¿Cuál es el origen del bikini, la prenda de playa más popular del mundo?

El bikini, a lo largo de la historia, ha ganado popularidad gradualmente hasta conseguir la aceptación en la sociedad de occidente.

Guía de: Mitos y Enigmas

Oliver Szilard, historiadora de la moda francesa, afirmaba que “la emancipación del traje de baño siempre se ha relacionado con la emancipación de la mujer”, dando a entender que esta prenda de vestir es considerada hoy no sólo como sinónimo de femineidad, comodidad, sensualidad y frescura, sino que también como un símbolo de libertad.

Bikini evolución

bikini rubia

 

Aunque muchos creen que el bikini nació en el siglo XX, existen vestigios en las culturas clásicas -como en la Antigua Roma- donde aparecen dibujos de mujeres utilizando un atuendo compuesto por dos piezas para hacer ejercicio físico. Es el caso de unos famosos mosaicos encontrados en la villa de Casale (Sicilia), pintado en la época del emperador Diocleciano, y en la localidad de Tellaro, en el norte de Italia, así como imágenes y estatuas de la Diosa romana Venus usando una prenda parecida al bikini que se encontraron en Pompeya. Por lo demás, en la Antigua Grecia algunas mujeres solían usar una banda en el pecho llamada mastodeton o apodesmos, la cual se siguió usando como prenda interior durante la Edad Media.

Mosaicos encontrados en la villa de Casale, en  Sicilia, Italia.

Mosaicos encontrados en la villa de Casale, en Sicilia, Italia.

Muchas cosas tendrían que pasar entre la aparición de los bikinis clásicos y los modernos. El hecho de que las mujeres nadaran o se bañaran al aire libre siempre fue criticado en el Cristianismo occidental, por lo que éstas empezaron a utilizar batas de baño y un complicado traje de baño –un vestido holgado hasta los tobillos y con mangas grandes, hecha de lana o franela- hasta el siglo XVIII, de modo que el pudor femenino no fuera amenazado.

Women Wearing Hats and Swimwear on California Beach

 

Los primeros trajes de baño en el siglo XIX, que se hicieron para meterse en el agua y no precisamente para nadar, constaban de un vestido corto sobre pantalones, normalmente en colores oscuros, para disimular el cuerpo femenino. De todos modos, en el siglo XIX algunos trajes de baño eran tan pesados que algunos mujeres no se podían meter en el agua. Por esa época, las mujeres se cambiaban en carromatos dispuestos en la orilla del agua, esenciales en las playas europeas del siglo XIX.

People Cavorting Around a Bathing WagonWoman Getting Her Swimsuit Measured in the 1920s

 

Lo esencial en esa época era no enseñar más de la cuenta, requisito que toda “mujer decente” debía cumplir. En 1907, la australiana Annette Kellermann, una de las nadadoras más trangresoras de su época, fue arrestada por exhibicionismo en Boston debido a su ceñido traje de baño, más ajustado que el de un hombre y que la cubría desde el cuello hasta los pies. Si bien las fotografías del traje de baño de Kellerman fueron sinónimo de indecencia en los primeros años del siglo XX, en 1920 este modelo de traje de baño ya era famoso por su “belleza incomparable y refinada” y por su “ajuste perfecto y exquisito.”

Annette Kellermann y su "osado" traje de baño.

Annette Kellermann y su “osado” traje de baño.

 

En 1912 las competencias de natación para mujeres fueron introducidas a los juegos olímpicos, por lo que en 1913, inspirados por el progreso, el diseñador Carl Jantzen hizo el primer traje de baño de dos piezas, una prenda con shorts en la parte de abajo y mangas cortas en la parte de arriba. Los traje de baño femeninos durante la década de los 20 evolucionarían a maillots con perneras cada vez más cortas y faldas a medida. Gracias a la famosa Coco Chanel, quien aprovechando la creciente popularidad del traje de baño femenino sacó una línea de bronceadores, también cambió el concepto de moreno: de estar relacionado al trabajo en el campo, pasó a vincularse al ocio deportivo y a un estilo de vida relajado.

bikini historia

 

La seda artificial se empezó a utilizar en la década de 1920 para lograr trajes de baño más ajustados, pero causó problemas al estar mojados, por lo que se empezó a utilizar la seda natural. En los años 40′ el diseño de los trajes de baño se relacionó con los espectaculares vestuarios de Hollywood. Las piezas poseían formas que realzaban el cuerpo femenino y utilizaban tejidos más bien estéticos que no tenían cuenta el secado o la resistencia al agua, como el modelo en terciopelo. Con el desarrollo de nuevos materiales para ropa, especialmente látex y el nailon, durante la década de 1930 los trajes de baño gradualmente comenzaron a ajustarse totalmente al cuerpo y sin tirantes para lograr un buen bronceado.

