Hijo de Pablo Escobar sorprende con confesión sobre la relación entre su papá y la CIA

En dos libros autobiográficos Juan Pablo Escobar hace increíbles revelaciones sobre el narcotraficante más famoso de la historia.

Guía de: Mitos y Enigmas

El arquitecto y diseñador industrial Juan Pablo Escobar nació en 1977 del matrimonio conformado por Victoria Eugenia Henao Vallejo y Pablo Escobar Gaviria, el mítico narcotraficante colombiano que se convertiría en el “Zar de la droga” al fundar el Cartel de Medellín. A los 15 años de edad, mientras su progenitor vivía escondido en casas de seguridad, pues era intensamente buscado por los gobiernos de Colombia y Estados Unidos, debió escapar junto a su madre y su hermana Manuela al extranjero.

Pablo Escobar junto a su hijo Juan Pablo.

Pablo Escobar junto a su hijo Juan Pablo.

Tras la muerte de Pablo Escobar en un barrio de Medellín en diciembre de 1993, y luego de negociar sus vidas con el cartel de Cali a cambio de entregar todo el dinero que tenían, la familia Escobar se instaló en Argentina, donde sus integrantes cambiaron sus nombres y apellidos para evitar el estigma de tener el apellido Escobar. Así, Victoria pasó a llamarse María Isabel Santos Caballero, Juan Pablo se llamó Juan Sebastián Marroquín Santos y su hermana Manuela se llamó Juana Manuela Marroquín Santos, identidades que sólo fueron recientemente reveladas por su propia voluntad.

Juan Pablo Escobar, de actuales 39 años y quien actualmente sigue viviendo en Argentina junto a su esposa y su hijo, no ha eludido el tormentoso pasado de su familia. En el año 2009 participó en el documental biográfico “Pecados de mi padre”, donde pedía perdón a las familias víctimas de la violencia del narcotráfico. También lanzó dos libros: “Mi padre”, donde describió sin filtros la brutalidad de los asesinatos ordenados por su progenitor, y un reciente volumen autobiográfico, escrito en primera persona, llamado “Pablo Escobar in fraganti: Lo que mi padre nunca me contó”, donde hace desconocidas revelaciones sobre “El Patrón”, como que éste había trabajado en connivencia con la CIA para mantener a raya al comunismo en Centroamérica.

Pablo-Escobar-primaria-549x366

 

En la primera parte de su nuevo libro, Juan Pablo Escobar describe a su padre con admiración, pero no por su actividad de narcotraficante – que asegura detestar-, sino que por su rol de devoto progenitor. “Mi padre siempre estaba presente. Era muy distinto que en su actividad, se las arreglaba para estar presente en el hogar y no importaba si estaba en la clandestinidad o no. Siempre estaba presente. Desde todos los lugares, se las arreglaba para hacerte sentir que estaba cuidándote y atento”.

Agrega que: “Yo admiro a Pablo, mi papá, el que me educó. No a Escobar, el mafioso. Recuerdo que cuando yo tenía ocho años de edad me puso todas las drogas disponibles sobre la mesa y me explicó sus efectos, sus consecuencias y sus efectos adversos sobre la salud. Me reconoció que las había probado en su totalidad, a excepción de la heroína. Me dijo que si algún día las quería probar, prefería que lo hiciera con él. Ese día me legalizó las drogas y ese día perdí la curiosidad por ellas de manera definitiva. En esa charla también me dijo “Valiente es el que no las consume” y esa es una frase que siempre hay que recordar. Si esa frase funcionó conmigo, que estaba rodeado las 24 horas de drogas, espero hoy que también funcione con mi hijo. Como debería de funcionar también con miles de niños”.

Una de las fotografías favoritas de Pablo Escobar Gaviria, donde aparece junto a su hijo Juan Pablo en las afueras de la Casa Blanca, en Washington, Estados Unidos.

Una de las fotografías favoritas de Pablo Escobar Gaviria, donde aparece junto a su hijo Juan Pablo en las afueras de la Casa Blanca, en Washington, Estados Unidos.

Con respecto a los últimos días de vida de su padre, Juan Pablo asegura que “las últimas 72 horas de mi padre me impactaron mucho. En esa etapa de su vida perdió todos los estribos. Él perdió su amor por él mismo. Venía de haber arrasado media Colombia con su violencia y él mismo levantó el teléfono para que su llamada fuera identificada y lo encontraran. Mi padre puede parecer un loco por las cosas que hizo. Sin embargo, era totalmente consciente de lo que hacía. Su mayor acto de amor fue quitarse la vida cuando se sintió rodeado por sus perseguidores, para darnos la libertad a nosotros”.

Diciembre de 1993. Miembros de un escuadrón de élite de la policía colombiana, junto al cadáver del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

Diciembre de 1993. Miembros de un escuadrón de élite de la policía colombiana, junto al cadáver del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

Respecto de la muerte de su padre, Juan Pablo Escobar asegura “manejar la versión real” de lo ocurrido, la que, según afirma, difiere de la versión entregada por los gobiernos de Estados Unidos y de Colombia. “Si le preguntas a los norteamericanos, ellos fueron los que, supuestamente, lo mataron y, si le preguntas a los colombianos, fueron las autoridades colombianas. La realidad que yo conozco es que no fueron ninguno de los dos gobiernos. Según la versión que yo manejo fue un grupo de mafiosos, los Pepes, que tenían la ayuda de las autoridades estadounidenses y colombianas, aunque estas dos últimas no participaron en el operativo en el que mi padre decidió finalmente quitarse la vida”.

Pablo Escobar y la CIA

Juan Pablo Escobar hizo algunas sorprendentes revelaciones en su nuevo libro, como que su padre trabajó para la CIA vendiendo cocaína para financiar la lucha contra el comunismo en Centroamérica. “Allí hay nombres como George Bush padre y tantos más. Es un libro que revela la trama de corrupción que permitió que mi padre fuera un hombre tan poderoso. Esencialmente y para resumir, revela como mi padre trabajó con la CIA para, a través del narcotráfico, financiar la lucha anticomunista norteamericana en Centroamérica. También hablo de una de las rutas más exitosas del narcotráfico que tuvo mi padre, que funcionó durante tres años y en las que envió más de 90 mil kilos de cocaína a los Estados Unidos, a un promedio de 800 kilos por semana, de manera ininterrumpida, entre el aeropuerto internacional de Medellín y el de Miami. Por supuesto, todo con la connivencia de las autoridades migratorias y antidrogas de los mismos aeropuertos. Revela una trama de corrupción de la que nunca se ha hablado, no para restar importancia a los crímenes cometidos por mi padre, pero sí para poner sobre la mesa que un hombre tan poderoso nunca pudo haber logrado solo semejantes cosas. Esa ruta del tren nunca fue descubierta. Hoy estamos hablando de ella, pero tal vez sigue funcionando. Entonces, claramente la corrupción sigue a la orden del día, aún después de dos décadas del fallecimiento de Pablo Escobar”.

pablo-escobar-the-life-and-death-of-one-of-the-biggest-cocaine-kingpins-in-history

 

Juan Pablo Escobar opina que “el negocio del narcotráfico sigue triunfando y reinando porque gracias al prohibicionismo es que se garantiza esa enorme rentabilidad para financiar esa corrupción, esa venta de armas. En un mundo como el de hoy, con el terrorismo que se está viviendo, con los controles que hay a los pasajeros, a las personas y a los contenedores es imposible que nadie vea entrar la droga y nadie vea salir las armas. Evidentemente, la están dejando pasar. El negocio del narcotráfico es muy diferente a lo que soñamos. Lo que hacía la CIA era comprar los controles para que entrase la droga a su país y obtener un maravilloso negocio. Mi padre fue un engranaje de un gran negocio del narcotráfico universal. Cuando ya no les sirvió, lo mandaron a matar”.

¿A dónde fue a parar el dinero de Pablo Escobar?

