Las enigmáticas últimas palabras de Alejandro Magno que desmembraron su vasto imperio

Alejandro pronunció en su lecho de muerte palabras que crearon una gran confusión.

Guía de: Mitos y Enigmas

El rey Alejandro III de Macedonia (356 AC.- 323 AC.), quien sería conocido por la posteridad como Alejandro Magno o Alejandro el Grande, es considerado el mayor de los íconos culturales, militares y políticos de la Antigüedad, y uno de los conquistadores y estrategas militares más geniales de la historia.

Alejandro-Magno-tapa

Educado desde los 13 años por el célebre filósofo Aristóteles para “pensar como un griego, pero luchar como un bárbaro” y tras sentarse en el trono de Macedonia cuando sólo tenía 20 años después del asesinato de su padre, el rey Filipo II, las primeras medidas de Alejandro se orientaron a hacer realidad el sueño político de su progenitor: imponer su autoridad en toda la Grecia continental y conquistar el imperio de Persia, recuperando todas las ciudades costeras helenas del Asia Menor e islas del mar Egeo que estaban bajo la influencia de los medos o persas.

alejandro_magno_5

De ese modo, valiéndose del talento militar de los viejos generales que habían servido a su padre (Antípatro, Éumenes, Parmenión y Clito “El Negro”), responsables de que Macedonia fuera la principal fuerza militar de Grecia, y de algunos hombres de su propia generación (como Hefestión, Crátero, Seleuco, Pérdica y Lísimica), con un ejército de sólo 40 mil hombres bien adiestrados y mejor motivados por su carismático y joven líder, Alejandro conquistó toda la Hélade griega, Egipto, el Asia central, Anatolia y el llamado Oriente Próximo, sometiendo totalmente al imperio persa. Sus invencibles tropas, que perfeccionaron la letal formación de infantería llamada falange macedonia, incluso traspusieron los exóticos límites de la India, configurando un vasto imperio helenístico que iba desde Grecia hasta el Egipto por el oeste y el río Indo por el este.

alejandro magno

El actor Colin Farrell encarnando a Alejandro Magno.

En su reinado de más de una década, las avasalladoras conquistas de Alejandro Magno darían origen a un fecundo período de fusión e intercambio cultural entre Europa, África y Asia, donde el joven general macedonio llegaría a fundar más de 70 ciudades, 50 de las cuales llevaron su nombre, siendo la ciudad portuaria mediterránea de Alejandría, ubicada en la zona occidental del delta del río Nilo, la más famosa de ellas.

Alejandro-Magno 1

Después de lamentar amargamente la muerte de Hefestión, su amigo de la niñez, estratega de campo de batalla y comandante de caballería, y con quien se le vincularía sentimentalmente, Alejandro Magno, tras una larga noche de celebración en la que bebió abundante vino, fallecería en oscuras circunstancias en el palacio de Nabucodonosor II en Babilonia, un mes antes de cumplir los 33 años, aquejado de una mortal y misteriosa enfermedad que le produjo fiebre alta, escalofríos, vómitos, dolor abdominal, náuseas y cansancio generalizado (hasta el día de hoy se discute si fue envenenado o murió de alguna enfermedad como la pancreatitis aguda, fiebre tifoidea, paludismo o el virus del Nilo).

El gran problema político que generó su repentina muerte fue el siguiente: Alejandro dejó un extenso imperio sin un heredero legítimo, pues aunque se había casado con dos princesas persas de noble cuna, no sabía que su esposa Roxana estaba embarazada de un varón, por lo que en la práctica no tenía ningún heredero viable. Su medio hermano Filipo Arrideo sufría de cierta deficiencia mental, su hijo Alejandro sólo nacería tras su muerte, y su otro hijo Heracles, cuya paternidad había sido cuestionada, era de una concubina. Por ello, para los líderes y generales macedonios la cuestión sucesoria era un asunto de gran relevancia.

Pintura que recrea a Alejandro Magno en su lecho de muerte.

Pintura que recrea a Alejandro Magno en su lecho de muerte.

La leyenda cuenta que en su lecho de muerte, sus generales le preguntaron a Alejandro Magno a quién legaría su imperio, a lo que el gran conquistador macedonio habría respondido: “Krat’eroi” (“al más fuerte”). Sin embargo, también se afirma que Alejandro habría respondido en realidad “Krater’oi” (“a Crátero”), refiriéndose a Crátero, su mejor comandante y quien era considerado un excelente estratega y uno de sus amigos de más lealtad y confianza. Esta confusión, según los historiadores, se produjo porque la pronunciación griega de las frases “el más fuerte” (Krat’eroi”) y “Crátero” (“Krater’oi”) se diferenciaban sólo por el acento puesto en la segunda y tercera sílaba.

alejandro-magno-muerte

De todos modos, cuando Alejandro pronunció estas enigmáticas palabras, su comandante y amigo Crátero no estaba presente y los otros generales pudieron haber elegido oír, con bastante conveniencia, las palabras “Krat’eroi”, “el más fuerte”. Por otra parte, independiente de cual haya sido la verdadera respuesta del moribundo Alejandro Magno, las crónicas de la época aseguran que Crátero, quien en ese momento se encontraba supervisando la construcción de una flota en Cilicia para realizar una expedición contra Cartago, al parecer no parecía tener la más mínima ambición de quedarse con el importante cargo.

alejandro_magno_4

Consecuentemente, después de la muerte del gran conquistador macedonio, el vasto imperio que Alejandro había forjado durante 13 años de batallas y conquistas se dividió entre su grupo de generales, los denominados diádocos o sucesores, como Ptolomeo y Seleuco, quienes iniciaron una despiadada y encarnizada lucha en la llamada guerra de los diádocos. Esta conflagración por la supremacía política y militar de esa parte de Europa, Asia y África terminaría con el reparto del imperio de Alejandro y su fraccionamiento en varios reinos, como el Egipto Ptolemaico (con Ptolomeo como regente), el Imperio seléucida (con Seleuco como líder) y la Macedonia antigónida (a cargo de Antígono y su hijo).

alejandro.magno_

El entorno familiar más cercano de Alejandro tampoco viviría para presenciar el irreversible desmembramiento de su imperio. Después de la misteriosa muerte del joven conquistador macedonio todos sus familiares y herederos, incluyendo a su madre Olimpia, su esposa Roxana, su hijo Alejandro, su amante Barsine y su hijo Heracles, fueron asesinados por orden de Casandro, hijo de Antípatro, general de Filipo II que se había quedado de regente en Grecia, lo que llevó a la extinción de la dinastía Argéada, familia que había reinado en el reino de Macedonia desde el 700 hasta 309 A. C.

La leyenda afirma que el mismo Casandro, a través de su hermano Yolas, quien era el copero oficial de Alejandro, habría sido también el responsable de conseguir el supuesto veneno que mató a Alejandro Magno, el mismo que le produjo una muerte lenta y dolorosa.

Alejandro-Magno

Hoy, Alejandro Magno, quien en sólo 13 años de campañas militares levantó desde un humilde país ubicado al norte de Grecia uno de los mayores imperios en la historia de la humanidad, es considerado una de las figuras más míticas y decisivas de la historia, siendo ensalzado simultáneamente como el más joven y heroico de los grandes conquistadores. Y su mítica aura de ambición, arrojo, determinación e invencibilidad inspiraría en los siglos siguientes al resto de los conquistadores más destacados de todos los tiempos, incluyendo al general romano Julio César y al emperador francés Napoleón Bonaparte.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X