Inicio » Maternidad » Equipo

Autonomía y autoestima: ¿Cómo potenciar estos importantes aspectos en los niños?

Es tarea de los padres solicitarles tareas que ayuden a los niños a demostrar sus habilidades y sus esfuerzos.

Una mayor autonomía favorece una buena autoestima, ya que el niño se siente capaz de cumplir con lo que se espera de él. El lograr que los niños sean independientes y desarrollen cierta autonomía en sus vidas, dependerá mucho de la educación que los padres les demos. Sin embargo, lo que le ocurre a la mayoría de los padres, es que tienden a anticiparse a las acciones de los niños y a no dejarlos actuar o a hacer cosas que los pequeños podrían hacer solos.

Esos padres actúan así por distintas razones; porque creen que sus niños no tienen capacidad de realizar cosas solos, por evitar que se hagan daño, por comodidad para conseguir resultados más rápidos, porque no confían en la capacidad de sus hijos, porque creen que al hacer ellos las cosas por sus niños éstos se sentirán más queridos, entre otras.

elogiar_hijo

Los niños aprenden a ser autónomos en las pequeñas actividades diarias que desarrollarán en la casa, en el jardín o en el colegio. Por lo mismo, es tarea de los padres solicitarles tareas que ayuden a los niños a demostrar sus habilidades y sus esfuerzos. Darle responsabilidades como poner o quitar la mesa, ir al baño y limpiarse solos, guardar su ropa, hacer su cama, comer solos, entre otras, son acciones que ayudarán a que nuestros hijos a sentirse más seguros y partícipes en la familia.

 

Conocer las capacidades

Es importante mencionar que cada niño desarrolla capacidades de una forma distinta. Se puede pedir todo a todos, pero no se puede esperar que los resultados sean los mismos.

Se debe, primero, conocer cuáles son las capacidades reales de cada niño, para poder ayudarle en su justa medida, y no solucionarles la tarea cuando él sea capaz de realizarla solo.

Solicitarle tareas que el niño pueda realizar y enseñarle nuevas acciones que fomenten su autonomía (como abrocharse los cordones de los zapatos, que ellos paguen algún producto y reciban el vuelto, etc.) fomenta su autoestima, ya que se van sintiendo seguros de desenvolverse solos en nuevos espacios.

Se debe dar la oportunidad de experimentar, de equivocarse, de fallar o de acertar, y todo eso lleva un tiempo, según la edad y la capacidad de aprendizaje de cada niño.

A los niños se les puede exigir y se les debe invitar a cumplir, pero es necesario hacer nuestro mejor esfuerzo para que aprendan con alegría y para que las exigencias se adecuen a sus capacidades, evitando que nuestros niños se vean expuestos al fracaso porque nosotros como adultos hemos cometido el error de poner “la vara muy alta”. Cuando esto ocurre, se debe verbalizar al niño y explicitarle que la tarea fue muy difícil y que está perfecto que no haya podido hacerla. Esto disminuirá sus sentimientos de ineficacia.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X