Inicio » Maternidad » Equipo

8 errores que cometemos como padres frente a nuestros amigos sin hijos

No llamarlos más, hablar sólo de los niños y cancelar los planes con ellos son algunas de las cosas que más resienten tus amigos que aún no son papás.

Quizás en nuestra sensibilidad de padres o madres recientes, específicamente, muchas veces nuestros amigos sin hijos no se atreven a decirnos que hay ciertas cosas que sin querer hacemos y que a ellos pueden incomodarles. Una mini encuesta realizada a través de redes sociales reveló estas conclusiones respecto a los errores que involuntariamente cometemos frente a ellos. A continuación la lista:

errores-amigos-sin-hijos

 

1.Lograr que nos “dejen de seguir” en Facebook o Instagram. Nuestro hijo es increíble y todo lo que él hace merece ser fotografiado y compartido en redes sociales, pero también lo es el hijo de nuestra amiga, de la amiga de la amiga y así sucesivamente, entonces llega un momento en que el amigo o amiga sin hijos ingresa a sus redes sociales y con lo único que se encuentra es con cientos de fotos de toda la descendencia de sus amistades y bueno, al final ellos pueden, y con toda razón, decidir dejar de seguirnos en plataformas como Instagram o Facebook.

2. Salir con los niños a invitaciones donde ellos no están incluidos. Conciliar la vida social con el ser padres es tarea compleja, pero hay que ser cuidadosos en respetar los espacios de tus amigos sin hijos y si por ejemplo, una amiga te invita a tomar un café, es probable que en realidad quiera compartir un rato contigo y no conversar de temas “de niños”. Lo mismo si por ejemplo has sido invitada a una fiesta, matrimonio, cumpleaños (de adultos), siempre es mejor preguntar si es que los niños están incluidos y si no, evaluar si realmente vale la pena ir. Después de todo, el tiempo que tenemos para estar con nuestros niños es muy limitado.

3.Hablar con los no padres de pañales y su contenido, cólicos y cosas “no tan lindas” de los bebés. Ser padres involucra un mundo desconocido, del que tú no tenías idea antes de convertirte en uno, entonces, mejor dejar un poco de “misterio”, ante nuestros amigos sin hijos y que a ellos, cuando les toque ser padres, descubran por si mismos. También es importante hacer una “buena propaganda” de los bebés y no al revés.

4.Cancelar siempre los planes. Es difícil salir con niños y sin niños, no hay término medio, pero si hiciste planes con un amigo o amiga sin hijos, y cancelas una y otra vez, piensa que este amigo también dejó de hacer algo por estar contigo y aunque te entienda, debemos tratar de cumplir con los compromisos si aceptamos tomarlos en primer lugar.

5.Juntarse con más padres y sólo hablar de niños, dejando de lado a los no padres en reuniones sociales. Estar entre amigos y separarse de los amigos que no tienen niños para sólo hablar con lo que sí los tienen es algo que pasa a menudo entre los que somos papás. Por lo mismo, es importante no dejar de lado a nuestros amigos que aún no han entrado en este mundo, conversando con ellos y dándose el tiempo para escucharlos.

6.Preguntarles frecuentemente cuándo serán padres. Cada familia, cada persona es un mundo aparte del nuestro y no sabemos qué pueden estar viviendo de forma íntima respecto a convertirse en madres o padres. Si ellos no nos cuentan o no nos hacen parte del proceso, es mejor, como dice el dicho “no preguntar de lo que no te hablan”.

7.Hablar más de la cuenta sobre todo lo concerniente a un hijo. Contar historias de embarazo, parto, lactancia y crianza en exceso de detalles con nuestros amigos que no son padres puede resultar abrumador y como se menciona en el punto 3, la idea es entusiasmar a los que aún no entran al club de padres y no asustar. Además, después de ser padres seguimos siendo personas con intereses, gustos y opiniones sobre temas que nos hacen muy bien de conversar, precisamente, con aquellas personas que no están en el mundo parental aún.

8.Dejar de llamarlos o mostrar interés por ellos. Si tu mejor amiga aún no es madre pero tú si lo fuiste hace poco y con todo lo que estás viviendo ya no te queda tiempo para llamarla o para ver sus redes sociales, trata de darte el tiempo para compartir con ella. Solo unos minutos al día para actualizarse de su vida hará a tu amiga sentirse querida e importante para ti y tú también te sentirás acompañada por ella.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X