“Earthrise”: La historia de la primera y mítica foto de la tierra tomada desde otro mundo

En diciembre de 1968 un ser humano fotografió por primera vez nuestro planeta desde la órbita lunar.

Guía de: Mitos y Enigmas

A principios de los años 60’ Estados Unidos estaba perdiendo por paliza la denominada carrera especial. Los soviéticos, sus grandes rivales en el campo político, militar e ideológico, habían lanzado en octubre de 1957 el Sputnik, el primer satélite puesto en órbita alrededor de la tierra; un mes después habían lanzado al primer ser vivo al espacio (la perra Laika) en el Sputnik II y en 1961 habían enviado al cosmos la nave Vostok I y en su interior al cosmonauta Yuri Gagarin, el primer ser humano en viajar al espacio exterior.

La nave Vostok I y su único tripulante, el cosmonauta soviético Yuri Gagarin, el primer ser humano en ser enviado al espacio.

La nave Vostok I y su único tripulante, el cosmonauta soviético Yuri Gagarin, el primer ser humano en ser enviado al espacio.

Por ello, cuando en 1968 las agencias de seguridad norteamericanas advirtieron que los rusos se estaban preparando para tratar de enviar un hombre a la luna en el otoño de ese mismo año, las alarmas se dispararon, especialmente después que los mismos soviéticos lanzaran en septiembre el cohete Zond 5 alrededor de la luna, devolviendo con seguridad a su tripulación de tortugas y gusanos.

La NASA, en una arriesgada jugada maestra para ponerse a la cabeza de la carrera espacial, dispuso entonces que en diciembre de 1968 despegara hacia el espacio la misión Apolo 8, el primer vuelo con tripulación del poderoso cohete Saturno 5 cuya misión principal era completar una órbita alrededor de la luna, el paso previo que se debía tomar antes de lanzar otra misión para que un astronauta norteamericano pisara por primera vez el satélite natural de nuestro planeta.

Los tres tripulantes de la misión espacial Apolo 8. De izquierda a derecha: Frank Borman, William Anders  y Jim Lovell.

Los tres tripulantes de la misión espacial Apolo 8. De izquierda a derecha: Frank Borman, William Anders y Jim Lovell.

La misión Apolo 8, integrada por los astronautas norteamericanos Frank Borman, James Lovell y William Anders, despegó el 21 de diciembre y entraría en la historia en Nochebuena, cuando su nave espacial se puso en órbita alrededor de la luna.

Antes de dormir, los primeros enviados a otro mundo se turnaron para leer los primeros 10 versículos bíblicos del Génesis, pues la misión estaba siendo transmitida en televisión por directo a los Estados Unidos y al resto del mundo, en lo que se esperaba fuera la mayor audiencia de transmisión hasta la fecha. El astronauta Frank Borman, antes del vuelo, había sido comisionado para encontrar “algo apropiado” que decir para la histórica ocasión.

apolo-8-amanecer-tierra-luna

Cuando el Apolo 8 comenzó a orbitar la luna -lo haría 10 veces en total- y los astronautas descubrieron a lo lejos la Tierra, una impresionante y hermosa bola azul y blanca flotando en el sistema solar, el astronauta William Anders comenzó diciendo: “Al principio Dios creó el cielo y la Tierra …”, a lo que su compañero Borman agregó: “Y Dios vio que era bueno”. La transmisión finalizó minutos después cuando el mismo Borman se despidió a nombre de la tripulación: “Y desde la tripulación del Apolo 8, cerramos con buenas noches, buena suerte, una Feliz Navidad, y que Dios los bendiga a todos ustedes, en la buena Tierra”.

Una vez que el Apolo 8 comenzó a orbitar la luna, los astronautas se dispusieron a fotografiar el impresionante paisaje lunar y sus gigantescos cráteres, pero cuando apareció la esfera azul de la tierra a lo lejos, a 384 mil kilómetros de distancia, los astronautas, pese a que no estaba estipulado oficialmente, comenzaron a inmortalizarla de inmediato con sus cámaras.

La primera fotografía "Earthrise" en blanco y negro, tomada por el astronauta Bill Anders (NASA).

La primera fotografía “Earthrise” en blanco y negro, tomada por el astronauta Bill Anders (NASA).

Durante la cuarta órbita del Apolo 8 alrededor de la luna, Bill Anders fue quien tomó la primera foto en blanco y negro de la tierra desde su ventanilla, pero tras perderla de su campo de visión, su compañero Jim Lovell le pasó un carrete a color para su cámara Hasselblad -equipada con un teleobjetivo de 250 mm- para que Anders capturara mejor la etérea y frágil belleza de nuestro planeta. De ese modo, desde una de las ventanas para el acoplamiento con el LM o Módulo Lunar, Anders tomó la fotografía que lo haría aún más famoso, la icónica fotografía a color que sería conocida por la posteridad como “Earthrise” (“Amanecer de la tierra” o “Salida de la tierra”), seguida poco después de otra imagen muy similar.

earthrise

Ninguno de los tres astronautas sospecharía que esa fotografía, que mostraba a la azulada esfera de la tierra –con Sudamérica en su parte central – elevándose sobre las montañas lunares se convertiría en una de las fotos más famosas de la historia y en un símbolo gráfico del movimiento ambiental de hoy, subrayando además el concepto de fraternidad debido a que la imagen mostraba desde el espacio la total ausencia de fronteras políticas. “Vinimos a explorar la luna y lo que descubrimos fue la Tierra”, comentaría años después Bill Anders, el autor de la mítica fotografía.

Detalle de la primera imagen de la Tierra tomada desde el espacio por un ser humano, durante la misión Apolo 8. Sudamérica aparece en la parte central de la imagen.

Detalle de la primera imagen de la Tierra tomada desde el espacio por un ser humano, durante la misión Apolo 8. Sudamérica aparece en la parte central de la imagen.

En estricto rigor, en todo caso, la primera fotografía “Earthrise” que mostraba el “primer amanecer de la Tierra” había sido tomada el 23 de agosto de 1966 por la sonda Lunar Orbiter 1, pero allí no había habido ninguna intervención humana. Por ello, la importancia de la fotografía “Earthrise” tomada a fines de diciembre de 1968 por la misión Apolo 8 estribaba en que por primera vez la humanidad fotografiaba la Tierra, su hogar, desde la órbita de otro mundo. Y no se trataba de una imagen tomada por un robot, sino que había sido una persona de carne y hueso –el astronauta William Anders- quien tuvo que apretar el botón de la cámara para hacer la fotografía, demostrando lo lejos que habíamos llegado como especie.

earthrise-

El regreso del Apolo 8 se produjo antes del amanecer del 27 de diciembre, lo que dio por finalizado el histórico viaje espacial de seis días. La revista “Time” nombraría a los astronautas Bill Anders, Jim Lovell y Frank Borman como los “Hombres del Año” y el exitoso primer viaje de los humanos a otro mundo prepararía el escenario para el célebre alunizaje del Apolo XI, siete meses después, cuando el astronauta Neil Armstrong se convirtió en el primer hombre en pisar la luna.

En cuanto a los tres astronautas del Apolo 8, Frank Borman y William Anders nunca volvieron a volar al espacio, mientras que Jim Lovell pasó a comandar la famosa y accidentada misión Apolo 13, que no logró alunizar y regresó a la tierra casi de milagro. Y en lo que respecta a los cosmonautas soviéticos, por su parte, jamás llegaron a pisar la superficie de la luna.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X