¿Cómo lograron los antiguos egipcios alinear a las pirámides de Giza con los puntos cardinales?

Arqueólogo explicaron uno de los grandes misterios que existen en torno a estas históricas construcciones.

Guía de: Mitos y Enigmas

Situadas en la meseta de Giza, a 18 kilómetros de El Cairo, se encuentran las monumentales Pirámides de Keops, Kefrén y Micerino, los monumentos más conocidos de Egipto y unos de los más antiguos del mundo, ya que su construcción comenzó alrededor del año 2500 a.C.

Pirámides complejo-de-pirámides-de-giza

La pirámide más imponente, grande y famosa de la necrópolis o complejo funerario de Giza es la de Keops (Jufú), también llamada Gran Pirámide de Giza, con sus 140 metros de altura y 230 metros de base (casi 1 kilómetro de perímetro). Antiguamente, las tres pirámides tuvieron un revestimiento de caliza blanca, pero tras un terremoto se empezaron a usar estas piedras para la construcción de edificios en El Cairo, aunque actualmente podemos ver parte del antiguo revestimiento en la parte superior de la pirámide de Kefrén.

La esfinge y la gran pirámide de Giza.

La esfinge y la gran pirámide de Giza.

Las pirámides de Giza hoy siguen despertando asombro no sólo por su colosal estructura, sino que también por su perfecta ubicación, pues las tres pirámides que coronan la necrópolis están alineadas con una precisión casi perfecta con los cuatro puntos cardinales. Sus cuatro caras dan al norte, sur, este y oeste con una desviación de solo 0,66 grados. Teniendo en cuenta la tecnología de la época y las enormes dimensiones de la gran pirámide, es un logro casi prodigioso.

Durante siglos, muchos se preguntaron cómo hicieron los habitantes del Antiguo Egipto para lograr alinear de manera exacta a los monumentos, con sus caras mirando a los puntos cardinales. Algunos arqueólogos intentaron develar este enigma con diferentes hipótesis, teorizando que pudieron usar la estrella polar o la sombra proyectada por el sol para orientar la estructura, aunque ninguna teoría satisfizo totalmente a moros y cristianos.

Las tres pirámides de Giza vistas desde el cielo.

Las tres pirámides de Giza vistas desde el cielo.

La respuesta más reciente y simple a este antiguo enigma la entregó el reconocido arqueólogo Glen Dash, quien en un estudio publicado en “The Journal of Ancient Egyptian Architecture”, explicó que los antiguos egipcios habían logrado alinear a las pirámides con los puntos cardinales, aprovechando el equinoccio de otoño (El equinoccio ocurre dos veces al año y es el momento donde el Sol está situado en el punto más alto en el cielo, cuando su intersección con la línea del Ecuador es casi directa).

Según Dash, los egipcios sólo tuvieron que ir marcando los diferentes puntos que iba recorriendo la sombra de un gnomon -una especie de vara clavada en el suelo, semejante a un reloj solar- a medida que transcurría el equinoccio de otoño, para acabar trazando un arco perfecto. Después solo tuvieron que unir dos de los puntos con una hebra larga de cuerda para obtener una línea este-oeste. Y sobre ésta, se construyeron las pirámides.

pirámides gnomon

“Las tres pirámides de Giza exhiben el mismo grado de error, pues están rotadas ligeramente en contra de las agujas de reloj en relación con los puntos cardinales. Quienes construyeron la Gran Pirámide de Giza la alinearon con los puntos cardinales con una exactitud de no más de cuatro minutos de sombra del arco”, explicó el arqueólogo Glenn Dash, quien puso a prueba su método durante el equinoccio de otoño (boreal) del 22 de septiembre de 2016. En esa oportunidad, Dash clavó una estaca en el suelo sobre una plataforma de madera, y marcó las posiciones de la sombra de la madera a lo largo del día y comprobó que las cuatro caras de las pirámides dieron al norte, al sur, al este y al oeste con una desviación de 0,66 grados en sentido inverso a las manecillas del reloj, es decir, la misma desviación que se consigue si se aprovecha el equinoccio de otoño.

pirámides orientación

Si bien esta antigua civilización dejó escasas pruebas de cómo se realizaban las mediciones en esa época, los resultados de Dash al probar la técnica del equinoccio de otoño arrojaron fuertes evidencias de que quizás de esta simple manera los antiguos egipcios aprovecharon este fenómeno natural para conseguir que las pirámides de Guiza fueran construidas con una alineación casi perfecta y sus caras mirando a los puntos cardinales.

Pirámide Gran pirámide

La estrecha relación de las pirámides de Giza y los equinoccios ya ha sido comprobada, como es el caso del denominado “efecto relámpago” de la Gran Pirámide, ya que su particular orientación genera en las caras norte y sur un fenómeno de proyección de sombras durante los equinoccios: hacia el amanecer, durante unos minutos, la mitad oeste de las caras norte y sur es iluminada por los rayos del Sol, mientras la mitad este permanece en sombras; hacia el ocaso, en tanto, ocurre lo contrario, quedando iluminada la mitad este de las caras norte y sur, mientras la mitad oeste queda en sombras.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X