Se estima que Pablo Escobar Gaviria llegó a amasar en vida una fortuna estimada entre los 9 mil y los 15 mil millones de dólares. ¿Qué sucedió con ese dinero? Su hijo dice que intentó responder esa pregunta en su nuevo libro en el capítulo titulado “¿Dónde está la plata?”. “Quise hacer ese capítulo porque es una respuesta que amerita muchísimo nivel de detalle y ahí está claramente detallado dónde, cómo y quién se quedó con ese dinero. La gente piensa que mi padre sólo juntaba dinero, pero él gastaba mucho, a veces más de lo que le entraba. Y en el narcotráfico hoy eres rico y mañana eres súper pobre, y debes todo. Es una ruleta, es un casino. Hoy eres el ganador y le ganaste a la casa, pero la casa siempre gana. A la larga, los mafiosos terminan perdiendo y no poquito, sino millones y millones en una sola jugada que les sale mal. Y así le pasó a mi padre. La guerra, la corrupción y la violencia: nadie las hizo por amor a Pablo Escobar si no por amor al dinero de Pablo Escobar. Esa experiencia de ser millonario por esa vía de la ilicitud, ya la tuve por cuenta de mi padre, y nos trajo unas consecuencias que a día de hoy, a 23 años de su muerte, seguimos pagando. Aprendí la lección de vida, lo tuve todo y fui dueño de nada; mientras más dinero teníamos, menos libertad teníamos y más pobres vivíamos”.

Pablo Escobar junto a su esposa Victoria.

Pablo Escobar junto a su esposa Victoria.

Tras la muerte de Pablo Escobar Gaviria las cosas no se tranquilizaron para su familia, pues su hijo Juan Pablo y su esposa Victoria tuvieron que negociar con los carteles rivales para no ser asesinados, ya que todos los miembros de la familia Escobar estaban sentenciados a muerte. “Les pedimos que nos dejaran vivir. Yo fui con mi madre a esas reuniones. Nos exigieron que entregáramos la totalidad de los bienes como parte del botín de guerra. Ellos sabían todo lo que tenía mi padre. La consigna era simple: si esconden una sola moneda les matamos. Así salvamos nuestra vida. Volvimos a ser nadie. Eso me hizo un hombre libre, si no habría enloquecido con el dinero. Me tocó empezar de cero”.

El sucesor de Pablo Escobar

Juan Pablo Escobar recuerda que uno de los momentos más duros de su vida fue cuando, en diciembre de 1993, se enteró de la muerte de su padre. “Una periodista me informó que estaba muerto, pero nunca me dijo que me estaba grabando. Yo reaccioné violentamente y por eso salieron al aire las palabras que todos conocen (“Voy a matar a todos esos hijos de puta, ¡yo los mato!”). Eso me sirvió para aprender que todo lo que dices tiene una consecuencia, genera un efecto y transforma tu realidad. Esos cinco segundos de amenazas me obligaron a vivir un exilio que todavía persiste. Pocos recuerdan que diez minutos después llamé a los medios para jurar que nunca vengaría la muerte de mi padre”.

JP Escobar II

 

Juan Pablo Escobar explica que, tras la muerte del “Zar de la droga”, todos esperaban que se convirtiera en su sucesor, en una suerte de “Pablo Escobar 2.0″. “Era el camino más fácil para mí, ese era el que estaba marcado para mí. Pero yo nunca apoyé la violencia”.

Pablo Escobar y la serie “Narcos”

La serie de televisión “Narcos”, que narra con brutal realismo los últimos meses de vida de Pablo Escobar, tiene millones de seguidores alrededor del mundo. Juan Pablo Escobar también la vio, pero aseguró que la encontró decepcionante por los yerros argumentales que contenía. “Está llena de errores. Para empezar: yo no era un niño. En la serie parezco Benjamin Button, cada vez soy más chiquito, aparento ocho años. Yo tenía 16 años cuando murió mi padre. Y me enteraba de todo. Él siempre me contó que era un bandido, un narco. Veíamos la televisión y no le temblaba la voz al decirme: “Esa bomba la puse yo”. Y discutíamos”.

