La ciencia revela el motivo de las dentaduras perfectas de la Antigua Roma

Cuerpos encontrados en las ruinas de Pompeya demostraron que sus habitantes tenían una gran salud bucal.

Guía de: Mitos y Enigmas

El análisis de más de una treintena de cuerpos encontrados en las milenarias ruinas de Pompeya bajo una gruesa capa de cenizas volcánicas, generada por la mítica y destructiva explosión del volcán Vesubio en el año 79 d.C., reveló un sorprendente hecho: los ciudadanos de esa ciudad italiana, que vivían en la época de la Antigua Roma, poseían una dentadura casi perfecta.

Pompeya 2

Estos restos humanos fueron estudiados mediante el uso de scanners de última generación, a través de un exhaustivo análisis mediante TAC (tomografía axial computarizada) realizadas a una treintena de calcos de las víctimas de la erupción de Pompeya en el 79 d.C.

Y a pesar de que es sabido que los romanos (es decir, todos los ciudadanos del imperio que vivían en la península itálica) no usaban cepillos de dientes, dentífricos ni enjuague bucal, las imágenes resultantes de los calcos demostraron que todos los sujetos estudiados exhibían una envidiable salud dental, aunque sólo presentaban un defecto: algunas zonas dentales se encontraban particularmente consumidas, debido probablemente al uso impropio de romper o cortar objetos con la fuerza de las mandíbulas. Hoy, por lo menos, se sabe que los huesos de los antiguos habitantes de aquellas regiones eran débiles a causa del exceso de flúor en las aguas de los manantiales de los que bebían.

Pompeya cuerpos

Massimo Osanna, superintendente de las ruinas Patrimonio de la Humanidad, explicó que las sonrisas impecables que lucían hace casi dos mil años los antiguos habitantes de Pompeya se debían a la particular dieta que llevaban, “balanceada y saludable, similar a la que hoy conocemos como dieta mediterránea”. Según Osanna, el consumo de los temidos azúcares, tan perjudicial y dañino para los dientes, era prácticamente nulo en los tiempos del Imperio Romano, por lo que la presencia de caries en la boca de sus habitantes eran algo realmente excepcional.

Hoy, por lo pronto, se sabe que la dieta de los antiguos pompeyanos, donde se encontraban alimentos básicos como las frutas, cereales, verduras, nueces, aceitunas, lentejas, pescado local y huevos, también estaba sazonada por otros productos menos comunes, como carne y pescado salado procedente de España, erizos, mariscos, flamencos e incluso restos de jirafas africanas.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X