50 años de la llegada del hombre a la luna: 10 cosas que usted no sabía sobre la gran gesta espacial de 1969

El 20 de julio de 1969 la misión Apolo XI puso por primera vez a un ser humano en el satélite natural de la tierra.

Guía de: Mitos y Enigmas

El 16 de julio de 1969 despegó desde el Centro Espacial John F. Kennedy, en Cabo Cañaveral, Estados unidos, la misión espacial tripulada Apolo 11, cuyo principal objetivo era poner por primera vez a un ser humano en la Luna.

El cohete Saturn V, que llevó a Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins a la Luna en 1969.

El cohete Saturn V, que llevó a Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins a la Luna en 1969.

La tripulación del Apolo 11, compuesta por el comandante de la misión Neil A. Armstrong, de 38 años; Edwin E. Aldrin Jr., de 39 años y piloto del LEM (módulo lunar), apodado Buzz; y Michael Collins, de 38 años y piloto del módulo de mando, llegaría a la luna el 20 de julio de 1969. Y sería el mismo Neil Armstrong quien se convertiría en el primer ser humano en pisar la superficie del satélite terrestre el 21 de julio de 1969 a las 2:56 (hora internacional UTC o Universal Time Coordinated) al sur del Mar de la Tranquilidad (Mare Tranquillitatis), seis horas y media después de haber alunizado, convirtiendo a este hecho en uno de los acontecimientos más trascendentales de la historia de la humanidad.

hombrenlaluna

A 50 años de este gran hito histórico, a continuación les presentamos 10 datos que seguramente desconocías sobre la gesta espacial más importante del siglo XX:

1) El diseño de la insignia de la Misión del Apolo 11, que mostraba a un águila calva, el símbolo nacional de Estados Unidos, en posición de aterrizaje por encima del suelo lunar, con sus alas extendidas y portando un ramo de oliva entre sus garras en señal de paz, con el planeta tierra de fondo, fue obra del diseñador Héctor Hernández, natural de Oaxaca, México, quien ganó una competencia interna por el diseño entre los trabajadores de la NASA.

hombre emblema apolo 11 patch

La denominación de las dos naves que fueron llevadas al espacio por el potente cohete Saturn 5 al espacio, en tanto, fue Eagle (Águila) para el módulo lunar y Columbia para el módulo de mando. La idea era que, una vez cerca de la luna, el piloto Michael Collins se quedara a bordo del Columbia recorriendo la órbita lunar, mientras que sus dos compañeros (Armstrong y Buzz Aldrin) descenderían a la superficie de la luna a bordo del LEM o módulo lunar.

2) En los últimos minutos del vuelo para descender en la luna, Neil Armstrong debió cambiar el lugar del alunizaje del Eagle debido a algunos imprevistos técnicos. Cuando el Eagle aterrizó en la luna, en una suave caída gracias a la débil gravedad lunar, a 38 metros de un cráter de 24 metros de diámetro y varios de profundidad, las primeras palabras pronunciadas por los astronautas sobre la luna habrían sido: “Houston…aquí base Tranquilidad, el Águila ha alunizado”, aunque de acuerdo a las transcripciones del vuelo, lo primero que fue dicho sobre la superficie lunar fue “luz de contacto”, palabras pronunciadas por Buzz Aldrin cuando tocaron la superficie del satélite.

La tripulación de la misión espacial Apolo 11; de izquierda a derecha, el comandante de la misión Neil A. Armstrong; el piloto  Michael Collins y Edwin 'Buzz' Aldrin Jr., piloto del LEM (módulo lunar).

La tripulación de la misión espacial Apolo 11; de izquierda a derecha, el comandante de la misión Neil A. Armstrong; el piloto Michael Collins y Edwin ‘Buzz’ Aldrin Jr., piloto del LEM (módulo lunar).

Seis horas y media después del alunizaje, el comandante Neil Armstrong fue el primero en salir del LEM. Mientras descendía por las escaleras activó la cámara de televisión que comenzó a retransmitir imágenes a todo el mundo. A las 2:56 del 21 de julio de 1969 (hora internacional UTC) pisó por primera vez suelo lunar, pronunciando su célebre e inmortal frase, que por cierto había ensayado previamente: “It’s one small step for [a] man, one giant leap for mankind” (“Es un pequeño paso para un hombre, un salto gigantesco para la Humanidad”).

hombre luna

Luego que Armstrong tropezara en dos ocasiones al salir del módulo lunar, tomara fotografías del paisaje aledaño y algunas muestras del suelo lunar, su compañero Buzz Aldrin salió del LEM de la misma manera que su comandante, convirtiéndose en el segundo hombre en la historia en pisar suelo lunar.

Cuando ambos estuvieron cerca uno del otro, parados solemnemente sobre la luna, entablaron el siguiente diálogo:

Armstrong: Una vista magnífica ahí fuera.
Aldrin: Magnífica desolación.

hombre llegada-luna-grande-buena

Posteriormente, ambos se comunicarían con el Presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, quien desde el Despacho Oval de la Casa Blanca les dijo: “Seguramente ésta sea la llamada telefónica más importante jamás hecha, porque gracias a lo que han conseguido, desde ahora el cielo forma parte del mundo de los hombres y como nos hablan desde el Mar de la Tranquilidad, ello nos recuerda que tenemos que duplicar los esfuerzos para traer la paz y la tranquilidad a la Tierra. En este momento único en la historia del mundo, todos los pueblos de la Tierra forman uno solo. Lo que han hecho los enorgullece y rezamos para que vuelvan sanos y salvos a la Tierra”.

Armstrong le respondió así al presidente: “Gracias, señor presidente, para nosotros es un honor y un privilegio estar aquí. Representamos no solo a los Estados Unidos, sino también a los hombres de paz de todos los países. Es una visión de futuro. Es un honor para nosotros participar en esta misión hoy”.

3) El primer alimento que se consumió en la luna fue una hostia, pues el astronauta Buzz Aldrin era presbiteriano y había pedido permiso a su iglesia para consagrarse a sí mismo una comunión al alunizar. Aldrin, para realizar esta ceremonia, había llevado un pequeño kit religioso compuesto por una hostia y un poco de vino. Comulgó con ellos poco después de aterrizar y decir unas palabras. Aldrin recordaría posteriormente que “comí la pequeña hostia y bebí el vino. Di las gracias por la inteligencia y el espíritu que había llevado a dos jóvenes pilotos al mar de la Tranquilidad”.

4) Neil Armstrong y Buzz Aldrin, tras caminar por la luna, realizaron diversas tareas científicas que se les encomendaron: recogieron casi 22 kilos de muestras lunares e instalaron un avanzado instrumental científico, como un reflector láser con más de 100 prismas de cristal destinado a efectuar mediciones desde nuestro planeta de la distancia Tierra-Luna; un sismómetro para registrar terremotos lunares y la caída de meteoritos; y una pantalla de aluminio destinada a recoger partículas del viento solar.

hombre-luna-cuanto-sabes-1

Posteriormente desplegaron una bandera estadounidense de 100 por 52 cms., que clavaron no sin cierta dificultad en el suelo selenita. Además dejaron un disco con los mensajes y saludos de varias naciones del mundo y las medallas recibidas de las familias de los cosmonautas rusos Yuri Gagarin, el primer hombre lanzado al espacio, y Vladimir Komarov, quien falleció durante una prueba espacial en 1967. También dejaron las insignias del Apolo en recuerdo de Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee, fallecidos en el incendio de la nave Apolo 1.

Mientras todo esto sucedía, el piloto Michael Collins seguía en órbita lunar en el módulo de mando y servicio con un ángulo muy rasante. Cada paso en órbita, de un horizonte a otro, sólo duraba seis minutos y medio pero desde semejante altura no fue capaz de divisar a sus compañeros, aunque si logró avistar a la sonda soviética Luna 15, lanzada a toda prisa por los soviéticos unos días antes que el Apolo 11, en un claro intento de quitarle publicidad a la misión estadounidense.

