¿Cómo murieron los 12 apóstoles de Jesucristo? Este habría sido su destino

La mayoría de los seguidores del Nazareno fueron martirizados y sufrieron atroces muertes por predicar el Evangelio.

Guía de: Mitos y Enigmas

Desde el inicio de su ministerio público, Jesucristo eligió entre sus seguidores a un grupo de 12 hombres que serían conocidos como los apóstoles (de la palabra griega “apostoloi”, que significa “enviado”), a quienes hizo partícipes de su misión evangelizadora, tal como relata el Evangelio de San Marcos: “Subió Jesús a una montaña y llamó a los que quiso, los cuales se reunieron con él. Designó a doce, a quienes nombró apóstoles, para que lo acompañaran y para enviarlos a predicar” (Mc, 3, 13-14).

jesus-de-nazareth-1977-08-g-1024x664

Jesús envió entonces a estos apóstoles para que continuaran con su propia misión: anunciar el reino de Dios por todo el mundo: “Como el Padre me envió, también yo os envío” (Juan 20, 21). Jesús también llegaría a decir respecto a sus apóstoles: “Quien a vosotros recibe, a mí me recibe” (Mt 10, 40; cf. Lc 10, 16), agregando que su misión evangelizadora tenía un carácter universal, orientada a la grandeza de la tarea apostólica: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt 28, 19-20).

Aquellos primeros 12 apóstoles eran hombres comunes y corrientes, humildes y pobres. No eran cultos y algunos ni siquiera eran muy inteligentes, aunque sí, dentro de sus limitaciones, algo ambiciosos (muchas veces aparecen discutiendo sobre quién sería el mayor, cuando —según creían— Cristo instaurase en la tierra el reino definitivo de Israel).

Durante la detención y calvario del Señor estos apóstoles se muestran cobardes y pusilánimes (excepto Juan), pero tras la muerte y resurrección de Jesucristo, cambian para siempre y pasan a convertirse en un grupo de infatigables y valerosos evangelizadores, portadores benévolos de la verdad cristiana, dispuestos a dar incluso sus vidas si fuese necesario, tal como acontecería con la mayoría de ellos.

6011863_f520

¿Cómo murieron estos famosos 12 apóstoles de Jesucristo? Esta es la suerte que corrieron los seguidores del Nazareno, el Hijo unigénito del Dios vivo que según las Santas Escrituras vino a purgar con su sufrimiento y su muerte todos los pecados del mundo.

1) Mateo: este antiguo recaudador de impuestos de la ciudad de Cafarnaúm, también conocido como Leví, dejó todo tras ser llamado por Jesús. Tras la muerte del Nazareno, predicó durante quince años en Judea, donde escribió su Evangelio hacia el año 80. Sufrió el martirio en Etiopía, asesinado por una herida de espada.

2) Marcos El Evangelista: Según el Evangelio que se le atribuye, cuando Jesús fue apresado en el Huerto de los Olivos, le seguía un joven envuelto en una sábana, quien habría sido el mismo Marcos.

Fue el fundador y primer obispo de la Iglesia de Alejandría, Egipto, donde realizó varios milagros y estableció una iglesia y su primera escuela cristiana. Falleció en esa ciudad después que le pusieran unas cuerdas al cuello, para ser arrastrado por caballos por las calles hasta morir.

3) Simón Pedro: El rudo y humilde pescador de Cafarnaúm que negó a Jesucristo tres veces, también fue el primero de los apóstoles en reconocer previamente su divinidad, cuando le dijo “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo”.

Fue el apóstol a quien el Nazareno constituyó como cabeza de la Iglesia y se lo conoce como el primer Papa. Predicó principalmente a los judíos y sufrió el martirio en Roma, donde fue crucificado boca abajo en una cruz en forma de X, luego que les dijera a los romanos que él no merecía morir igual que su Maestro.

23598727581_38f9299adf_k

4) Juan: Conocido como “el discípulo amado de Jesús” (cf. Jn 13, 23), fue el único de los Apóstoles que estuvo al pie de la cruz en el momento de su muerte, acompañado por la Virgen María y otras piadosas mujeres.

También fue quien recibió el encargo de tomar bajo su cuidado a la Madre del Redentor. El más joven de los doce Apóstoles evangelizó el Asia Menor y fue el único de los Apóstoles que no fue martirizado, falleciendo más tarde de ancianidad (a finales del siglo I o principios del II).

Fue el autor del cuarto Evangelio del canon, las tres cartas que llevan su nombre y el libro del Apocalipsis. De los cuatro evangelistas, es el que se representa como un águila.

5) Santiago, el Mayor: Hijo de Zebedeo y hermano del apóstol Juan, estuvo presente en los principales milagros obrados por Jesucristo. Predicó el Evangelio en los confines de Occidente y fue condenado a muerte alrededor del año 42, debido a que era el líder de la iglesia en Jerusalén.

