Inicio » Maternidad » Equipo

¿Por qué importa tanto estar emocionalmente disponibles para nuestros niños?

Dejar los correos pendientes del trabajo, el WhatsApp y las redes sociales; y centrarnos en ellos: nuestros hijos.

Para educar a nuestros niños, lo más importante es que ellos se sientan profunda e incondicionalmente queridos por nosotros. Para esto, dedicarles tiempo y que además éste sea de calidad, es fundamental. Tiempo donde exista una verdadera conexión en el aquí y en el ahora con ellos. Para eso, se debe estar emocionalmente disponibles y dejar por un momento los correos pendientes del trabajo, el WhatsApp, las redes sociales, entre otras cosas que nos terminan distrayendo. Sólo de esa forma podremos conectarnos realmente con ellos y desde ahí poder expresarles afecto y, por otro lado, educar sus emociones.

emocionalmente-disponibles-

¿Cómo hacerlo?

Lo primero es estar en sintonía con ellos para saber ponerse en el lugar del niño y sentir lo que él siente o lo que ha podido llevarle a una determinada acción. Por ejemplo, si tu hijo le pega a su hermana porque le rompió un dibujo, uno podría sintonizar con su rabia que lo llevó a pegarle. Sin embargo, esto no quita el hecho de enseñarle que hay otras formas de expresar el desagrado. La clave es enseñárselo desde la empatía con el sentimiento que está experimentando, sin juzgar lo que siente. La sintonización es el arte de entender qué quiere el niño y dárselo, si se puede, o buscarle una alternativa aceptable para él y para nosotros. Continuando con el ejemplo, se le puede decir que nosotros entendemos que esté enojado, pero que no puede pegarle a su hermana, y es ahí donde ponemos el límite.

“Entiendo que te diera rabia que rompiera tu dibujo, porque te costó tanto hacerlo y le dedicaste mucho tiempo, pero ella solo tiene un año y no entiende todo el esfuerzo que hiciste para pintarlo. No puedes pegarle nunca más porque eso le duele y le asusta. ¿Te parece que te ayude a hacer un nuevo dibujo y que lo hagamos en el escritorio donde ella no alcance a tocarlo?”

Ahí estamos sintonizando con su rabia, no la estamos inhibiendo, pero estamos limitando su conducta al explicarle que pegar no es algo permitido. Además, le ofrecemos una solución a su problema y nos anticipamos a la posibilidad que no vuelva a ocurrir el hecho que le causó tanto desagrado, dejando los dibujos fuera del alcance de su hermana.

En este ejemplo, también resulta muy importante que el niño sea capaz de pedirle disculpas a su hermana e idealmente hacer un acto que “repare” su acción. El niño debe aprender que sus actos tienen consecuencias. Comunicarle que su hermana se tiene que haber sentido muy asustada con lo que él hizo. Pedir disculpas por el sólo hecho de hacerlo, se transforma en un acto mecánico para los niños que carece de sentido. Para que haya un aprendizaje verdadero, el niño debe aprender que su acción produjo una reacción en el otro y que es su responsabilidad hacer algo al respecto.

¿Aburridos?

Estar emocionalmente disponibles no se traduce en tener que entretener a nuestros niños todo el tiempo. Un error que al parecer nos ocurre a muchos es buscar entretenerlos continuamente, como si el aburrimiento fuera algo nefasto y peligroso de sentir. Es importante que como padres seamos capaces de tolerar que nuestros hijos se puedan aburrir. Esta es la única forma que les permite desarrollar su mundo interno y su creatividad, ya que tendrán que ingeniárselas para inventar algún juego que sea entretenido, sin esperar que la entretención venga siempre desde afuera, enriqueciendo de esta manera su mundo interno.

Esto no significa que no hagamos panoramas con ellos o que disfrutemos jugando en conjunto, sólo que no es la función de los padres tener que entretener siempre a los hijos, ya que esto es una capacidad que tiene que desarrollarse en ellos mismos. Así ocurre también con el exceso de televisión, celular o iPad, donde finalmente se “anestesia” su imaginación y los niños se van volviendo adictos a estos aparatos como una forma casi exclusiva de entretención. Por más que la tecnología a veces nos facilite la vida, es importante dosificar su uso en los niños.

Más sobre Maternidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X