Inicio » Maternidad » Equipo

Aborto Terapéutico, ¿qué pasa con la visión de las madres?

El punto del que poco o nada se ha hablado y o conversado, es de esas mamás que han tenido que enfrentarse a la vida o la muerte de ellas mismas por un embarazo no viable.

La discusión del aborto terapéutico y del aborto, sin apellido, se ha instalado en nuestra propia agenda. No hay conversación de amigas, conocidas, vecinas, familiares en que no se toque el tema.

El aborto en nuestro país estuvo permitido en los 80, y según datos, los casos de aborto eran aproximadamente 90 al año, lo que, al prohibirlo, generó mayor cantidad de casos y claramente ahora las cifras son estimativas estando en 150.000, pero unos 20.000 casos reales como datos de egresos hospitalarios por abortos naturales o provocados.

Se entiende el aborto terapéutico como la interrupción del embarazo por justificaciones médicas como el riesgo grave para la vida de la madre, para salvaguardar la salud física o mental de la madre, riesgo de enfermedad congénita o genética para el hijo o reducción de embriones o fetos en embarazos múltiples.

Visión de las madres

Aborto

Foto: José Luis Rissetti

La opinión de las madres que han enfrentado la pérdida de hijos se ha escuchado poco en el debate.

Pero creo que el punto que poco o nada se ha hablado y o conversado, es de esas mamás que han tenido que enfrentarse a la vida o la muerte de ellas mismas por un embarazo no viable y no tener la opción de decidir, sino que simplemente tener una cruel espera.

Hablamos de las madres y embarazadas, de la linda espera que es tener a un bebé en nuestros vientres, pero cuando esto se convierte en una bomba de tiempo, ¿cómo es que una futura mamá puede pasar ese embarazo? ¿cómo es vivir con la duda permanente?

Leía el caso de la locutora radial Matilda Svenson, que esperaba gemelas y siendo un embarazo de alto riesgo, que tenía que hacerse exámenes diarios de sangre, que se cuidó, pero que a pesar de todo eso una de sus niñas murió dentro del vientre, que necesitaban sacársela para que la otra no muriera, pero como el aborto terapéutico era ilegal no podían hacerlo. Estuvo VIVIENDO con una bebé muerta en su vientre. Lo que significó que la otra bebé también muriera. Quedé impresionada.

Cuando le preguntaron sobre el aborto dijo (si mal no recuerdo) que de todas formas hubiese tenido ese mismo embarazo, pero cree en tener la opción de poder decidir cuál era el futuro de sus niñas y también el de ella, de su propia vida.

Me costó demasiado escribir esta columna, porque creo que cada postura es válida, porque probablemente yo no abortaría, pero sí creo que es importante tener y dar la opción. Que, fuera de creencias religiosas y politiquerías, se hable seriamente y se legisle a favor del bien común, de la opción, más que de la prohibición.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X