5) En total, los astronautas Neil Armstrong y Buz Aldrin caminaron y exploraron la superficie lunar un tiempo de dos horas, 36 minutos y 20 segundos antes de volver al módulo Eagle, que se elevó al espacio a las 19:34 del 21 de julio, para acoplarse con el Columbia y emprender el regreso a casa. Aldrin relataría posteriormente que, al momento de despegar el Eagle, vio que la bandera de los Estados Unidos que habían clavado en la luna cayó por la fuerza de los propulsores del módulo lunar. Hoy se cree que este emblema patrio se desintegró debido a las condiciones extremas de la Luna.

hombre Llegada-hombre-luna

Después de transferir rocas lunares, datos y equipo, el Eagle sería desechado, cayendo nuevamente en la superficie lunar, y la tripulación comenzó el vuelo de regreso a la Tierra. En una de las patas del Eagle se instaló una placa firmada por la tripulación del Apolo 11 (Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins) y por el entonces presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, que decía: “Here men from the Planet Earth first set foot upon the Moon, July 1969 A.D. We came in peace for All mankind!” (“Aquí, hombres del Planeta Tierra pisaron por primera vez la luna, Julio de 1969 D.C. En nombre de la humanidad, venimos en son de paz”).

6) Al quitarse el casco dentro del módulo lunar, los astronautas del Apolo 11 notaron un detalle sorpresivo. El polvo lunar que habían traído en sus botas y trajes desprendía un olor intenso y muy desagradable parecido al de la pólvora. Hoy se cree que fue algún tipo de reacción que se activó al entrar en contacto con el aire húmedo de la cápsula y después se disipó.

Buzz Aldrin fotografiado por su compañero Neil Armstrong en el módulo lunar del Apolo 11.

Buzz Aldrin fotografiado por su compañero Neil Armstrong en el módulo lunar del Apolo 11.

De todos modos, los tres astronautas del Apolo 11 debieron soportar un desagradable olor durante los ocho días que duró la histórica misión espacial. “El agua para beber estaba llena de burbujas de hidrógeno. Las burbujas provocaban flatulencias que acabaron resultando en un aroma duradero y no demasiado sutil que me recordaba a una mezcla de perro mojado y gas metano”, escribió Michael Collins en sus memorias de 2001.

7) El 24 de julio de 1969 los tres astronautas del Apollo 11 regresaron a la tierra y lograron un perfecto amerizaje en aguas del Océano Pacífico, a 1500 km al sudoeste de las islas Hawái, siendo recogidos por el portaaviones USS Hornet, un barco veterano de la Segunda Guerra Mundial, poniendo de ese modo fin a la misión espacial.

apolo xi

Cuando volvieron a la Tierra, los tres tripulantes tuvieron que pasar por el proceso administrativo aplicado a cualquier viajero. En Hawái, donde amerizó el módulo, debieron de hecho llenar diversos formularios de la aduana, donde declararon que provenían de la Luna y traían “piedras lunares y polvo lunar” consigo.

8) Cuando el módulo Eagle alunizó en el Mar de la Tranquilidad las imágenes en vivo fueron seguidas en televisión por unos 600 millones de personas en todo el mundo. La cifra sería un récord de audiencia absoluto durante 12 años, hasta 1981, cuando la boda de la Princesa Diana de Gales con el príncipe Carlos de Inglaterra convocó a 750 millones de personas ante los televisores.

llegada Family_watching_television_1958_800x494

Los tres cosmonautas de la tripulación del Apolo 11, cuya misión duró en total 195 horas, 18 minutos y 35 segundos, se convirtieron previsiblemente en celebridades mundiales, siendo sometidos a una apretada e intensa agenda de recepciones, desfiles, entrevistas y ceremonias protocolares de Estado.

La misión Apolo 11 también se transformaría en un rotundo éxito para el gobierno estadounidense comandado por el presidente Richard Nixon, y un homenaje a su inductor, el presidente John F. Kennedy, quien inició durante su gobierno la carrera espacial y no pudo disfrutar del magno e histórico evento tras ser asesinado en Dallas en 1963.

hombre luna200716

9) El gobierno de Estados Unidos tenía preparado un “plan alternativo” para comunicar al mundo la muerte de los tres astronautas del Apolo 11, en caso que la misión espacial hubiera fracasado. Incluso el presidente Richard Nixon tenía preparado un discurso fúnebre especialmente redactado para la ocasión.

