Inicio » Mascotas » Equipo

Parásitos internos en mascotas, gusanos y tenias

Cuando hablamos de parásitos nos referimos a seres que viven a expensas de otro, beneficiándose de ello, pero, a veces, produciendo un daño en quien lo hospeda. Una vez muerto el hospedador del parásito (huésped), muere también este último.

Endoparásitos: Son aquellos parásitos que habitan en el interior del animal, generalmente, a nivel intestinal, aunque pueden tener otras ubicaciones.

Dentro de los endoparásitos distinguimos, básicamente, gusanos o Helmintos (Nematelmintos y Platelmintos) y protozoos.

NEMATELMINTOS: Los más comunes son los de los géneros Toxocara sp., Toxascaris sp., Uncinaria sp., Trichuris sp. Aelurostrongylus sp. y Trichinella sp.

Parásitos

Foto: Nikon Small World

Así se ve un gusano parásito bajo el microscopio.

Los famosos ascarídeos se ubican en intestino delgado, produciendo cuadros de mal nutrición y obstrucción en casos extremos, además de la consabida diarrea permanente. Se da con mayor frecuencia en animales jóvenes. Constituyen zoonosis.

Los anquilostomídeos se presentan a cualquier edad, constituyendo en algunos casos, serias zoonosis.

Trichuris sp. es de intestino grueso, pudiendo generar diarrea sanguinolenta en animales de cualquier edad y condición.

PLATELMINTOS: Los Céstodos o Tenias son los más importantes en nuestro país, como Dipylidium caninum, Echinococcus granulosus, Diphylobothrium latum y Taenia sp.

Estos parásitos son muy importantes en salud pública, ya que generan quistes en huéspedes intermediarios, como podría ser el ser humano. Constituyen zoonosis.

En nuestras mascotas, generalmente producen sólo cuadros de diarrea esporádica. Por su ciclo biológico, son más comunes en animales mayores a los 4 meses de edad.

Los antiparasitarios más utilizados (no únicos) son Levamisol, en el caso de cachorros, y Praziquantel asociado a otros, en animales más grandes. La dosificación y frecuencia debe ser entregada por su Médico Veterinario. La Desparasitación es de por vida.

PROTOZOOS: Los protozoos más conocidos en nuestras masotas y que también pueden ser zoonóticos son Giardia sp, Toxoplasma gondii, Neospora caninum, Sarcocystis sp. y las Isospora sp. más conocidas como Coccídias.

Tanto los casos de coccidiosis como los de giardiasis pueden ocasionar diarreas sanguinolentas entre otros signos inespecíficos.

Los demás protozoos se pueden ubicar en cualquier punto del organismo, generando problemas desde respiratorios hasta neurológicos.

Los protozoos no responden a los tratamientos antiparasitarios convencionales, por lo que se recomienda diagnosticarlos y eliminarlos con terapia específica indicada por su Médico Veterinario.

En el caso de la Toxoplasmosis, es importante por su transmisión a la mujer embarazada. Sin embargo, hay mucho de mito (se detallará en otra ocasión), ya que si bien puede ocasionar infertilidad o pérdidas, también es cierto que rara vez los gatos pueden transmitirla en la etapa de gestación, que si la tienen es, generalmente, por un mal manejo de los propietarios y que se puede controlar los animales portadores. Sí es importante en pacientes inmunosuprimidos (SIDA).

Su tratamiento debe ser siempre consultado con su Médico Veterinario.

Más sobre Mascotas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X