El caso de la terrorífica foto de la madre decapitada de la familia Buckley: ¿Qué ocurrió realmente?

Una antigua y macabra foto familiar tomada hace un siglo en Estados Unidos se convirtió en una conocida leyenda urbana.

Guía de: Mitos y Enigmas

Una de las leyendas urbanas más conocidas relacionadas con fotografías familiares antiguas fue la famosa y antigua fotografía en blanco y negro de la familia Buckley, que mostraba en el centro de la imagen a una madre decapitada. La mujer, aparentemente, había sido mutilada por sus dos hijos, Susan y John, quienes aparecían en la imagen sosteniendo el hacha y la cabeza de su madre, respectivamente.

foto leyendas-urbanas-web-familia-buckley

Esta leyenda urbana aseguraba que a principios del siglo pasado, en un perdido y anónimo pueblo del medio Oeste norteamericano, en la víspera de la fiesta de Halloween, todos los niños y jóvenes del vecindario habían acordado conseguir un maniquí para cortarle la cabeza y simular un decapitamiento. Pero los hermanos Susan y John Buckley fueron más lejos y pensaron que sería una “mejor broma” matar a su propia madre, así que cuando llegaron a su casa, tomaron un hacha y la decapitaron realmente.

Posteriormente, fueron inmortalizados junto al cadáver y la cabeza de su progenitora por un fotógrafo que la noche anterior había acompañado a sus hijos a pedir “Dulce o travesura”. Cuando la policía se hizo presente en el lugar, ya era demasiado tarde, pues aunque el cadáver y la cabeza de la mujer estaban allí, los dos jóvenes hermanos Buckley ya habían desaparecido para siempre.

Si bien es cierto que en la época de la familia Buckley hacerse una fotografía no era algo tan cotidiano como en la actualidad, y mucho menos lo sería que un fotógrafo se prestase a inmortalizar una escena tan terrorífica y grotesca como esta, no fueron pocos los que creyeron dicha historia, convirtiéndose con el paso de los años en una de las tantas leyendas urbanas que circulan por el ciberespacio.

Sin embargo, posteriormente se sabría que el autor de la bizarra y macabra imagen había sido Edward Allen, un artista gráfico norteamericano que, tomando fotografías familiares antiguas, las editaba para hacerlas terroríficas y luego comercializarlas en su sitio web: “Haunted Memories”.

La verdadera y original fotografía de la familia Buckley, antes de ser intervenida por el artista gráfico Edward Allen.

La verdadera y original fotografía de la familia Buckley, antes de ser intervenida por el artista gráfico Edward Allen.

Según relataría Allen, al tomar la fotografía familiar original de la familia Buckley, separó la cabeza de la madre, le añadió un hacha a la hija y le dobló el brazo al niño, en cuya mano colocó la cabeza de su progenitora. Una vez que tuvo la imagen definitiva, tituló a su obra “Matricidio en el oeste”.

“Siempre me gustó esta fotografía y desde hace tiempo tenía pendiente dedicarle unas horas de mi tiempo. Creo que tiene un halo aterrador, provocado por la iluminación, el paisaje desolado y la expresión de las caras de los protagonistas”, confesaría el artista gráfico, agregando que “los cambios son sutiles, pero con un resultado sorprendente. He difuminado la cara de la madre para darle una sensación de movimiento. Los cambios son tan mínimos que se hacen difíciles de apreciar, lo que provoca la sorpresa y el espanto de la gente”.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X