Fue arrojado desde lo alto del pináculo sureste del Templo cuando se negó a negar su fe en Cristo. Cuando descubrieron que había sobrevivido a la caída, sus enemigos lo mataron a golpes con un garrote.

6) Santiago, el Menor, hijo de Alfeo: Pariente cercano de Jesús, presidió la Iglesia de Jerusalén, donde participó en el primer concilio. Considerado el autor de una carta del Nuevo Testamento y reconocido como líder fuerte de la iglesia, fue decapitado en Jerusalén en el año 62.

7) Bartolomé: También conocido como Natanael, después de la ascensión del Señor predicó el Evangelio en la India y Armenia. Fue martirizado por su predicación en este último país, donde fue desollado hasta morir con un látigo.

8) Andrés: Fue primero discípulo de Juan Bautista antes de seguir a Cristo y le presentó al Señor a su hermano Pedro. Según la tradición, después de Pentecostés predicó el Evangelio en muchas regiones, mayormente en Grecia, donde fue crucificado en una cruz en forma de X.

9) Tomás: conocido por su incredulidad, tocó la heridas de Cristo después de su resurrección para convencerse que había vuelto de la muerte. También sería conocido por sus palabras “¡Señor mío y Dios mío!” (Jn 20, 28), cuando reconoció explícitamente la divinidad de Jesús.

Según la tradición cristiana, evangelizó la India y sufrió el martirio en ese lugar, cuando fue atravesado con una lanza durante uno de sus viajes misioneros.

10) Judas Tadeo y Simón El Zelote: El primero fue aquel apóstol que en la última cena preguntó al Señor por qué se manifestaba a sus discípulos y no al mundo.

Según la tradición oriental, habría muerto en Beirut de Edessa (Líbano), mientras que para la tradición occidental evangelizó la Mesopotamia para luego reunirse con otro discípulo de Jesús, Simón el Zelote, y predicar varios años en Persia y Armenia, para ser martirizados en Suamir (Persia) aproximadamente en el año 62 de nuestra era.

Allí fueron asesinados con flechas cuando rehusaron negar su fe en Cristo.

11) Felipe: Nacido en Betsaida, primero fue discípulo de Juan Bautista antes de transformarse en seguidor de Cristo. Es reconocido por sus palabras “Ven y verás” (Jn 1, 46), con las que invitó a Natanael a conocer a Jesús. Predicó el Evangelio en Scizia (Asia Menor) y posteriormente en Lidia y Frigia (Medio Oriente), donde vivió sus últimos años.

12) Judas Iscariote: San Mateo relata que el discípulo que traicionó a Jesucristo a cambio de 30 denarios de plata, al poco tiempo se arrepintió de sus actos, intentó devolver las monedas a los sacerdotes que se las habían dado, y al no aceptarlas éstos, las arrojó en el templo. Luego, desesperado por haber entregado al Señor, se suicidó ahorcándose en un árbol (abril de 29–33).

EiPX1S1WAAAhglU

13) Matías: Después de la resurrección y ascensión de Jesucristo y tras haberse suicidado Judas Iscariote, los once Apóstoles restantes se reunieron y eligieron a Matías para completar nuevamente el número de doce Apóstoles enviados a las doce tribus de Israel.

El nuevo apóstol predicó en Judea y evangelizó Capadocia y las costas del Mar Caspio. Sufrió persecuciones de parte de los pueblos bárbaros cuando misionaba en Cólquida en el siglo I, encontrando la muerte tras ser apedreado y luego decapitado.

14) Pablo de Tarso: Luego de ser un implacable perseguidor de cristianos, tuvo una revelación divina en el camino a Damasco cuando se le apareció la imagen de Jesús diciéndole: “Saulo, ¿Por qué me persigues?”.

No era uno de los Doce Apóstoles originales, pero sería conocido como el “apóstol de los gentiles” por mandato de Cristo: “Así nos lo ha mandado el Señor: Yo te he puesto como luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el confín de la tierra” (Hch 13, 47).

En sus numerosos viajes predicó el Evangelio y fundó comunidades cristianas por todo el Imperio Romano. Al igual que Pedro, sufrió el martirio en Roma el año 67, cuando fue torturado y luego decapitado por orden del malvado emperador Nerón.

15) Lucas: Amigo y colaborador de Pablo de Tarso, este presunto médico de origen griego nacido en el seno de una familia pagana de Antioquía fue el autor del Evangelio que lleva su nombre (siendo uno de los cuatro evangelistas junto con Mateo, Marcos y Juan). También escribió el libro de los Hechos de los Apóstoles como continuación de su evangelio. Fue ahorcado en la ciudad griega de Patras Grecia como resultado de su predicación a los perdidos.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios