Emilio Körner y la profunda reforma que vivió el Ejército de Chile en el siglo XIX: La gran influencia alemana

El oficial alemán Emilio Körner lideró a fines del siglo XIX una completa reorganización del Ejército chileno de acuerdo a la doctrina militar prusiana.

Guía de: Mitos y Enigmas

Pese a vencer inapelablemente a Perú y Bolivia en la Guerra del Pacífico (1879-1884), conflicto armado que le significó a nuestro país adquirir los ricos territorios salitreros del norte y convertirse en la nación más poderosa de la costa oeste de América del sur, el gobierno chileno de la época hizo una fuerte autocrítica y decidió afianzar su poderío bélico y profesionalizar el Ejército, para no repetir algunos errores que se habían producido en esa conflagración, como la indisciplina de la tropa, la falta de profesionalismo de algunos oficiales, la resistencia del alto mando frente a la autoridad política y la improvisación general con que se había abordado algunas operaciones de la guerra.

Soldados chilenosguerra delpacífico

El gobierno del presidente Domingo Santa María, para esos efectos, optó entonces por replicar el modelo militar prusiano, que acababa de vencer a Francia y su tradición militar napoleónica en la guerra franco-prusiana de 1870. Con esta victoria, que posibilitó la unión de los estados germanos independientes en una sola nación y el comienzo del Segundo Imperio o Reich alemán, Prusia se había convertido en el nuevo paradigma de los ejércitos occidentales.

Guerra-Franco-Prusiana

Esta reforma militar comenzó en propiedad en 1885 cuando el gobierno chileno contrató en Europa a un destacado oficial prusiano para organizar y dirigir todo el proceso. Se trataba del capitán Emil Körner Henze, nacido en Sajonia en 1846 y quien había tenido una destacada actuación en la guerra franco-prusiana. Körner, además, había estudiado en la Academia de Guerra de Prusia en la misma promoción que Paul Von Hindenburg (futuro héroe de la Primera Guerra Mundial y presidente de Alemania) y Jakob Meckel (reformador del Ejército imperial japonés).

A poco de llegar a nuestro país, Emil Körner, quien sería conocido a partir de ese momento como Emilio Körner, haría un descarnado análisis del estado del ejército chileno, explicando que “el ejército, lejos de ser una mezcla de todas las clases de la sociedad, se componía de las personas que no tenían capacidad o vocación para otra ocupación…era corriente la bebida y el juego, además del vicio de la ‘camaradería’ –convivencia con mujeres sin mediar matrimonio…y la corrupción habría sido total sino hubiesen existido castigos en la forma más brutal, con bastón –hasta 200 golpes- y grillos”.

Sin embargo, pese a ello, Körner aseguró que los chilenos eran combatientes natos, comentando que “los chilenos nacen soldados, los reclutas aprenden en un mes lo que los conscriptos europeos en un año”.

El oficial prusiano Emilio Körner Henze.

El oficial prusiano Emilio Körner Henze.

La “prusianización” encabezada por Emilio Körner contempló el viaje de oficiales chilenos a Europa a estudiar el modelo del ejército prusiano, la incorporación de oficiales alemanes a distintas unidades del ejército nacional para mejorar la instrucción y como profesores de la Escuela Militar. Asimismo, se crearon otras instituciones de instrucción militar como la Escuela de Suboficiales y la Academia de Guerra, institución de la cual Emilio Körner fue uno de sus fundadores, siendo nombrado en 1887 profesor de los ramos de Historia Militar y Estrategia, el mismo año en que escribió junto al Mayor Jorge Boonen Rivera su “Estudio sobre Historia Militar”, el primer manual militar de Chile.

La doctrina prusiana de Körner encontraría cierta resistencia entre algunos militares chilenos, que se habían especializado en Francia y eran partidarios de mantener el modelo militar galo. Estos oficiales criticaron acervamente las enseñanzas de Körner en la Escuela Militar y la recién formada Academia de Guerra, pero esta pugna sería resuelta para siempre en la Guerra Civil de 1891, cuando la oficialidad de mentalidad militar francesa asumió el liderazgo del ejército de línea que respaldó al Presidente José Manuel Balmaceda, mientras que la línea prusiana, liderada por Emilio Körner y Estanislao del Canto, se sumó al bando rebelde o parlamentario, asumiendo la formación y mando del ejército congresista. Siguiendo la doctrina y las instrucciones militares de Körner, el bando congresista, contando con sólo un cuarto de las fuerzas con que contaban las fuerzas gobiernistas, triunfó en las batallas de Concón y Placilla, confirmando las doctrinas prusianas en el ejército chileno.

Emilio Körner y el Estado Mayor del Ejército Congresista, vencedor de la Guerra Civil de 1891.

Emilio Körner y el Estado Mayor del Ejército Congresista, vencedor de la Guerra Civil de 1891.

