Inicio » Maternidad » Equipo

¿Cómo llevar adelante relaciones difíciles con las suegras?

Muchas veces no sabemos qué hacer con ellas, por eso mismo te damos tres recomendaciones para llevar bien la relación y que no invadan tu espacio de crianza.

El tema de la suegra siempre ha sido complicado para todas aquellas que somos mamás: si ya a algunas nos molesta que se metan en cosas que no debieran, PEOR aún cuando lo hacen sobre la crianza de nuestros hijos.

Lo reconozco: mi suegra es un amor y es poco metida, lo agradezco de todo corazón. Pero también existen aquellas que no sólo quieren saber qué pasa con su hijito al que una “maltrata”, sino también tener el control de los nietos y qué o no hacer con ellos.

Suegras

Foto: El Mercurio

En ocasiones la relación con la suegra puede ser complicada, quizás no al extremo de esta imagen, pero debe ser enfrentada con sabiduría.

Lo primero es poner los límites: sí, esos que a nuestros hijos cuesta poner y más aún a esa señora que está hinchándonos como pulga en el oído por todo y por nada. Decirle que en temas de crianza tú mandas primero, segundo y tercero. Date el espacio de escuchar sus opiniones, pero eres tú quién tiene la palabra final. Recuerdo de una conocida a la que la suegra le recomendó botarse el calostro porque eso no le servía a la guagua que venía en camino: ¿¡PERO CÓMO!? Si el calostro es lo más nutritivo, recomendado por todas las ligas de lactancia y la OMS. En esos casos es mejor decir “sí, como ud. diga” y no hacerse mala sangre.

Segundo, señalarles que en la casa mandas tú y la crianza de tus hijos la compartes sólo con tu pareja y con nadie más. Es un típico caso de cuando te dice: pero déjalo, si no está haciendo nada malo, y en realidad a ti te está significa una desautorización frente a tu hij@. No lo permitas, porque luego, cada vez que tu hij@ esté con ella, hará lo que él quiere pasando a llevar tu autoridad como madre.

Tercero, las suegras han criado, de hecho han criado y mal criado a tu pareja, pero si necesitas de su ayuda para cuidar a tus hijos déjale claro cómo lo haces tú y qué así debe ser. Muchas veces es nuestro último recurso cuando necesitamos una manito, pero se suben por el chorro y después la terminan tratando de mala madre porque queremos ponerle límites a nuestros hijos.

Cómo última recomendación: Muchas suegras son de aquellas que simplemente no escuchan y hacen lo que ellas quieren, con este tipo definitivamente utiliza la técnica de no hacerte mala sangre, es decir, dile a todo que sí y que te entre por un oído y te salga por el otro.

Ojo: conversa con tu pareja esta clase de problemas, quizás él tiene otra visión del tema y te podrá ayudar.

Y, ¿cómo te llevas con tu suegra?

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X