1940s PORTRAIT SMILING WOMAN WEARING GREEN VELVET BATHING SUIT POSING LEANING ON DIVING BOARD

 

Tras la segunda Guerra Mundial, el gobierno estadounidense –a través de la regulación L-85, que restringía el uso de fibras naturales para la producción de ropa- favoreció el modelo del traje de baño de dos piezas, motivado por la orden a las industrias de racionar la cantidad de tela usada. Mientras que la Legión Nacional de la Decencia presionaba a Hollywood para mantener fuera el uso de bikinis en películas, las rígidas imposiciones del código Hays, que determinaba qué se podía y no se podía ver en pantalla, también censuraba los ombligos femeninos. Esto daría lugar a los trajes de baño de braguita alta que fueron usados por estrellas como Lana Turner, Marilyn Monroe, Rita Hayworth y Ava Gardner.

Marilyn Monroe posando en traje de baño en 1953, en California. A su lado aparece la también célebre Ava Gardner.

Marilyn Monroe posando en traje de baño en 1953, en California. A su lado aparece la también célebre Ava Gardner.

 

Los trajes de baño de las décadas de 1940, 1950 y 1960 siguieron con la forma ajustada de los trajes de la década de 1930, mientras algunas firmas de moda desarrollaban vestidos de dos piezas, pendientes, pulseras, lentes de sol y bolsos de mano.

Three women waterskiing

 

El diseñador francés Jacques Heim, quien tenía una tienda de playa en la Riviera francesa de Cannes, introdujo un diseño minimalista de un traje de baño de dos piezas, en mayo de 1946, al cual llamó “Átomo”, por ser la partícula más pequeña que existe.

Bikini_models_running_on_the_beach-_Pensacola_Florida-720x405

 

Sin embargo, sería Louis Réard, un compatriota de Heim, quien en 1946 marcaría un antes y un después en la historia del bikini. Réard, un ingeniero mecánico automotriz de Francia, trabajaba atendiendo el negocio de lencería de su madre cerca de Les Foiles Bergéres, en París, cuando notó que las mujeres en la playa de St. Tropez se doblaban las orillas de sus trajes para lograr un mejor bronceado, por lo que se inspiró para diseñar un modelo de traje de baño aún más minimalista. Lo diseñó usando un patrón de periódico y tenía la particularidad de que por primera vez se enseñaba el ombligo. Réard llamó a su nuevo modelo con tiras “bikini”, pues por esa época los medios informaban de una explosión nuclear en el atolón de bikini.

Louis Réard.

Louis Réard.

 

Cuando Réard comprobó que todas las modelos se negaban, por temor al escándalo, a usar su diseño, contrató a una bailarina nudista llamada Micheline Bernardini del Casino de París. Réard presentó su modelo a los medios y al público el 5 de julio de 1946 en la histórica Piscina Molitor, una alberca pública de París. El bikini causó tal impacto nacional por el hecho de descubrir el ombligo de las mujeres, que en las semanas siguientes Reárd -quien inició una campaña que convencía al público que usar un traje de baño de dos piezas no era algo vulgar- llegó a recibir más de 50 mil cartas de sus fans.

 Micheline Bernardini posando en la Piscine Militor de París con el transgresor diseño.  Era tan pequeño que cabía en la caja que llevaba en la mano.

Micheline Bernardini posando en la Piscine Militor de París con el transgresor diseño. Era tan pequeño que cabía en la caja que llevaba en la mano.

 

Tras el concurso de Miss Mundo, celebrado en Londres en 1951, se prohibió el bikini. Cuando la ganadora, Kiki Hakansson de Suecia, fue coronada usando un bikini, las ciudades con tradiciones religiosas amenazaron con retirar a sus delegados. Hasta el día de hoy, Hakansson sigue siendo la primera y última Miss Mundo en ser coronada en bikini, una coronación que fue condenada como pecaminosa por el mismísimo Papa Pío XII. Declarado como “pecaminoso” por el Vaticano, el bikini fue prohibido en países como Portugal, Bélgica, Italia, España, Australia y en la costa atlántica francesa y alguna partes de Estados Unidos.

