La masacre de Ramree: La mayor e histórica matanza de hombres realizada por animales

En 1945, durante la Segunda guerra Mundial, en Birmania, un grupo de cocodrilos devoró a más de 900 soldados japoneses.

Guía de: Mitos y Enigmas

En enero de 1945 el ejército británico, aliado de los norteamericanos, decidió reconquistar Birmania, aunque para ello primero debía derrotar al ejército imperial de Japón, que controlaba ese territorio desde 1942.

Soldados del Ejército Imperial del Japón.

Soldados del Ejército Imperial del Japón.

Durante la ofensiva inglesa, los británicos pusieron especial atención en capturar las islas de Ramree y Cheduba, ambas consideradas estratégicas para la construcción de bases aéreas. Después de varias semanas de duros combates en la costa, las tropas británicas lograron desembarcar en la isla Ramree y en la noche del 19 de febrero de 1945 obligaron a los más de 900 soldados japoneses de la guarnición a retroceder hacia el interior, a una indeseable zona pantanosa de 16 kilómetros de extensión infestada de cocodrilos. En ese momento comenzó el infierno para los nipones.

masacre ramree 2

 

Los casi mil soldados japoneses se introdujeron en los manglares, pantanos tropicales anegados con agua y barro hasta la cintura, para recorrer una distancia de más de 16 Kms. que los llevaría al punto de encuentro con sus otros camaradas de armas al otro lado de la isla. Eludiendo a los francotiradores ingleses que apenas se asomaban de los matorrales, los japoneses no tuvieron más alternativa que huir a duras penas por los pantanos y lodazales hacia el interior de la isla, para evitar ser hechos prisioneros. Sin embargo, al caer el sol, comenzó la masacre: miles de cocodrilos de agua salada, los reptiles más grandes y agresivos del mundo, de ocho metros de largo y una tonelada de peso, comenzaron a atacar metódicamente a los nipones.

masacre ramree 3

 

Según el relato de algunos sobrevivientes, lo peor ocurrió de noche, cuando los japoneses comenzaron a ser cazados uno por uno por los cocodrilos que, de forma repentina, emergían de las terrosas aguas para atrapar con sus enormes fauces a los hombres que avanzaban a tientas. Lo más aterrador era escuchar los gritos en la oscuridad o cómo los huesos y el cráneo se quebraban por la mordida de estos reptiles, que, tras darse un festín con los soldados del ejército del Imperio del Sol Naciente, desaparecían de la misma forma que habían llegado, en medio de remolinos de sangre, agua y barro.

 

El naturalista y soldado británico Bruce Wright describió así la dantesca escena: “La noche del 19 de febrero de 1945 fue la más terrible que los miembros de los Royal Marines hemos experimentado. Los reiterados disparos de rifle en el negro pantano acompañaban los alaridos de hombres destrozados entre las mandíbulas de enormes reptiles y el sonido de los cocodrilos girando en el agua, realizaban una cacofonía infernal que rara vez fue duplicada en la Tierra. Al amanecer los buitres llegaron para limpiar lo que los cocodrilos habían dejado…de los casi 1.000 soldados japoneses que se internaron en los pantanos de Ramree, sólo 20 fueron hallados con vida”.

 

Uno de los 20 sobrevivientes de la masacre, un joven soldado japonés de 21 años, relataría posteriormente que los cocodrilos no tuvieron piedad de sus compañeros, la mayoría de los cuales se encontraban exhaustos y enfermos. “Las balas nada pudieron hacer por nosotros, hubiera sido mejor morir en manos del enemigo”, relató.

masacre Cocodrilos-

 

Si bien hasta el día de hoy se discute la magnitud de este hecho, y algunos han llegado a afirmar que de los 900 soldados japoneses que se internaron en los pantanos, sólo 400 fueron despedazados por las fauces de los cocodrilos, 20 fueron capturados y otros 500 lograron salir del pantano para seguir combatiendo, el Libro Guiness de los Records tiene al ataque de cocodrilos de la isla de Ramree como “el mayor desastre causado por animales de toda la historia” .

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X