Inicio » Maternidad » Equipo

Nutrición infantil: ¿Qué elementos tener en cuenta para nuestros niños más allá de lo obvio?

Lo niños que reciben dietas apropiadas en un ambiente estresante y sin amor, no se benefician de los nutrientes físicos.

Como padres, somos los principales responsables de inculcar una alimentación saludable en nuestros hijos. Expertos señalan que esto debe ser realizado desde temprana edad para tener resultados significativos.

Nutricion-infantil-1

La hora de la comida es un tiempo en el que se establece una relación estrecha entre los niños y sus padres. Los bebés y los niños pequeños son completamente dependientes de un adulto que les colabore seleccionando el alimento, el momento y el lugar para hacerlo. Dependen de un adulto que prepare su comida y que, físicamente, se las lleve a la boca. Sin este otro responsable, no sobrevivirían. Por lo mismo, es nuestra responsabilidad lograr una alimentación equilibrada, donde no falte ningún tipo de nutriente. Es decir, consumo diario de frutas y verduras, lácteos, consumo semanal de legumbres, carnes, pescados y huevo, acompañado de cereales.

Sin embargo, la nutrición de nuestros niños no puede ser un acto mecánico carente de interacción, ya que esta nutrición no tiene los efectos deseados si no existe un ambiente de amor y respeto hacia el niño.

En otras palabras, niños que reciben dietas apropiadas en un ambiente interpersonal estresante y carente de amor, no se benefician de los nutrientes físicos, tal como lo demostró René Spitz en la década de los años 30 al estudiar niños criados en orfanatos, que a pesar de alimentarse “adecuadamente” seguían desnutridos.

Los padres son el principal modelo a seguir en temas de alimentación, por lo que es importante que sean un ejemplo para sus hijos, promoviendo adecuadas conductas de alimentación y ejercicio. Es muy importante que, a través del ejemplo, los niños vayan aprendiendo una adecuada conducta a la hora de alimentarse. Con esto último, me gustaría introducir el concepto de mindfulness eating, el cual se define como una alimentación consciente; es decir, la habilidad para estar presente en el aquí y ahora. Ser consciente de la forma en la que comemos, a fin de disfrutar los alimentos y establecer una conexión armónica con la comida y evitar las consecuencias de los excesos. Por esta razón, aconsejo lo siguiente:

- Comer sin la televisión encendida, ni la pantalla del computador prendida.

- No trabajar, ver el correo o leer alguna noticia y/o publicación interesante durante ese momento.

- Desconectarse del celular e intentar no sucumbir a mirar quién ha escrito un whatsapp. Simplemente poner atención en la comida.

De esta forma se les enseña a los niños a comer con conciencia y resguardar y cuidar esos momentos. Una interacción consciente y relajada entre el adulto y el niño se transforma en un ambiente nutricional propicio donde se alimenta el vínculo entre ambos.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X