Inicio » Lucha Libre » Equipo

Daniel Bryan y Kane: Mucho más que una pareja dispareja

Bryan y Kane se han constituido como uno de los fenómenos del año en la WWE a través de un recurso increíble. La comedia más estupido de la empresa en años.

La WWE como una empresa creadora de un producto televisivo como son sus divisiones (Raw, Smackdown! y NXT) debe cuidar que sus programas contengan todos los géneros que las series de TV cubren, es así como vemos drama, acción, suspenso, algo de telerrealidad y humor.

Es el género cómico tal vez el que más dolores de cabeza causa a los creativos de la empresa. Conocidos son los porrazos que se han dado al punto de transformar a luchadores serios y talentosos en bromas de sí mismos. Lo que era un fuerte en el Attitude Era de la mano de Degeneration-X, Stone Cold o The Rock “N” Sock Connection hoy es una mala broma que lo único que hace es añorar años mejores.

Foto: WWE

Ahora, de tanto aparece una golondrina que cambia todo y nos hace recobrar la fe en el producto. Es el caso del Team Hell No! (que mal nombre) de Daniel Bryan y Kane.

Lo primero es lo primero. El storyline de la terapia de manejo de ira con el Dr. Shelby debe ser de las historias más estúpidas jamás creadas en la compañía, y he ahí la gracia. Un libreto que estaba destinado al fracaso y que sólo estaba al aire para darle tiempo en pantalla a Glenn Jacobs y Bryan Danielson con el fin de estirar un feud que ya parecía agotado, no sólo derivó en el nacimiento de una de las parejas más raras y éxitosas de la empresa desde el tándem de Mick Foley y The Rock, sino también en un nuevo renacimiento de la división de parejas y sobre todas las cosas una razón de ver los programas de la WWE.

Que en la última semana el Team Hell No! (en serio, el nombre es pésimo) haya tenido la increíble suma de 9 spots televisivos en Raw y Smackdown! no es más que una prueba que está historia sobre dos luchadores que no se toleran y deben hacer equipo obligado funciona.

¿Cuál es la clave?

Simple, cuando se tienen dos talentos extraordinarios y comprometidos todo es posible. Por un lado está Kane, luchador limitado técnicamente, pero un veterano que rara vez da peleas malas, tiene pocas lesiones y sobre todas las cosas una experiencia actoral basada en una serie de fracasos de los creativos en torno a su personaje.

Por el otro lado, Bryan. ¿Qué podemos decir de él? Un luchador que supo dejar en el olvido la peor decisión creativa del siglo que fue el hacerlo perder una pelea por el título mayor en 18 segundos en Wrestlemania 28 y no sólo eso, sino que hoy le pelea palmo a palmo a CM Punk el trono de mejor luchador del año. No es poco. Bryan Danielson hoy está en el mejor momento profesional de su vida, y se nota.

Por su parte, “I am the Tag Team Champions!!!” es una frase tan delirante como los abrazos y la terapia del Dr. Shelby (otro ídolo).

A veces para hacer humor no se necesita pensar más de la cuenta, y muchas veces de la mano del absurdo se sacan los mejores resultados (Abbott y Costello; o Curley, Larry y Moe son grandes ejemplos), sólo basta buenos intérpretes y sobre todas las cosas creer en la apuesta (por estúpida que sea) para tener resultados. El Team Hell No! (¿les dije que odio este nombre?) es prueba de ello.

Increíble o no, hoy Bryan y Kane son una de las razones para ver la WWE y tal vez con un poco de tiempo veremos la graduación de un nuevo tándem en la galería de la inmortalidad luchística.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X