El mito más grande del rock: ¿Murió Paul McCartney y fue reemplazado por un doble?

Una leyenda urbana afirma que el bajista y cantante de los Beatles murió en un accidente automovilístico en 1966, siendo reemplazado por un doble.

Guía de: Mitos y Enigmas

Una de las leyendas más famosas en la historia de la música popular del siglo XX asegura que James Paul McCartney, compositor, cantante y bajista de The Beatles, conocido cariñosamente como Macca, falleció en realidad en un accidente automovilístico el día 9 de noviembre de 1966 y que fue reemplazado por un tipo casi idéntico a él, un ciudadano canadiense llamado William Campbell (aunque también otros lo llaman Billy Shears).

El mito urbano asegura que el miércoles 9 de noviembre de 1966, durante las grabaciones previas a las pistas del futuro álbum “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, McCartney salió bastante irritado de los Abbey Road Studios tras una discusión con John Lennon, y se marchó en su automóvil Austin Healey, en el que sufriría el supuesto accidente. Horas más tarde, los otros tres Beatles abandonaron los estudios, pero al salir fueron detenidos por una furgoneta negra conducida por agentes del MI6 (el servicio secreto británico), quienes les informaron que Paul McCartney había sufrido un accidente. John, Ringo y George fueron obligados a abordar la furgoneta y, al llegar a la escena del accidente, se les pidió que confirmaran si el muerto era McCartney; con gran estupefacción y dolor, así lo hicieron.

Con Paul ya muerto, el MI6 (con la supuesta complicidad de John, George y Ringo, quienes habrían sido amenazados por la inteligencia británica para ocultar el secreto), se encargó de sustituirlo por un sosias, un joven llamado William Campbell (o Billy Shears), debido a los enormes ingresos que generaba el grupo de Liverpool y para evitar una probable ola de suicidios de sus fans alrededor de todo el mundo.

Paul y Faul

 

Pero ¿De dónde había salido este tal William Campbell o Billy Shears? Campbell, supuestamente, el mismo año 1966 había ganado un concurso de dobles de Paul McCartney en su país de origen. Su parecido con el músico de Liverpool, por cierto, era notable y además tenía conocimientos musicales, aunque habían ciertas cosas que debía mejorar para completar el parecido total, como aprender a tocar el bajo con la mano izquierda (William era diestro y Paul zurdo) y hacerse unos pequeños retoques con cirugía estética.

Paul y Faul II

 

Los rumores acerca de la muerte de McCartney comenzaron en propiedad en octubre de 1969, cuando un estudiante de la universidad del Este de Michigan llamó a Russ Gibb, disc jockey de una emisora norteamericana, y anunció que Paul McCartney habría muerto. Este estudiante sugirió a Russ Gibb que reprodujese el tema “Revolution 9” en sentido inverso en la parte de la frase “number 9” y, al hacerlo, Russ Gibb creyó escuchar la frase «Turn me on, dead man» (“devuélveme al hombre muerto” o “Enciéndeme, hombre muerto”). Días después el periódico Michigan Daily publicó el artículo «McCartney está muerto: Nuevas pruebas salen a la luz», escrito por Fred LaBour y John Gray, también estudiantes de la Universidad de Míchigan, que analizaron las portadas originales de varios discos de Los Beatles a partir de 1967 y en los cuales habrían mensajes ocultos en cuanto a que “algo” le había ocurrido a Paul. Posteriormente Ruby Yonge, un disc jockey nocturno de la radio emisora de Nueva York, comentó la leyenda de la «muerte oculta» de McCartney en la transmisión del 21 de octubre de 1969, siendo despedido y su emisión suspendida. Pero ya se había echado a correr la bola. Muy pronto los medios estadounidenses e internacionales publicaron la historia y surgieron diversas hipótesis conspirativas para explicar la muerte de Paul y su reemplazo por un doble. Por ese entonces, la revista estadounidense LIFE publicó una entrevista con el mismo músico, en la que McCartney desmintió las pruebas habidas hasta esa fecha. Sin embargo, no pocos fans creyeron la versión de la muerte del músico y comenzaron a llamar a su supuesto reemplazante como “Faul” McCartney.

