Inicio » Mascotas » Equipo

Pacientes gatos: nunca tratarlos como “perros chicos”

Los gatos no son perros chicos. Aunque parezca lógico, hay que tenerlo en cuenta al momento de diagnosticarlos, tratarlos y cuidarlos.

Los gatos son mascotas muy especiales. Quien odie a los gatos es porque nunca ha tenido uno en su casa. Los gatos saben manipularnos a discreción. Se dice que los perros nos quieren porque para ellos somos como dioses; los gatos nos quieren porque se sienten nuestros dioses…

Los gatos son particulares. Tienen sus extraños gustos y sus aún más extraños comportamientos. Difícilmente encontraremos un gato que se comporte igual que otro.

Asimismo, los gatos son pacientes muy especiales. Los gatos no son ni deben ser tratados como “perros chicos”.  Tienen sus requerimientos y necesidades especiales.

Gatos

Foto: EFE

Es necesario que le pregunten a su Médico Veterinario si tiene algún curso y/o capacitación específica para tratar a los gatos.

Por eso es necesario que los propietarios averigüen si su Médico Veterinario tiene algún curso y/o capacitación específica para tratar a los gatos.

Para comenzar, los gatos son carnívoros mucho más estrictos. Esto porque tienen una serie de requerimientos esenciales, fundamentalmente de aminoácidos que tienen que estar debidamente aportados en su dieta. La ausencia o insuficiencia de ellos hace que su organismo responda de manera deficiente ante cualquier infección y/o enfermedad.

Por otro lado, la alimentación continua de un tipo proteico en particular, puede generar desequilibrios minerales que se traducen en enfermedades metabólicas e insuficiencias, cardíaca, por ejemplo, como sucede con las dietas basadas únicamente en carne de pescado.

Un gato que no come, como suele pasar en aquellos desde los que les duele un dedo hasta los que tienen cáncer, redunda en la activación de mecanismos que hacen circular glucosa generada de las proteínas y, posteriormente, “depósitos” de grasa en el hígado, enfermedad (o complicación) conocida como Lipidosis Hepática.

Existen medicamentos de todo tipo que tienen un uso restringido en gatos. Por ejemplo, el Paracetamol puede matar en menos de 12 horas a un gato si se da a una dosis alta o si se da en varias pequeñas dosis. Existen quimioterápicos que son tóxicos en gatos, pudiendo también ocasionar la muerte. Antibióticos, como el Enrofloxacino, pueden generar ceguera en ciertas condiciones y en ciertos individuos.

Así, son muchos los casos que deben tenerse siempre presentes.

La administración de medicamentos y vacunas subcutáneos en gatos se ha visto asociada a la aparición de tumores (sarcomas) en un bajo pero existente porcentaje de individuos, lo cual ha hecho tomar las medidas de bioseguridad pertinentes para cada caso. Por ello, no es llegar y poner una inyección en un gato… bueno, en realidad, en ningún animal.

Las condiciones de stress, luz, ruidos, acicalamiento, olores de las comidas, formas de administración de medicamentos, tipos de suplementos terapéuticos, manipulación y sujeción y tantos otros detalles, hacen que los gatos sean pacientes muy especiales… tan especiales como lo son como mascotas.

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X