Sasha Banks: El escándalo que tiene congelada a la luchadora

La luchadora vive un presente ingrato y medita si renuncia o sigue en la WWE.

Guía de: Lucha Libre

Sasha Banks

Sasha Banks

Hace tiempo ya que Sasha Banks se manifestaba inconforme con su presente en la WWE. De pasar de main eventer de la lucha femenina, a no tener storylines que la apoyasen ni sacasen su potencial.

Durante el 2018 estuvo en una suerte de feud con Bayley que prometía ser uno de los más encendidos del año, pero un mal manejo de los creativos de la empresa, diluyó la rivalidad como el agua, al punto de transformarlas en un tandem de parejas conocido como el “Boss & Hug Connection”.

Claro, el plan a largo plazo era fundar la nueva división en parejas femeninas sobre los hombros de las dos luchadoras, cosa de dar prestigio inmediato a los títulos que se estrenarían en Elimination Chamber 2019, llevado a cabo el pasado 17 de febrero de 2019 en el Toyota Center en Houston, Texas.

Sasha-Banks-escandalo-1

 

Esa noche, en la cámara de eliminación, las dos luchadoras se transformaban en las primeras campeonas en parejas de la historia de la WWE y, con eso, un nuevo sentido aparecía en la carrera de Banks, otrora artífice y piedra fundacional del Women´s Revolution.

Luego en marzo, durante el evento Fastlane defenderían el título con éxito frente a Nia Jax y Tamina, lo cual las llevaba a ser las primeras campeonas en pareja en entrar a Wrestlemania en un fatal Four Way Match que las enfrentaría contra Natalya & Beth Phoenix, la misma Jax & Tamina, y The IIconics.

El punto es que un mal manejo de la producción del evento hizo que Banks se enterara el mismo día del evento que perdería el título en parejas a mano de The IIconics, y más aun, el “Boss & Hug Connection” quedaría disuelto luego que Bayley pasara a Smackdown! en el Superstar Shake-Up.

La respuesta de la luchadora no se hizo esperar, y luego de un amago de renuncia, y un escándalo de proporciones en camarines y el hotel donde se alojaban, hoy ella está en franca rebeldía, fuera de pantalla, y en conflicto desatado, que de no solucionarse, obligaría a Banks a sentarse por 5 años, mientras termina su contrato, ya que no está en los planes de la WWE liberarla.

Complicado escenario para una de las luchadoras más talentosas de su generación, responsable en parte del enorme éxito de NXT y la división femenina.

Es de esperar que las partes lleguen a buen puerto, y podamos gozar del talento de la Boss, en el ring de la WWE u otra compañía en el futuro inmediato.

Más sobre Lucha Libre

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X