El caso de John Hollis, el hombre que tiene “súper anticuerpos” contra el coronavirus

Su extraño caso proporcionó una luz de esperanza a los científicos en su lucha contra el covid-19.

Guía de: Mitos y Enigmas

En abril de 2020, el estadounidense John Hollis, un escritor de raza negra de 54 años, se enteró que el amigo con el que compartía departamento se había infectado con Covid-19 y había enfermado gravemente. Suponiendo que él también había resultado contagiado, Hollis se resignó y se preparó para lo peor. Sin embargo, extrañamente, pasaron los días y nada sucedió.

John Hollis.

John Hollis.

“Fueron dos semanas en las que sentí mucho miedo. Durante más de 15 días esperé que la enfermedad me golpeara, pero nunca ocurrió, así que simplemente pensé que había tenido mucha suerte por no contraer la enfermedad”, relató Hollis, en una nota publicada por la BBC.

Unos pocos meses más tarde, en julio de 2020, Hollis, quien trabaja en tareas de comunicación en la Universidad George Mason, ubicada en el condado de Fairfax, Virginia, Estados Unidos, durante una conversación casual que sostuvo con el doctor Lance Liotta, uno de los médicos y profesores de ese establecimiento universitario que junto a otros científicos investiga formas de combatir el coronavirus, le mencionó que había estado cerca de una persona muy enferma por covid-19, pero que no se había contagiado.

El doctor Liotta, intrigado por el caso, invitó a John Hollis a participar como voluntario en un estudio científico sobre el virus que se estaba desarrollando en la universidad. De ese modo, Hollis descubrió que no sólo había contraído el covid-19, sino que su cuerpo tenía superanticuerpos que le hacían permanentemente inmune a la enfermedad, es decir, el coronavirus podía entrar en su organismo, pero no lograba infectar sus células y hacerle enfermar.

JH coronavirus

“Recogimos la sangre de John Hollis en diferentes momentos y ahora es una mina de oro para estudiar diferentes formas de atacar el virus”, relató el doctor Lance Liotta, quien explicó que en la mayoría de los pacientes afectados por covid-19 los anticuerpos que se generan para combatir el virus atacan las proteínas de las espículas del coronavirus, formaciones puntiagudas en la superficie del Sars-Cov-2 que le ayudan a infectar las células humanas.

“Los anticuerpos del paciente se adhieren a las espículas y el virus no puede pegarse a las células e infectarlas. El problema es que cuando una persona entra en contacto con el virus por primera vez, su organismo tarda en producir estos anticuerpos específicos, lo que permite la propagación del virus. Pero los anticuerpos de John Hollis resultaron ser distintos: atacan varias partes del virus y lo eliminan rápidamente. Son tan potentes que Hollis es inmune incluso a las nuevas variantes del coronavirus. Podrías diluir sus anticuerpos al uno por mil y seguirían matando el 99% del virus”, explicó el doctor Liotta.

Anticuerpos-COVID-750x530

“El virus ingresa a mi cuerpo, pero no logra afectar a las células y hacerlas infectar; esta ha sido una de las experiencias más surrealistas de mi vida”, admitió John Hollis, quien agregó que “sé que no soy la única persona que tiene anticuerpos de este tipo, sólo soy una de las pocas personas a quien se le han descubierto”.

Este tipo de descubrimientos, por cierto, no se producen con mucha asiduidad debido a un sesgo racial y científico, ya que la mayor parte de los voluntarios en los estudios médicos suelen ser pacientes blancos, pues la participación de los individuos negros suele ser mucho menor que su representación real en la sociedad.

Por lo pronto, los científicos continúan estudiando como actúan los superanticuerpos de John Hollis y de algunos otros pacientes como él, con la esperanza de aprender a mejorar las vacunas contra el coronavirus y controlar así la pandemia que hoy tiene en vilo al mundo.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios