mode no escarmentó. “En cuanto salí, volví a las andadas. Me recuperaba un poco, pero de nuevo volvía a consumir heroína. Ya no sabía cuando parar, iba de mal en peor. Por entonces estábamos grabando un disco, pero yo apenas me tenía en pie”.

En mayo de 1996 David Gahan sufriría un ataque cardíaco por una sobredosis de speedball (combinado de cocaína con heroína que se inyecta por vía intravenosa).

“Me aplicaron el tratamiento completo estilo Pulp Fiction, es decir, una inyección con adrenalina directa al corazón, que comenzó a bombear cuando íbamos al hospital. Había estado como dos minutos sin signos vitales y podía escuchar a uno de los paramédicos diciendo en la parte de atrás de la ambulancia: ‘Parece que lo hemos perdido’. Todo se veía negro y era aterrador y yo tenía la noción de que las cosas no estaban bien para mí. Yo pensaba que podía controlar mi adicción, que yo podía decidir el día que iba a morir. Así de jodido estaba mi ego. Cuando quise darme cuenta, estaba esposado por un policía, que me leía mis derechos”, relataría Gahan, quien pasó un par de noches en la cárcel antes de pagar una fianza de 10 mil dólares para recuperar su libertad.

DG sunglasses

Tras salir de prisión, el cantante de Depeche Mode reconoció públicamente a la prensa que había tocado fondo y que era necesario enmendarse si quería seguir con vida. “He estado dos veces en rehabilitación y no quiero ser como Kurt Cobain. Quiero ser un superviviente. Mis siete vidas de gato simplemente se han agotado. Quiero pedirle perdón a los fans y demás personas, estoy contento de estar vivo, y pido perdón a mi madre también”, dijo en aquel sincero mea culpa.

Al cabo David Gahan ingresaría al centro de recuperación Exodus, en California, la misma clínica de desintoxicación donde había estado Kurt Cobain. En esa clínica comenzaría a superar su adicción a la heroína, en tanto que tras comparecer en una corte se le informó que se le retirarían los cargos en su contra si permanecía un año sin consumir drogas.

deadcover

Para sorpresa de muchos, cuando todos pensaban que los problemas del cantante iban a terminar para siempre con Depeche Mode, Gahan y sus dos compañeros de grupo publicarían en 1997 el disco “Ultra”, el noveno disco de la banda y el primero sin Alan Wilder.

En ese trabajo se incluía el single “Barrel of a gun”, compuesta por Martin L. Gore, quien reconoció que parte de la música y la letra de la canción se habían inspirado “en el infierno por el que está atravesando Dave”. El mismo David Gahan también admitiría que “la letra y la intensidad de la música sintetizan lo que sentía. Al cantarlo y grabarlo, tuve la oportunidad de analizarme. Refleja mis sentimientos, la paranoia, el odio a mí mismo”.

Para alegría de los millones de fans de Depeche Mode, Dave Gahan finalmente superaría su adicción a las drogas, se cortaría el cabello y la barba y, con el viejo look ochentero de vuelta, se dedicaría de nuevo ciento por ciento a lo que mejor sabía hacer: Cantar y ser el frontman de la banda de techno pop más popular e influyente de la historia de la música.

Video de Depeche Mode: “Enjoy the silence” (1990):

 

Video de Depeche Mode: “Barrel of a gun” (1997):

Más sobre Los 90

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios