La Firma y cómo refleja los rasgos ocultos de nuestra personalidad: ¿En qué fijarse?

La firma de una persona, según los grafólogos, puede reflejar fielmente nuestra estructura psicológica.

Guía de: Mitos y Enigmas

La Firma, el trazo gráfico manuscrito, personal y a menudo estilizado que representa el nombre y el apellido o el título de quien escribe, tiene la particularidad de que acompaña a una persona en los momentos más importantes de su vida: cuando sacó su primer carnet de identidad, cuando firmó su primer contrato profesional, cuando se casó, cuando cerró a través de un contrato una venta o una compra y cuando, a menudo en la etapa final de su existencia, firmó su testamento.

firmas-falsas

El origen de la llamada Firma o Rúbrica se remonta a la Edad Media, cuando su uso se generalizó especialmente en los monasterios, donde la caligrafía y la criptología eran de casi exclusivo dominio de los escribas y religiosos. Y hoy, pese al avance de las llamadas pruebas de identidad digitales, todavía se utiliza profusamente en documentos como prueba de identidad del autor o remitente, ya sea para fines jurídicos, bancarios, representativos o diplomáticos.

Según los estudiosos de la grafología -técnica que estudia las características psicológicas de las personas a través de la forma y los rasgos de su escritura- la Firma de una persona es un instrumento bastante eficaz para conocer nuestra estructura psicológica y personalidad, sacando a la luz nuestro “yo íntimo” con todos nuestros rasgos dominantes, incluyendo ambiciones, complejos y otros aspectos velados de nuestro carácter.

firmas-famosos

Los grafólogos explican, en primer lugar, que existen tres tipos de firmas: la firma pura o totalmente legible; la firma con inclusión rúbrica que contiene escritura legible y agrega adornos u objetos adicionales; y la rúbrica pura, que a menudo contiene sólo un trazado ilegible. Si la firma es pura o legible, es decir, se puede comprender completamente el nombre de quien escribe, significa que el individuo se muestra a los demás con sinceridad y franqueza, tiene equilibrio y claridad de objetivos, y presenta un comportamiento responsable y una autoestima alta.

Firma del fallecido cantante y músico John Lennon.

Firma del fallecido cantante y músico John Lennon.

Una firma semilegible, donde se entiendan sólo las iniciales o el nombre, pero no el apellido, representa en tanto a personas impacientes y ansiosas, que aspiran a la responsabilidad y se toman un tiempo antes de entregar su confianza. Una firma totalmente ilegible, en cambio, correspondería a personas más bien evasivas y desconfiadas, que tienden a actuar de manera confusa, errática e impredecible en situaciones complejas. Estas personas también pueden adolecer de arrogancia y de resistencia a la autoridad o albergar sentimientos de inferioridad o temor a las responsabilidades; por ello, los especialistas aseguran que si la firma de una persona parece un torbellino, su mente reaccionará en caos ante una situación tensa.

Firma ilegible.

Firma ilegible.

Con respecto a la inclinación axial de la Firma, es decir, hacia qué lado se concentran los elementos de la rúbrica, una firma inclinada a la derecha se asocia a la extroversión, a la seguridad en sí mismo, a la comunicación, el contacto con los demás y los desafíos futuros, mientras que una firma inclinada a la izquierda, por el contrario, representaría introversión, aprehensión familiar y una tendencia a avanzar, pero mirando siempre el pasado. Una firma que está equilibrada para ambos lados, en tanto, indicaría que el sujeto es equilibrado, con la capacidad de adaptarse al medio ambiente según las circunstancias, y es capaz de cumplir compromisos y responsabilidades con templanza y autocontrol.

Los grafólogos aseguran, por otra parte, que una firma inclinada hacia arriba, en sentido vertical, significa ambición, espíritu de éxito y de lucha o auto-exigencia, siendo propia de personas más bien optimistas, con sentimientos de superación y deseos de cambio, aunque una firma demasiado pronunciada hacia arriba puede reflejar demasiada autoexigencia, gran excitabilidad o desmedidas ambiciones personales. Una firma que se orienta hacia abajo, por el contrario, sería propia de individuos algo depresivos e indicaría apatía y resignación. Una firma horizontal, en tanto, reflejaría una personalidad equilibrada, que acepta tanto sus aciertos como sus errores.

firma orientación

Las personas que incluyen en su Firma sus apellidos, según la grafología, serían individuos que tienden a valorarse de forma muy positiva y a dar una gran importancia a la familia, o a la figura materna o paterna. Las personas que sólo firman con el nombre con prescindencia de los apellidos, en tanto, suelen representar con ello el propio mundo personal, íntimo e individual, siendo propio de individuos muy independientes que tal vez no se siente representados con su entorno o núcleo familiar.

firma morrissey

Con respecto a la forma de la Firma, los grafólogos estiman que la predominancia de líneas curvas indicaría emotividad, gustos estéticos, amabilidad y buenos modos, mientras que la presencia mayoritaria de líneas rectas y angulosas sería señal de raciocinio, pragmatismo, orden y disciplina. “El que la firma tenga sólo curvas y nada de ángulos no es positivo, ya que en ese caso la persona se deja llevar sólo por las emociones (curvas) y no toma en cuenta lo racional (ángulos)”, explica Paula Cerda, profesora de Neuroescritura y Perito Calígrafo y Grafológico. Una rúbrica envolvente, en tanto, revelaría una búsqueda de protección y de seguridad, siendo propio de una personalidad que se protege.

Una firma escueta y carente de adornos (como círculos, líneas, puntos o remolinos), según la grafología, indicaría autenticidad y claridad, siendo propio de personas que se aceptan y se muestra tal cual son. Las personas que rodean su firma con un círculo o un óvalo cuando firman tratan, de acuerdo a los entendidos, de arropar su intimidad, aunque también pueden ser indicio de un gesto de inferioridad. Un remolino en la firma indicaría por su parte una búsqueda de autenticidad y originalidad, con nuevas ideas y sensaciones; una línea o subrayado indicaría seguridad y determinación, siendo propia de individuos que buscan concretar sus metas, enfrentando desafíos y nuevas situaciones, mientras que poner un punto final en la firma sería una manera inconsciente de repasar lo hecho y simbolizaría reflexión, prudencia, orden y deseo de perfección, siendo propio de personas meticulosas que se mueven con cautela y prefieren observar el medio, antes de actuar o decir algo.

firma_gaudí
En cuanto a la presión o visado de la letra en los rasgos de la Firma, que se refiere a si una persona carga con mucha fuerza el lápiz al firmar, para los grafólogos una presión medio-alta sería un reflejo de la gran intensidad con la que el individuo demuestra sus instintos, tendencias y necesidades. Un trazo débil o liviano, por el contrario, representaría un temperamento más sutil y adaptable. Para algunos estudiosos, la presión en el trazo de la letra de la firma correspondería a la potencia de la líbido del individuo.

Con respecto al tamaño de la Firma en sí, los expertos creen que a mayor tamaño de la firma, más extrovertida será probablemente la persona, y viceversa. De ese modo, una firma excesivamente grande, con letras de gran tamaño, correspondería a individuos con comportamientos egocentristas, que le gusta darse a notar, aunque también puede asociarse a personas tímidas e inseguras que necesitan mostrarse a los demás. Una firma grande simbolizaría una búsqueda de estatus elevado, siendo propia de personas que tienen un autoconcepto definido y que sólo ante situaciones de confianza están dispuestas a ser naturales. Una firma de tamaño mediano, en tanto, demostraría un sentido de equilibrio de valor y humildad, mientras que una firma pequeña sería propia de individuos que esperan un poco de aprecio de otras personas.

firmas famosos

Ejemplos de firmas famosas.

Los grafólogos estiman que una firma grande y elegante indica que hay rasgos dominantes en nuestro carácter, independientemente de nuestro sexo, lo que se corroboraría con un reciente estudio que concluyó, tras analizar la firma de directores generales de empresas que habían tendido un gran éxito laboral, que aquéllos que tenían una firma más grande tenían también salarios mucho mayores que el resto.

Los grafólogos, finalmente, aseguran que una firma alejada o muy alejada del texto refleja introversión, distanciamiento o irrespeto. Por el contrario, una firma cercana al texto reflejaría extroversión, amabilidad y facilidad para el trato social.

Firma papel

La Firma de una persona es considerada algo único, pues jamás dos individuos compartirán la misma rúbrica o firmarán del mismo modo. Según algunos grafólogos, la Firma es una representación gráfica de uno mismo, que en nuestro cerebro tendría más arraigo incluso que la propia escritura.

Por lo pronto, entre algunos especialistas que estudian la grafología ha surgido una modalidad de la neurociencia llamada neurocoaching, modalidad que asegura que al modificar una firma antigua, imperfecta e ilegible por otra nueva y mejor, una persona puede ir transformando su conducta, lo que se traducirá en positivos cambios en su vida diaria.

DD Signatures

“La rúbrica es la representación gráfica de cada persona, por lo tanto, si una persona firma diferente, su actitud hacia los problemas también será distinta. En la medida en que yo intervengo en el ámbito neuronal, mis decisiones de vida van a cambiar. Cuando yo le digo al cerebro: deja esto, deja la maraña, ese laberinto, y cámbialo a una firma diáfana, el sujeto paulatinamente va a ir acercándose a una claridad cognitiva a todo evento. Este cambio de switch se hace a través del cerebro, con el cambio en elementos de la firma. Cambiar algunos elementos de la firma nos permite desarrollar competencias para ser más funcionales y eficientes en nuestra vida. ¿Qué competencias uno reeduca con la firma? Autorregulación, autodisciplina, perseverancia y voluntad. Esas cuatro actitudes de vida son esenciales. El neurocoaching no habla de éxitos, sino de que el sujeto aborde su vida con estas cuatro actitudes”, asegura la grafóloga y profesora de Neuroescritura Paula Cerda, en una entrevista publicada por radio Bio-Bio.

Firma del escritor norteamericano Charles Bukowski.

Firma del escritor norteamericano Charles Bukowski.

En caso que una persona quiera cambiar su Firma, los especialistas recomiendan en primer lugar adoptar una firma que realmente nos guste y represente. Una firma clara, sencilla y legible, con letra manuscrita y de tamaño mediano, sin encerramientos, retoques y tachaduras que atraviesen por el cuerpo de la firma, y que combine equilibradamente los círculos, las rectas y los ángulos, pues las curvas representan flexibilidad y adaptación, las rectas representan los procesos cognitivos y la simpleza al actuar, mientras que los ángulos representan raciocinio y firmeza.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X