Los mensajes ocultos en los discos de The Beatles

Los mensajes ocultos en los discos de los Beatles, según algunos, son una de las pruebas más palpables sobre la verdad de la muerte de Paul McCartney. La portada del famoso disco “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, lanzado en 1967, para muchos investigadores hace referencia al entierro de McCartney.

sgt_pepper_cover

 

Las flores amarillas ubicadas en la parte posterior de la portada simulan ser un bajo volteado hacia la izquierda (tal como lo usaba Paul) con sólo tres cuerdas, una por cada Beatle vivo. Además, estas flores están colocadas de forma que parece que estuviera escrito el nombre, Paul, seguido de un signo de interrogación. Por otra parte, encima de la cabeza de Paul McCartney encontramos una mano de uno de los numerosos personajes, y la mano sobre la cabeza significa la muerte en varias sociedades del lejano oriente. Otra posible pista es el instrumento que sujeta el beatle: mientras el resto tiene instrumentos dorados, McCartney sostiene uno negro. La pista más elaborada sería la que está escrita en la mitad del bombo, donde se puede leer el texto “I ONE I X HE DIE”, lo que algunos han traducido como que los dos primeros (I y One) forman el número 11, mientras que el otro I con la X equivale a IX, el 9 en números romanos, sin mencionar que la palabra “He die” significa “Él murió”. Es decir, el texto entero podría traducirse como “El día nueve del mes once, él murió”. En la contraportada del disco, además, Paul luce en un brazo una banda negra con las letras OPD, siglas que en Canadá significan “Officially Pronunced Dead” (“Declarado Oficialmente Muerto”), aunque los Beatles dirían posteriormente que la sigla sólo hacía referencia a “Ontario Police Deparment”.

bajo y flores
Bombo
beatles_sgt_pepper_paul_opp_mbe_george OPD

La famosa portada del disco “Abbey Road”, de 1969, también entregaría varias pistas sobre la muerte de Paul McCartney. El coche Volkswagen que aparece estacionado a la izquierda de la fotografía tiene la matrícula 28IF, una interpretación que para algunos dice que el bajista tendría 28 años “si” (“if” en inglés) no hubiera fallecido (aunque Paul tenía 27 años cuando se lanzó ese disco). Además, arriba de 28IF aparecen las letras LMW, que algunos han querido traducir como “Linda McCartney Widow” (“Linda McCartney viuda”), en relación a la esposa del beatle.

Abbey-road cover

 

La vestimenta de los cuatro Beatles también sería muy reveladora para muchos y representaría una alegoría del entierro de Paul. John Lennon, vestido entero de blanco, representaría al predicador o al ángel que guía al difunto al paraíso; seguido de Ringo Starr que viste de negro, por lo que vendría a ser un doliente o un empleado de una empresa de pompas fúnebres, mientras que el último en la fila es George Harrison, que vestido con su ropa informal de mezclilla representaría al enterrador o sepulturero que echará la tierra sobre el ataúd. Paul es el único que aparece descalzo, con el paso cambiado en relación a sus tres compañeros y sus ojos cerrados. Además, en su mano derecha (algo extraño teniendo en cuenta que McCartney es zurdo) lleva un cigarrillo, apodados casualmente “coffin nails” (“Clavos de ataúd”) en Inglaterra.

28 IF3 Abbey Road

Al fondo de la imagen, también, se ve un auto que se aproxima al grupo, y justamente en dirección a Paul, lo cual haría referencia al accidente de auto. Y en la contraportada al lado del nombre de los Beatles, hay una serie de 8 puntos, lo cuales si son unidos por una línea imaginaria forman el número 3, lo cual indicaría que sólo quedaban 3 Beatles en la banda.