El presidente Richard Nixon junto a los tres tripulantes del Apolo 11, quienes luego de regresar a la tierra fueron puestos en cuarentena a bordo del USS Hornet.

El presidente Richard Nixon junto a los tres tripulantes del Apolo 11, quienes luego de regresar a la tierra fueron puestos en cuarentena a bordo del USS Hornet.

Este “plan alternativo” consideraba que si el Apolo 11 fracasaba en su misión, el propio Nixon debía llamar a las esposas de Armstrong y Aldrin para informarles sobre la inminente muerte de sus parejas, además de dirigirse a la nación para comunicar lo sucedido. También, tras la noticia, los astronautas recibirían una sepultura simbólica en el mar, en un evento público para conmemorar su hazaña.

William Safire, redactor de los discursos del presidente Richard Nixon, recordaría en 1999 que había preparado un mensaje donde destacaba el valor que tuvieron Aldrin, Armstrong y Collins, mientras se intentaba mostrar un panorama esperanzador ante la tragedia. “Aunque los astronautas lograran llegar a la superficie de la Luna, nada garantizaba que el módulo se pudiera poner en órbita de nuevo y volver a la Tierra. Esa era la parte más difícil del viaje. Si no hubieran podido conseguirlo habría que haberlos abandonado en la Luna, dejarlos morir allí. Los astronautas habrían tenido que morir de hambre, o suicidarse”, recordó Safire en esa ocasión.

 Neil Armstrong trabaja fuera del módulo Eagle poco después de pisar por primera vez la superficie lunar.


Neil Armstrong trabaja fuera del módulo Eagle poco después de pisar por primera vez la superficie lunar.

Parte de este discurso fúnebre, que afortunadamente Richard Nixon jamás se vio obligado a pronunciar, decía lo siguiente: “El destino ha ordenado que los hombres que fueron a la luna a explorar en paz permanezcan en la luna para descansar en paz. Estos valientes hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, saben que no hay esperanza para su recuperación. Pero también saben que hay esperanza para la humanidad en su sacrificio. Estos dos hombres están dejando sus vidas en el objetivo más noble de la humanidad: la búsqueda de la verdad y la comprensión. Serán llorados por sus familiares y amigos; serán llorados por su nación; serán llorados por la gente del mundo; serán llorados por una Madre Tierra que se atrevió a enviar a dos de sus hijos a lo desconocido. En su exploración, animaron a la gente del mundo a sentirse como uno; en su sacrificio, atan con más fuerza a la hermandad del hombre”.

10) Diversas teorías conspirativas hoy afirman que el hombre jamás llegó a pisar la luna y que la famosa transmisión televisiva de 1969 que fue retransmitida a todo el mundo había sido un montaje del gobierno de los Estados Unidos, siendo filmada en realidad en un estudio de cine de Nuevo México, Estados Unidos.

montaje-viaje-a-la-luna-fraude

Estas teorías se basan en cuatro supuestas peculiaridades y anomalías de las fotos tomadas por la expedición del Apolo 11, la primera en llegar a la Luna, y que serían las siguientes: la bandera que clava Armstrong en la Luna parece moverse cuando la ausencia de atmósfera en la Luna hace que no haya viento; la huella dejada por Armstrong en la luna no se justifica dada la sequedad del suelo del satélite; en las fotos no se ven las estrellas y no se observa ningún cráter bajo el módulo de descenso cuando alunizó.

hombre luna moon-hoax

Michael Rich, profesor de astronomía de la Universidad de California en Los Ángeles, entrevistado por BBC Mundo, refutó estas anomalías aclarando que “creo que no vale la pena detenerse a analizar foto por foto de un hecho que está comprobado, pero hay una respuesta para cada una. La bandera se movió al ser plantada y luego quedó en esa posición; el polvo lunar es bastante parecido a la ceniza volcánica, por lo que se pueden dejar huellas en él; las estrellas no se ven porque era una luz demasiado débil para ser captada por la cámara y no se observó ningún cráter porque el módulo descendió a una velocidad tan lenta que solo levantó polvo”.

Imagen tomada desde el módulo de mando del Apolo 11 en órbita alrededor de la Luna.

