Inicio » Maternidad » Equipo

¿Conviene saber antes el sexo de los bebés?

Antaño, las madres tenían que esperar para saber si era niña o niño. Las abuelitas, tías o familia cercana te hacían una serie de pruebas para saber de qué sexo era.

¿Se han dado cuenta que la gran mayoría de las mamás ya no esperan los nueve meses para saber el sexo de sus hijos?

Yo soy de esas mamás medias hippies, medias modernas. Nunca quise saber el sexo de mi hija, pero por insistencia, a los 6 meses lo supe.

Antaño, las madres tenían que esperar para saber si era niña o niño. Las abuelitas, tías o familia cercana te hacían una serie de pruebas para saber de qué sexo era, casi como un ritual medio ancestral, y claro, la que acertaba se llevaba la gloria.

Sexo bebés

Foto: EFE

Mostrar las manos, la aguja con el hilo blanco, la forma de la guatita, si se te ve o no por la espalda que estás embarazada, hasta que te miren la cara, pelo, ojos, orejas, si hasta te preguntaban cuál era la última fecha de la regla con tu fecha de nacimiento, son parte del set de gracias para saber el sexo del futuro bebé.

No sé si hemos progresado o no, pero siento que se ha perdido esa parte de la cultura que se da en las familias, como que saber el sexo del bebé es obligatorio y si no es mal visto, porque no lo pueden llamar por su nombre o comprar la ropa de un color determinado.

Siento que a los tres meses ya podemos definir si vamos a vestir al niño de celeste o a la niña de rosado, sin dar un poco de intriga al embarazo.

Lo digo por experiencia personal, durante 6 meses desde mi abuela hasta la señora que iba en la calle me paraban para decirme que mi bebé era niña (si, es niña, y por “instinto materno” siempre lo supe), y era interesante ver ese proceso, sentirse en la real espera a saber que pasará. Incluso para mi Baby Shower hice un concurso referente a quién adivinaba si era niña o niño.

Quizás, lo bueno de saber el sexo de antemano, es que puedes preparar las cosas, te llevarán regalitos del sexo de tu bebé (sí, tuve que vestir a mi hija de celeste un par de veces porque no tenía cosas rosadas), ponerle su nombre y llamarlo así, y así otras cosas más.

Es decisión de cada madre (o pareja) saber si quieren o no saber el sexo de sus bebés, pero sí es lindo tener esa intriga, ese misterio, en la famosa dulce espera.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X