El mito de Narciso: El origen de la palabra “narcisismo”

Un famoso mito griego definió un trastorno de la personalidad en que las personas sienten un exagerado amor hacia sí mismas.

Guía de: Mitos y Enigmas

La mitología griega cuenta que Narciso (“Νάρκισσος” en griego) era un joven que había nacido en Beocia, hijo de Cefiso y la ninfa Liriope, que tenía una bella y llamativa apariencia. El famoso vidente Tiresias le había advertido a su madre que su hijo podría vivir una vida larga, siempre y cuando “nunca se conozca a sí mismo”, prediciendo que ver su propia imagen en un espejo causaría su perdición. Advertida, su madre evitó siempre los espejos y demás objetos en los que Narciso pudiera verse reflejado.

mito-narciso

Al crecer Narciso sólo se volvió más hermoso y atractivo. Todos los hombres y las mujeres quedaban enamorados de él, pero este los rechazaba. Entre las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a la diosa Hera, por lo que había sido condenada a repetir las últimas palabras de todo aquello que se le dijera. Tras ser rechazada cruelmente por Narciso, Eco, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz.

Para castigar a Narciso por su engreimiento, la diosa Némesis despertó en el joven una profunda sed. Acercándose a un estanque que estaba cerca de la cueva de Eco, Narciso vio por primera vez su imagen reflejada en el agua.

Tal como había predicho Tiresias, su propia imagen causó su perdición, pues, en una contemplación absorta e incapaz de separarse de su adorada imagen, Narciso acabó cayéndose al agua, donde se ahogó. En el lugar donde murió surgió una flor que lleva su nombre, el Narciso, que crece sobre las aguas, reflejándose en ellas.

narciso-caravaggio

Hoy, el nombre de Narciso pervive en el psicoanálisis, donde el término “narcisismo” alude al exagerado amor que un sujeto siente hacía sí mismo. Se trata de un trastorno de personalidad donde los sujetos tienen un elevado sentido de auto admiración y un aire irrazonable de superioridad, aunque detrás de esta máscara de absoluta confianza propia, estas personas no están seguras de ellas mismas y reaccionan con acritud a la más mínima crítica.

Según los psiquiatras, los narcisistas son sujetos que se creen personas dignas de admiración y únicas, y que utilizan a los demás como mero objeto para satisfacer sus deseos y reforzar su autoestima. Y si buen son animosos, optimistas y decididos, carecen totalmente de empatía. A menudo piensan que son objeto permanente de endivia y suelen emplear la racionalización como mecanismo principal de defensa.
64259792-carácter-del-hombre-narcisista-se-ve-en-el-espejo-vector-ilustración-de-dibujos-animados-plana

El psiquiatra norteamericano Robert C. Cloninger señala que, en las dimensiones de su temperamento, las personas narcisistas, además de estar exageradamente pendientes de sí mismas, presentan una alta búsqueda de sensaciones o novedades, una alta evitación de daño y una alta dependencia de recompensa. Y, a pesar de su aparente apariencia de confianza, pueden sentirse inseguras y tener miedo de no ser aceptados o de perder su posición de poder. También suelen tener dificultades para establecer relaciones íntimas, debido a su necesidad constante de atención y su falta de empatía.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios