Inicio » Mascotas » Equipo

Obesidad, gran riesgo que amenaza a las mascotas

Las mascotas han adoptado las mismas costumbres sedentarias de sus amos. Veamos los riesgos que corren nuestros animales.

Cuando los Médicos Veterinarios vemos llegar a nuestras consultas una mascota obesa, se nos vienen muchas preguntas a la cabeza. La primera es ¿por qué es obesa? La respuesta inicial podría estar en los mismos propietarios, ya que muchas veces pertenece a toda una familia con problemas de sobrepeso. Le dan “cositas extra” porque “pide”…

No obstante, no debemos quedarnos con la primera impresión. Hay que ver si siempre ha sido gordo o hace cuánto tiempo comenzó a engordar, qué tipo de comida recibe, si es muy sedentario, si fue post-cirugía, si ha cambiado su apetito, etc. Muchas veces se describe que come igual o menos que antes y que, sin embargo, engorda más.

La obesidad es una enfermedad, en sí misma, más allá de la causa. A su vez, puede darse a consecuencia de otras enfermedades o ser el origen de nuevas patologías.

Obesidad mascotas

Foto: Reuters

La obesidad es una enfermedad, en sí misma, más allá de la causa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Obesidad es una Pandemia. Los animales no escapan a esta definición.

Si observamos con atención, es extremadamente difícil ver grandes felinos o lobos y coyotes obesos. Si los hay, probablemente tienen un origen genético y/o metabólico.

En tiempos pasados, los animales domésticos acompañaban a los pueblos nómades o a sus amos durante sus actividades diarias de caza, pesca, búsqueda de agua, batallas, juegos, tradiciones, etc.

Animales sedentarios

Hoy en día, el urbanismo de la población ha hecho que los animales tengan también todo a su disposición y se han vuelto sedentarios, junto a sus propietarios. Esto, sumado a una alimentación inadecuada, genera animales obesos.

Pero no basta con cambiar sólo una dieta. Eso debe ser sólo parte de un tratamiento mucho más completo. Debe hacerse una terapia integral, con exámenes, actividad e integrando e involucrando a toda la familia. Con todo, muchas veces sólo se consigue bajar un 10 o un 20%, sin embargo, cualquier avance es importante para la salud de la mascota.

El tejido adiposo genera hormonas, por lo que se considera como un órgano endocrino. En gran parte, por eso resulta muchas veces difícil de controlar.

Las hembras tienden a acumular grasa subcutánea (obesidad periférica o generalizada) y los machos acumulan más en el abdomen (obesidad central o androgénica). Cuando ambas se combinan tenemos la “Obesidad Mórbida”.

Un animal obeso puede tener seborrea, problemas inmunológicos y mayor predisposición a enfermedades (tumores, Diabetes mellitus, problemas articulares, etc.). Además se reduce su expectativa de vida en 1 o 2 años.

Un animal obeso tiene insulino-resistencia e intolerancia a la glucosa y se encuentra predispuesto a Diabetes mellitus, Hipertensión arterial, alteraciones circulatorias por exceso de grasa, alteraciones del eje suprarrenal, aumento de corticoides, trastorno del sistema inmune, afecciones articulares y reproductivas, alteraciones visuales por depósito de grasa en la córnea o en la retina y mayor riesgo de infecciones y tumores.

La Obesidad es “una enfermedad que enferma”. Debemos prevenirla, controlarla y curarla…

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X