Concurso de Miss Mundo, celebrado en Londres en 1951.

Concurso de Miss Mundo, celebrado en Londres en 1951.

 

En 1957, la revista alemana “Das moderne Madchen” (“La Chica Moderna”), refiriéndose al bikini, escribió que “es impensable que una chica decente y con tacto use tal cosa.” 8 años después, una estudiante de Múnich fue castigada con 6 días de trabajo de limpieza en una vieja casa por cruzar una calle de Munich en bikini.

bikini operacion_bikini_meses-4t-t

 

Una de las pioneras en apostar por el uso del bikini fue la actriz francesa Brigitte Bardot, quien causó revuelo al usar este modelo en el Festival de Cine de Cannes en 1953. La Bardot, al ser fotografiada usando un tipo de bikini en la playa durante este certamen, ayudó a popularizar el bikini en Europa en la década de 1950 y creó un nuevo mercado en los Estados Unidos. Las famosos fotos de Brigitte Bardot en bikini, según el diario “The Guardian”, convirtieron a Saint Tropez en la capital del bikini en el mundo.

Brigitte Bardot usando un bikini en las playas francesas durante la celebración del Festival de Cannes de 1953.

Brigitte Bardot usando un bikini en las playas francesas durante la celebración del Festival de Cannes de 1953.

 

En 1964 se daría conocer el monokini, una especie de traje de baño femenino que exhibía los pechos sin pudor. Creado por Rudi Gernreich, fue conocido popularmente como “bañador topless” y trataba de expresar la libertad feminista.

En la década de los 60′ dos bellas actrices y dos películas marcarían un hito histórico en la aceptación del bikini: Ursula Andress con su icónica salida del agua enfundada en un bikini blanco en la película del agente 007 “Dr. No” (1962) y Raquel Welch en “One millions years B.C.” (1966).

Ursula Andress y Raquel Welch.

Ursula Andress y Raquel Welch.

 

Hasta el día, la escena de Ursula Andress emergiendo del mar usando un bikini blanco ha sido catalogada como la escena más memorable de la serie del agente James Bond. Ese bikini también fue descrito como “el momento que definió la liberación del erotismo en la pantalla de la década de 1960.” Debido al impactante efecto que causó lo mucho que reveló Ursula con su bikini, la actriz fue apodada por los medios “Ursula Undress” (“Ursula Desvestida”).

Ursula Andress y Sean Connery en un footgrama de la película "Dr. No" (1962).

Ursula Andress y Sean Connery en un footgrama de la película “Dr. No” (1962).

 

En 1962 la legendaria revista “Playboy” utilizó por primera vez un bikini para su portada. Dos años después, la revista Sports Ilustrated contrató a la modelo alemana Babette March para que también posara para la portada de su revista usando un bikini blanco. Esto le dio legalidad al bikini y anualmente se publicaron millones de revistas con este tipo de portadas. En 1967 la revista “Time” calculó que ya el 65% de las jóvenes en Estados Unidos usaban bikinis.

bikinis-mujeres-deportistas-

 

En los años 70’ y 80’ se empezaría a popularizar el bikini tanga, un audaz modelo que no dejaba nada a la imaginación y muy relacionado a Brasil. Los años 90’ fueron sinónimos de osados y elegantes trajes de baño, modelados por top models como Cindy Crawford y Claudia Schiffer. En 1997, después de 51 años del debut del bikini y 77 años después de que el festival de Mis América fuera fundado, se les permitió a las concursantes usar trajes de baño de dos piezas. En el 2010, la Federación Internacional de Físico culturistas reconoció al bikini como una nueva categoría competitiva.

Pamela Anderson.

Pamela Anderson.

P

 

El bikini, a lo largo de la historia, ha ganado popularidad gradualmente hasta ganar la aceptación en la sociedad de occidente. A principios del nuevo milenio, de hecho, se convirtió en un negocio millonario, ya que además promovió la venta de productos relacionados, como la cera para bikini y el bloqueador solar.

En la actualidad, el bikini y el traje de baño femenino condensa un eclecticismo de todas las décadas anteriores. De los bañadores estilo retro de los años 50’ a los bikinis de crochet de los 70’, no existe límite a la hora de crear, usando materiales nuevos como el neopreno y lanzando innovadores y audaces diseños que nos recuerdan, sin falsa modestia, que esta prenda de baño es sin dudas –y en esto concuerdan millones de hombres en todo el mundo- una de las invenciones más agradables e imperecederas de la historia de la humanidad.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X