Inicio » Mascotas » Equipo

Cuidados para una perra en la preñez y parto

Lo primero que se recomienda es restringir parcialmente el ejercicio y cambiar la alimentación a pellet de cachorro. También evitar la manipulación innecesaria cuando el parto es inminente.

Como ocurre con los seres humanos, el embarazo en los caninos demanda muchos cuidados de todo tipo.

Mascotas

Foto: AFP

Luego del nacimiento de los cachorros es conveniente "darle espacio" a la perra.

La gestación en ellas dura aproximadamente 60 días, aunque en las perritas de raza pequeña o toy, el proceso tiende a adelantarse un par de días. Por el contrario, en razas gigantes, la gestación puede durar hasta 65 días.

El diagnóstico de la gestación es recomendable que se realice con una ecografía, la cual se debe practicar entre los 20 y 25 días posteriores a la cruza.

Durante el primer mes de gestación, prácticamente no cambia mucho su estilo de vida ni son necesarios muchos ajustes, ya que la madre, si esta en buenas condiciones, es capaz de mantener la preñez sin problemas. Los mayores cambios hay que realizarlos empezando el segundo mes.

Lo primero que se recomienda es restringir parcialmente el ejercicio y cambiar la alimentación a pellet de cachorro. Esto último es recomendable ya que el alimento de cachorro aporta más energía y proteína, absolutamente necesarias en un estado de alta demanda, como es la gestación. Esta alimentación debe ser mantenida hasta los dos meses post parto, cuando los cachorros se desteten.

Es recomendable también desparasitar a la madre unos 15 días antes del parto, para evitar al máximo el paso de estos bichos a los cachorros.

En la última semana de preñez, las perritas empiezan a hacer un nido, excavando donde puedan, para preparar el lugar donde nacerán sus hijos. Por lo cual en necesario que ya se determine este lugar. Debe ser limpio y protegido del frío y del calor. Se le puede proporcionar una frazada para dar mas cobijo.

Entre uno a dos días antes del parto se elimina el tapón mucoso, y la temperatura corporal comienza a descender.

Cuando comienza el trabajo de parto, las perritas no comen y hay que evitar la manipulación innecesaria para evitar el stress, ya que este momento de por sí significa una carga importante de nerviosismo para la madre y el futuro grupo familiar.

Es absolutamente necesario no dejar nunca a la perra sin vigilancia, pero también hay que cuidarse de no estar encima durante todo el proceso. Vigilar a distancia es la clave. Cuando comienza el parto, el tiempo máximo que se espera entre cachorritos es de 2 a 3 horas. Ya nacidos los cachorros, la madre los limpia lamiéndolos. Esto ayuda al reconocimiento madre-hijo y a estimularlos. Si la madre no lo hace, el dueño puede, con cuidado, limpiarlos y secarles muy bien la nariz y boca.

Las horas y días siguientes son para la intimidad entre la madre y sus hijos. Lógico, ¿no?.

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X