Otras pistas aluden a ciertas letras de las canciones. En la canción “A day in the life” John Lennon canta la frase ”He blew his mind out in a car / he didn´t notice that the lights had changed /a crowd of people stood and stared / they´d seen his face before,…” (“Él se voló la mente en un automóvil / no se dio cuenta que el semáforo habÍa cambiado, / una multitud se quedó allí mirando, /habían visto su cara antes…”), lo que aludiría al supuesto accidente de Paul en 1966, mientras que al final de la canción “Strawberry Fields Forever” se puede escuchar como John Lennon murmuraría la frase «I buried Paul» (“Yo enterré a Paul”), aunque años más tarde John declararía que estaba diciendo en realidad «Cranberry Sauce», mientras otros aseguran que lo que realmente dice es «I’m very bored». Y en la canción “I’m so tired”, si se reproduce al revés, se escucharía supuestamente a John Lennon diciendo: «Paul is dead, I miss him, I miss him» (“Paul está muerto, lo extraño, lo extraño”). En el video “Your Mother Should Know”, por otra parte, puede verse a los Beatles vestidos de blanco para la escena de baile de la canción. Todos llevan un clavel rojo en la solapa, excepto Paul cuyo clavel es negro, lo que para muchos es indicativo de muerte o luto.

Your mother should know

 

Pruebas científicas de la muerte de Paul

En los años 2009-2010 la leyenda de la muerte de Paul McCartney volvió a reavivarse tras la publicación de los estudios antropométricos realizados por los forenses italianos Gabriella Carlesi y Francesco Gavazzeni, quienes concluyeron que las imágenes de los rostros de McCartney en 1966 y 1967 corresponderían a dos personas distintas. Carlesi, de hecho, realizó un análisis computerizado comparando las fotos de Paul y “Faul” y concluyó que no era el mismo hombre, publicando sus revelaciones en un reportaje titulado “¿Quién es ese beatle?” La forense tomó fotografías a escala de ambos perfiles, unas de Paul original de 1966 y otras de “Faul” posterior a dicha fecha del accidente. Y al ver el análisis encontró más de 6% de desproporción en cráneo y mandíbula: la cabeza de Paul era redonda mientras que la de “Faul” era más larga y “apepinada”. Y la mandíbula de Paul era más corta mientras que la de “Faul” más larga y estrecha. Carlesi encontró también una extraña mancha en un extremo del ojo izquierdo de “Faul”, como una cicatriz disimulada. Las narices también eran diferentes. La de Paul era más respingada, mientras que la de “Faul” más caída hacia abajo, lo que éste habría corregido con varias operaciones a la nariz.

Para rematar la existencia de esta teoría, hace poco tiempo trascendió la existencia de un presunto documento gubernamental difundido por WikiLeaks, que confirmaba que Paul McCartney había fallecido el 9 de noviembre de 1966. Ese documento también aseguraba que la idea de poner a un doble había sido una maniobra montada por Scotland Yard, y que tanto John Lennon, George Harrison, Ringo Starr y el manager Brian Epstein habían sido cómplices, pues el grupo ya era tan grande en ese momento que no se podían dar el lujo de cortar su carrera por la muerte de uno de sus más famosos integrantes. Sin embargo, con el correr de los días, Wikileaks desmintió la existencia del supuesto documento.

A casi 50 años de la presunta muerte de Paul McCartney, el mito sigue más vivo que nunca, aunque el propio Macca, tal y como lo sentencia su notable canción “Live And Let Die” (“Vive y deja morir”), una verdadera declaración de principios contra quienes propician la existencia de un complot, parodió los rumores de su propia muerte en su álbum de 1993 llamado “Paul Is Live”. En la portada se le ve cruzando, acompañado de un perro, la misma calle de Abbey Road, sólo que ahora en la placa del Volkswagen en lugar de decir 28 IF, dice 51 IS, recalcando la edad que el músico tenía por entonces.

paul-is-live_portada

 

 

Video subtitulado The Beatles “A day in the Life”:

 

Video subtitulado The Beatles “Strawberry fields forever”:

 

Video de Paul McCartney “live and let die”:

 

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X