Narcos_serie

 

Escobar hijo agrega que “llegué a contabilizar 28 errores graves del guión de “Narcos”, en los que se incluye el club de fútbol de los amores de mi padre. Él no era seguidor del Nacional, sino del Independiente de Medellín. Y nunca compró ningún club. Él decía que no le interesaban los negocios lícitos porque con ellos no se ganaba plata. Uno de los momentos cumbres de la serie es cuando él, cuando ya está siendo perseguido, enciende una fogata con billetes para darnos calor porque nosotros sentíamos frío, pero mi padre nunca quemó plata para calentarnos. Yo alguna vez en el documental que hice conté que pasamos hambre mientras estábamos rodeados de millones de dólares. Y es verdad. Una vez estábamos rodeados por la policía y nos quedamos sin víveres durante una semana. Ahí dije que para lo único que servía el dinero es para tirarlo a la chimenea. Pero nunca llegamos a hacerlo. Es imposible cuidar la imagen de mi padre. Yo soy el más duro con él. Pero no mintamos. Mi padre mató a unas 3 mil personas. A la historia real le sobra violencia, explosiones, terror, y no es necesario que unos guionistas creativos se pongan a adornarla con mentiras”.

Pablo Escobar-03

 

Juan Pablo Escobar asegura en todo caso que no se escandalizó con la imagen de dureza que su padre suele exhibir en la pantalla grande y chica, ya que, en su opinión, Pablo Escobar era todavía más duro e implacable. “Mi padre era mucho más cruel de lo que se refleja en la serie “Narcos”. Sometió a un país con el terror. Hay que tratar esta historia con responsabilidad. Hay miles de víctimas y un país detrás que merece respeto. Están inculcando una cultura en la que parece que ser narcotraficante es cool. Me están escribiendo jóvenes de todo el mundo que me dicen que quieren ser narcos y me piden ayuda. Me escriben como si yo vendiera tickets para ingresar a ese mundo”.

pablo-escobar-mansion-tesoro-Noticia-734111

 

Juan Pablo, en este punto, es categórico y asegura que, desde ningún punto de vista, Pablo Escobar Gaviria es un modelo a seguir. “En muchas serias de televisión se lo describe con admiración y eso yo no lo comparto. No es verdad que un narco tiene riquezas, chicas y poder. Cuando más poder tenía mi padre, de manera más pobre vivía. Si alguien lee mis libros o ve mi documental y le quedan ganas de ser Pablo Escobar, entonces yo hice un pésimo trabajo, porque no pude comunicar lo que verdaderamente esta historia nos enseñó. No tengo ninguna duda que estas series de televisión hacen apología de la vida criminal. Me doy cuenta por las redes sociales que chicos que tienen miles de oportunidades eligen convertirse en Pablo Escobar: se disfrazan, se peinan, hablan y se visten como él porque esta serie les ha instalado eso: la cultura de que ser gángster está bueno, que te da poder y reconocimiento, chicas lindas, autos lujosos, propiedades, pero esa es la parte más corta de la historia y no es todo. Hacen ochenta capítulos con esa partecita y todos piensan que así es la vida del narco, pero yo todavía no conozco a ningún narco jubilado”.

Juan Pablo Escobar en la actualidad.

Juan Pablo Escobar en la actualidad.

Juan Pablo Escobar concluye que si su padre todavía estuviera vivo, “me apoyaría en todo lo que estoy haciendo y sabría que soy consecuente con todo lo que le dije en vida. Estaría feliz de verme donde estoy y haciendo todo lo que hago. Hoy a mi hijo de 4 años le estoy contando quién fue su abuelo, porque mi compromiso como padre es que él ame a su abuelo. Hoy él lo ve en la tele y el niño se acerca y le da un beso a la pantalla. Lo único que le diría a mi padre es que lo amo porque no me quedaron asuntos pendientes con él. Todo se lo dije de frente y en vida”.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X