Imagen tomada desde el módulo de mando del Apolo 11 en órbita alrededor de la Luna.

Michael Rich, un experto en temas vinculados al satélite de la Tierra, aseguró que “es un hecho científico comprobado que el hombre llegó a la luna. Y no una sola vez, sino seis, entre 1969 y 1972. Un total de 6 misiones espaciales llegaron a la luna en ese período y 12 astronautas caminaron sobre ella. El último de ellos, el comandante Eugene Cernan, lo hizo el 14 de diciembre de 1972. Fue un hecho tan relevante que fue reconocido en su importancia y veracidad incluso por las agencias científicas y de inteligencia soviéticas, enemigas de las estadounidenses durante la Guerra Fría. Ellos hubieran sido los primeros en denunciar un fraude”.

Rich agregó que pese a que pasado mucho tiempo desde el último viaje del hombre a la Luna, todavía existen muchas evidencias científicas de aquellas travesías, como los dispositivos científicos que Neil Armstrong y Buzz Aldrin instalaron en la luna, los mismos dispositivos destinados a detectar movimientos tectónicos en las placas que conforman ese cuerpo celeste y que el año 2011 captaron las señales de un sismo que ocurrió a más de 1.500 kilómetros de profundidad, casi en el mismo centro de la Luna; así como una serie de retrorreflectores, una especie de espejos que reflejan señales de rayos láser enviadas desde la Tierra para calcular así la distancia a la que se encuentran ambas y que, según Rich, “permitieron medir con gran precisión la distancia entre la Tierra y Luna. Lo más curioso es que todavía estos aparatos están operativos. Cualquier científico con un buen telescopio podría incluso hoy ver cuando las luces láser se reflejan en esos equipos”.

hombre 2

Rich explicó que, además, “la sonda espacial Lunar Reconnaissance Orbiter, lanzada en 2009 para explorar nuestro satélite natural, ha detectado ‘basura lunar’ que dejaron las diversas misiones espaciales que fueron a la luna. Es el caso de los módulos de alunizaje y los rovers, los equipos con los que se desplazaban los astronautas para sortear la débil gravedad lunar y que todavía permanecen allí después de medio siglo, sin mencionar que las misiones que fueron a la luna y volvieron a la Tierra, en conjunto, recolectaron más de 380 kilogramos de piedras lunares, que fueron distribuidas para su estudio a universidades, agencias espaciales, museos e instituciones científicas de todo el mundo, y que demostraron que estaban compuestas por elementos químicos que son difíciles de encontrar en las de la Tierra o que no son característicos de la composición de las piedras terrestres”.

El astronauta Neil Armstrong fotografiado en la superficie de la luna junto a la bandera de Estados Unidos.

El astronauta Neil Armstrong fotografiado en la superficie de la luna junto a la bandera de Estados Unidos.

Hoy, a exactos 50 años de la llegada del hombre a la luna, de los tres integrantes del Apolo 11 sólo sobreviven Buzz Aldrin y Michael Colllins, pues el 25 de agosto del 2012 se debió lamentar el fallecimiento de Neil Armstrong, el primer hombre en pisar el satélite natural de la tierra.

El piloto Michael Collins, de actuales 88 años, tras regresar recientemente al lugar de lanzamiento del cohete Saturno V, a medio siglo del despegue de una misión histórica, declaró que la importancia de la misión Apolo 11 fue que cambió para siempre la forma en que la humanidad concebía su lugar en el Universo.

“Apolo XI era un asunto serio. Nosotros, la tripulación, sentimos el peso del mundo sobre nuestros hombros. Sabíamos que todos nos estarían mirando, amigos o enemigos, y queríamos hacer lo mejor que pudiéramos” , declaró Collins, quien agregó que “siempre pienso que un vuelo a la Luna es como una larga y frágil cadena de acontecimientos. Ahora se habla de que nuestro gobierno se comprometió a realizar un nuevo viaje a la luna en 2024, pero yo creo que no debemos volver a la luna. Yo, al menos, quiero ir directo a Marte. John F. Kennedy nos mostró el camino”.

Video: transmisión original del alunizaje por parte de la NASA (1969):

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X