Inicio » Mascotas » Equipo

Animalistas: ¿Cómo organizarse para cuidar a los animales?

No basta con darle un pedazo de pan para llamarse “animalista”. Animalista es aquel que busca soluciones para el hoy y para el mañana.

En nuestro país, así como en el resto del mundo, han proliferado las agrupaciones y asociaciones encargadas de proteger a los animales. A ellos se les conoce como “Animalistas”.

En Chile, existe la Sociedad Protectora de Animales, pero se ha visto envuelta en varios escándalos de maltrato animal y, claramente, no funciona como una verdadera Protectora de Animales, así como existen en otros países o, incluso, en otras regiones de nuestro país.

Mucho más importantes, una serie de agrupaciones animalistas estudiantiles y privadas se encargan de recoger animales, recuperarlos y darlos en adopción, ingeniándoselas para reunir fondos, aunque, lamentablemente, dependen aún de las donaciones, que pueden escasear en períodos críticos.

Animalistas

Foto: El Mercurio

Los animalistas suelen trabajar con poco apoyo para su labor.

Por otra parte, un grupo, no muy amplio de Médicos Veterinarios, se encuentra dispuesto a apoyar o prestar sus conocimientos a la recuperación de aquellos animales salvados de las calles.

Todos los animalistas tienen un fin común: “Evitar el sufrimiento animal”.

A los grupos de ayuda a los animales abandonados se suman los de rescate de fauna nativa y silvestre, entre la que se cuentan los cientos de animales que deben sufrir de un encierro en extremo reducido en circos y otros lugares de exhibición.

El problema es que hay muchos animalistas que, desorganizadamente, recogen animales o les dan comida a los de la calle. Incluso hay quienes se preocupan de bañarlos o pagar por peluquería, pero no mantienen las condiciones sanitarias de esos animales.

Juntan y juntan perros y/o gatos en sus casas, no los cuidan debidamente, no los alimentan de manera adecuada y los ruidos y olores comienzan a molestar a los vecinos.

De la misma manera, algunos animalistas alimentan a animales en las calles (convirtiéndose legalmente en responsables de esos animales sin saberlo), los cuales se adueñan de un territorio que creen les pertenece, generando problemas entre los mismos vecinos que transitan por esos lugares.

No es culpa de los animales, que en algún momento de sus vidas sufrieron a causa del maltrato que significa el abandono. Tampoco podemos culpar a esas personas que sienten tanta compasión por esos animales, que los recogen, sin saber que cometen el error de no estar preparados para albergar tamaña responsabilidad de cuidar adecuadamente a quienes, desde ese instante, pasan a ser sus mascotas.

La forma correcta de hacerlo es organizadamente. Existen ya estas agrupaciones que ya he mencionado. Y las que no existen, se pueden crear, pero organizadamente, insisto.

No hay mejor forma de ayudar a la fauna urbana que apoyando todos estos grupos de rescate, siendo socios, con donaciones, con trabajo, con espacio, con los que esté a mano… Y no hay mejor forma de ayudarlos, también, que apoyando todas las manifestaciones que se realizan en pro del bienestar animal, velando por sus derechos como seres vivos, evitando los maltratos y los abandonos.

Son muchos los animales que sufren y me alegro que haya animalistas dispuestos a ayudarlos. Pero la organización es necesaria. No basta con darle un pedazo de pan para llamarse “animalista”. Animalista es aquel que busca soluciones para el hoy y para el mañana.

Somos muchos los animalistas en potencia, apoyémonos entre todos. Los animales nos necesitan.

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X