Körner, encumbrado a General de la República y Jefe del Estado Mayor, lideró una auténtica refundación del Ejército chileno, con una reestructuración orgánica que tomaría más de 20 años. En 1900, Chile fue el primer país de América del Sur en introducir el servicio militar obligatorio, ampliando notablemente su número de efectivos, mientras se profesionalizaba totalmente el alto mando militar, que tradicionalmente había salido de los altos sectores sociales, para dar paso a oficiales provenientes de los sectores medios. Todo esto dio paso a un nuevo Ejército, más moderno y profesional. El húngaro Ferenc Fischer, autor del libro “El modelo militar prusiano y las Fuerzas Armadas de Chile: 1885-1945″, llegó a decir que “los soldados chilenos eran sorprendentemente parecidos a los prusianos”.

Korner y el ejército chileno

Tras la reforma de la Ley sobre Reclutas y Reemplazos (Servicio Militar Obligatorio), cuya promulgación se llevó a efecto el 5 de septiembre de 1900, el General Körner, tras viajar a Europa presidiendo una comisión militar chilena, fue nombrado Jefe del Estado Mayor General e Inspector General del Ejército. Con su gran inquietud profesional, el mismo Körner sería el que propuso una organización del Ejército en tres Brigadas combinadas y quien estudió un nuevo modelo de artillería para renovar el material obsoleto, adquiriendo en Alemania las nuevas piezas de artillería que serían distribuidas en los Regimientos del arma.

Emil_Körner

El 19 de abril de 1910, seis meses antes de cumplir 64 años de edad, se le concedió al general Emilio Körner el retiro absoluto de las filas activas del Ejército chileno. Ese mismo año se embarcó de regreso a su Alemania natal, acompañado de su esposa y sus cuatro hijos, falleciendo 10 años más tarde, el 25 de marzo de 1920. Ese día los estandartes de las unidades del Ejército chileno, reorganizado por Körner, se inclinaron en señal de respetuoso duelo.

En 1924 los restos del general Emilio Körner llegarían a Valparaíso en el vapor “Alkmaar” para ser depositados, tal como él lo pidiera expresamente en vida, en tierra chilena, su segunda patria. El féretro, cubierto por la bandera nacional y la antigua enseña del Imperio alemán, se trasladó a la Escuela Militar de la calle Blanco Encalada para recibir los honores correspondientes.
Placa agredecimiento Korner

Los nuevos oficiales del Ejército formados bajo la doctrina militar prusiana propugnada por Emilio Körner llevarían al Ejército a tomar un rol activo en la crisis política de los años veinte, bajo el liderazgo del Coronel Carlos Ibáñez del Campo, quien asumió la presidencia de la República entre 1927 y 1931.

Juramento de Oficiales del Regimiento "Exploradores", en Antofagasta en 1921. Todos usan el tradicional Pickelhaube o  casco prusiano.

Juramento de Oficiales del Regimiento “Exploradores”, en Antofagasta en 1921. Todos usan el tradicional Pickelhaube o casco prusiano.

Tras la Segunda Guerra Mundial y hasta 1974, el Ejército chileno experimentaría una segunda modernización, requerida para la nueva guerra moderna, aunque esta vez bajo el alero e influencia de los Estados Unidos.

Sin embargo, hasta hoy, persiste en el Ejército chileno un importante legado de la escuela militar prusiana, partiendo por sus austeros y rígidos valores y principios fundacionales que se mantienen vigentes hasta el día de hoy: un elevado sentido corporativo, el aprendizaje y observancia de tradicionales códigos militares y una sólida formación basada en el honor militar y las destrezas profesionales.

Ejército chileno prusia

 

A esto se le deben agregar otros rasgos más notorios a simple vista, como el uso del pickelhaube o casco prusiano con punta y el casco stahlhelm alemán en algunas ceremonias militares, así como el uso del paso de la oca o paso regular entre los soldados, tradición heredada de Prusia que consiste en una forma de marchar en un desfile con las piernas estiradas entre 45 y 90 grados, golpeando el suelo con la planta de las botas.

Efectivos_del_Ejército_de_Chile_-_Parada_Militar_2015

 

Curiosamente, durante una de las últimas Paradas Militares que se realizaron durante el 19 de septiembre en el Parque O’Higgins de Santiago, para celebrar las glorias del Ejército chileno, el medio de comunicación ruso RT publicó un artículo en el que comparaba los desfiles de los militares chilenos con los realizados por el ejército de la Werhmacht en Alemania durante la época nazi.

“El ejército chileno está decidido a mantener vivas sus tradiciones germánicas…Vestidos de gris oscuro, con los icónicos cascos de Stahlhelme sobre sus cabezas, los soldados de Chile tienen un parecido más que pasable con la Wehrmacht de la Segunda Guerra Mundial. Las coloridas bandas y las espadas ceremoniales parecen sacadas directamente desde un libro de historia”, indicó la información publicada por RT.

parada-militar

El mismo medio agregó que “esto no es casualidad… A fines del siglo XIX los chilenos enviaron a un grupo de oficiales prusianos para poner en forma a su ejército, y cuando el capitán prusiano Emil Körner se retiró como Comandante General de las Fuerzas Armadas de Chile en 1910, la destreza marcial del país era inigualable en América del Sur… Si bien el Ejército de Chile no ha peleado en los últimos años, eso no ha detenido a Chile a la hora de seguir aferrándose a su tradición militar prusiana”.

 

chile ejército emblemas

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios