Inicio » Maternidad » Equipo

El embarazo adolescente: ¿En qué influimos las mamás?

Más de 14 mil alumnos viven o vivieron un embarazo adolescente. Es lo que señala la Junaeb en una encuesta a más de 5 mil colegios.

Le preguntaba hoy a la enfermera que realiza los controles sanos de mi hija el por qué de los embarazos adolescentes. Le señalé que no creía que fuese por un tema de desinformación o de tabú de los padres, debido a que los jóvenes tienen muchísimo más acceso a la información sobre anticonceptivos, riesgos, enfermedades venéreas, en fin.

Ella me daba su punto de vista, diciéndome que era por un tema de que el adolescente cree que “a él no le va a pasar” y que simplemente es intocable ante la vida, que las niñas ahora se respetaban por quién había tenido más pololos y a los niños les gustaba “meterse” con aquella niña que había tenido más experiencia que ellos.

embarazo adolescente

Foto: Carla Dannemann

Las mamás tienen mucho que decir en el embarazo adolescente.

Si bien creo que es razonable lo que la enfermera me señalaba, debido a que trabaja en un consultorio en Peñalolén, donde hay una alta tasa de embarazos, creo también que las mamás influimos en esas estadísticas.

Más de 14 mil alumnos viven o vivieron un embarazo adolescente. Es lo que señala la Junaeb en una encuesta a más de 5 mil colegios (faltando muchísimos más, puesto que era opcional). No son cifras que nos enorgullecen como país, puesto que dentro del embarazo adolescente se establecen otras situaciones de riesgo tanto para la madre como para el hijo que viene en camino.

Sí, las mamás influimos, porque muchas veces no nos tomamos la tarea de enseñarle a nuestras hijas que el cuidarse está en una (no puedo exigirle al otro que se cuide, porque para esa persona no soy un interlocutor válido), que las cosas suceden y que por más que estén viviendo esa loca etapa de la adolescencia, los embarazos y enfermedades de transmisión sexual existen.

Muchos estudios señalan que las mamás adolescentes tendrán hijos que volverán a ser padres adolescentes, como un círculo vicioso, porque a ellos nadie los ha formado para reformar a su hijo. En muchos casos son los abuelos, tíos o parientes quienes se hacen cargo de la criatura sin dar espacio a que la madre se re-eduque: terminando sus estudios y aprendiendo a compatibilizar sus roles.

Si yo que soy adulta me complica compatibilizar mis roles, imagínense una adolescente.

¿Cómo podemos ayudarlas? Simplemente: ACOMPAÑÁNDOLAS y no cuestionándolas.

No podemos hacer oídos sordos ante una realidad latente. No saco nada enrostrando la realidad cuando aquella niña necesita quién la acompañe en el camino que decidió.

Y tu, ¿qué crees al respecto?

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X