Kryptos: La escultura de bronce de la CIA que esconde un enigmático mensaje que aún nadie puede revelar

Esta misteriosa pieza de arte criptográfico tiene tallados 865 caracteres.

Guía de: Mitos y Enigmas

En 1988, la famosa y temida CIA -la principal agencia de seguridad del gobierno de los Estados Unidos- le encargó al artista Jim Sanborn que esculpiese una obra de arte de bronce para instalar en el exterior de las oficinas de los campus de entrenamiento que la Agencia Central de Inteligencia americana tiene en Langley, Virginia.

Kryptos escultura bronce CIA

Pero la obra que esculpió Sanborn, y que fue inaugurada en 1990, no era una obra cualquiera de arte, sino que una pieza criptográfico de bronce de cuatro metros de altura que iba a desafiar las habilidades de los mejores criptógrafos y analistas de código de la época, pues la estatua tenía tallados 865 caracteres con un mensaje que aún no ha sido descifrado en su totalidad, con cuatro mensajes codificados compuestos de letras esculpidas directamente en el material. La pieza de arte, por cierto, fue bautizada acertadamente como “Kriptos”, término griego que significa “escondido”.

Kryptos escultura bronce CIA

En 1998, casi 10 años después de la instalación de la pieza, David Stein, un analista de la CIA, tras pasar más de 400 horas sólo con un lápiz y un papel, descubrió 3 de los 4 mensajes codificados, aunque en esa oportunidad sus empleadores no le permitieron hacer pública la noticia y sólo se enteraron sus compañeros de trabajo más cercanos. Stein recordaría que “fue un momento de claridad en donde todas mis dudas sobre los distintos caminos a seguir para resolver el problema, desaparecieron…Traté de contener mi emoción al presenciar el milagro de letras que se formó poco a poco, una palabra tras otra”.

Kryptos escultura bronce CIA

David Stein, el analista de la CIA que logró descifrar en 1998 tres de los cuatro mensajes ocultos de la escultura “Kriptos”.

Sólo un año más tarde David Stein relataría cómo descifró el código oculto de “Kriptos” en un artículo publicado por la misma CIA en su revista institucional. Sin embargo, nunca tuvo difusión plena hasta que en junio de 2013 en National Security Archive dio a conocer la publicación.

Según Stein, la primera parte de la escultura “Kriptos”, que usaba un código de sustitución polialfabética utilizando 10 diferentes modos alfabéticos, formaban una frase de la inspiración poética del mismo artista Jim Sanborn, que decía: “Between subtle shading and the absence of light lies the nuance of iqlusion [sic]” (“Entre la sutil sombra y la ausencia de luz se encuentra el matiz de la ilusión”, donde ‘iqlusion’ contiene una falta ortográfica intencional.)

Kryptos escultura bronce CIA

La segunda parte del mensaje de “Kriptos”, en tanto, utilizaba un código de sustitución polialfabética periódica de ocho alfabetos, que al descifrarse querían decir algo como esto: “It was totally invisible. How’s that possible? They used the Earth’s magnetic field. x The information was gathered and transmitted underground to an unknown location. x Does Langley know about this? They should: It’s buried out there somewhere. x Who knows the exact location? Only WW. This was his last message. x Thirty-eight degrees fifty-seven minutes six point five seconds north, seventy-seven degrees eight minutes forty-four seconds west. ID by rows. [Era totalmente invisible. ¿Cómo es posible? Utilizaron el campo magnético de la Tierra. x La información se recabó y transmitió bajo tierra hacia un lugar desconocido. x ¿Sabe Langley de esto? Deberían: Está enterrada en alguna parte. x ¿Quién conoce la localización exacta? Sólo WW. Este fue su último mensaje. x Treinta y ocho grados cincuenta y siete minutos seis punto cinco segundos norte, setenta y siete grados ocho minutos cuarenta y cuatro segundos oeste. ID por filas.]

Kryptos escultura bronce CIA

Los recientes documentos hechos públicos afirman que las letras “WW” del segundo mensaje decodificado de “Kriptos” se refería a William Webster, mientras que las coordenadas indicaban un lugar dentro de las instalaciones de la CIA. El significado de “ID by rows”, en tanto, permanece indeterminado, aunque no se descarta que pudiera tratarse de otro error intencional para confundir a los criptólogos. Por otra parte, la tercera sección del código utiliza una clave de trasposición columnar, que al ser descifrada mostró una paráfrasis del diario del arqueólogo Howard Carter, donde se describe el momento en que este abrió la puerta de la tumba del Rey Tutankamón, el 26 de noviembre de 1922:

“Slowly, desperately slowly, the remains of passage debris that encumbered the lower part of the doorway was removed. With trembling hands I made a tiny breach in the upper left-hand corner. And then, widening the hole a little, I inserted the candle and peered in. The hot air escaping from the chamber caused the flame to flicker, but presently details of the room within emerged from the mist. x Can you see anything? q [Lentamente, con desesperada lentitud, los restos del pasaje que abrumaban aún la parte baja del portal fueron removidos. Con manos trémulas hice una pequeña abertura en la esquina superior derecha. Y luego, ampliando el agujero un poco, inserté una vela y eché una ojeada. El aire caliente escapando de la cámara hizo brillar la flama, pero los detalles internos que presentaba la habitación fueron emergiendo de la bruma. x ¿Puedes ver algo? q]

Kryptos escultura bronce CIA

Actualmente, la cuarta sección del mensaje en la escultura Kryptos permanece en el mayor de los misterios, tal como ha sido desde hace casi tres décadas. Aunque recientes documentos de la CIA que se refieren al proceso de descifrado afirman que “las ideas abundan” sobre el posible patrón de la cuarta sección, los 97 caracteres siguientes que la componen constituyen aún un enigma y “siguen eludiendo la solución.”

Kryptos escultura bronce CIA

Sorprendido de que los analistas todavía no hubieran llegado a la solución luego de tanto tiempo, en el 2010 el artista Jim Sanborn reveló que seis letras (NYPVTT) del código, los caracteres 64 al 69 (NYPVTT), formaban la palabra “BERLIN”, con la esperanza de que esta pista pudiera ayudar a los criptólogos a revelar todo el mensaje oculto en la escultura “Kriptos”. De todos modos, aún cuando esta última parte pudiera ser descifrada, todavía queda por ver qué es exactamente a lo que se refiere el mensaje de la enigmática pieza de arte de bronce: ¿Se trata de un arcano secreto guardado en el subsuelo mismo de las instalaciones de la CIA o se trata en cambio de un elaborado e ingenioso juego mental de la agencia de inteligencia más poderosa y temida del mundo para mantener a sus empleados ocupados?

Kryptos escultura bronce CIA

Por lo pronto, si algún iluminado lector se anima a tratar de resolver el enigma pendiente de la escultura “Kriptos”, el cuarto código que aún no puede ser revelado -cuarto fragmento conocido popularmente como K4- es el siguiente:

OBKR
UOXOGHULBSOLIFBBWFLRVQQPRNGKSSO
TWTQSJQSSEKZZWATJKLUDIAWINFBNYP
VTTMZFPKWGDKZXTJCDIGKUHUAUEKCAR

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X