¿Por qué el régimen nazi de Adolf Hitler se denominó Tercer Reich?

La palabra Reich significa “imperio” en idioma alemán.

Guía de: Mitos y Enigmas

El 30 de enero de 1933 Adolf Hitler, uno de los fundadores y líder del Partido Nacional Socialista alemán, fue nombrado Canciller de Alemania, iniciando así el imparable ascenso de los nazis al poder total. Tras el incendio del Reichstag -Parlamento alemán- en febrero de ese mismo año y la muerte del presidente Paul Von Hindenburg en agosto de 1934, el mismo Hitler acapararía en su persona todos los poderes del Estado germano, transformándose en el indiscutido Führer o líder del pueblo alemán.

hitler--644x362

Consecuentemente, mientras la ley, la economía, la educación y la cultura eran controladas por el Partido Nazi, Alemania inició una agresiva política exterior, guiada por la creencia racista de que ese país estaba biológicamente destinado a expandirse al este, imponiéndose militarmente sobre otros pueblos “racialmente inferiores”, como los eslavos. Esta política culminaría con la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939, hecho que desencadenaría la Segunda Guerra Mundial, cruento conflicto que se saldaría con la aplastante derrota de Alemania y más de 50 millones de muertos.

Los nazis, tras llegar al poder, pretendían devolverle a Alemania su antiguo esplendor imperial; de ahí que el régimen nacionalsocialista se proclamara a sí mismo como Tercer Reich o Tercer Imperio –“Reich” significa “Imperio” en alemán-, nombre que quedaría impreso en la historiografía mundial para designar la época del gobierno de Adolf Hitler, entre los años 1933 y 1945.

el-tercer-reich-de-adolf-hitler-85-anos-del-fuhrer-de-alemania

De ese modo, si el régimen de Adolf Hitler fue el Tercer Reich en la historia de Alemania, ¿cuáles fueron entonces el Primer y el Segundo Reich?

El Primer Reich o primer imperio alemán se fundó en 962, cuando el rey de la dinastía sajona Otón I fue coronado emperador del llamado Sacro Imperio Romano Germánico (“Heiliges Römisches Reich”, en alemán), imperio que se prolongaría durante nueve siglos hasta su desaparición en 1806, cuando su último emperador -Francisco II de Habsburgo-Lorena- como consecuencia de la derrota militar a manos del ejército francés de Napoleón Bonaparte, decretó la supresión del Sacro Imperio con la clara intención de impedir que Napoleón se apropiara de este histórico título.

Bandera del Sacro Imperio Romano Germánico.

Bandera del Sacro Imperio Romano Germánico.

El nombre Sacro Imperio Romano Germánico derivaba de los siguientes hechos. Sacro, porque era cristiano; romano, por corresponder aproximadamente al antiguo imperio romano de Occidente; y Germánico, porque incorporaba los antiguos territorios germánicos ubicados al este del río Elba.

El adjetivo “sacro” no sería empleado sino hasta el reinado de Federico I de Hohenstaufen -también llamado Barbarroja por el color de su barba- quien fuera elegido emperador en 1155 hasta su muerte en 1190, cuando se ahogó en el río Saleph en Anatolia, en el marco de la Tercera Cruzada. El reinado de Barbarroja, según los historiadores, representó el apogeo del Sacro Imperio Romano Germánico, el primer Reich en la historia de Alemania.

El emperador Federico I de Hohenstaufen, también conocido como Federico Barbarroja.

El emperador Federico I de Hohenstaufen, también conocido como Federico Barbarroja.

El Segundo Reich o Segundo imperio alemán, en tanto, fue el llamado Imperio bismarckiano, que se inició en 1871 y se prolongó hasta 1918, coincidiendo con el final de la Primera Guerra Mundial.

La proclamación del II Imperio Alemán tuvo lugar en Versalles (Francia) el 18 de enero de 1871, tras la victoria de Prusia sobre Francia en la guerra franco-prusiana y como consecuencia del hábil plan político trazado por el primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores de Prusia y artífice de la unificación alemana, Otto von Bismarck, también conocido en Europa como el Canciller de Hierro.

Proclamación del rey Guillermo I de Prusia como emperador del II Reich Alemán, en una ceremonia realizada en el salón de los espejos del Palacio de Versalles (Francia).

Proclamación del rey Guillermo I de Prusia como emperador del II Reich Alemán, en una ceremonia realizada en el salón de los espejos del Palacio de Versalles (Francia).

En esa histórica fecha, el rey Guillermo I de Prusia fue proclamado emperador o káiser -palabra alemana que deriva de la palabra “César”, aludiendo al mítico cónsul romano Julio César-, dando inicio así al Segundo Reich en la historia de Alemania, un período de 47 años de vigencia donde el Imperio alemán se convirtió en una de las economías industriales más poderosas del planeta y en una gran potencia política y militar, hasta que se derrumbó definitivamente después de su derrota militar en la Primera Guerra Mundial y la inmediata revolución de Noviembre que asoló a Alemania.

Bandera del Segundo Imperio Alemán.

Bandera del Segundo Imperio Alemán.

El Káiser Guillermo II, nieto de Guillermo I, abdicaría a su cargo el 9 de noviembre de 1918 y buscaría refugio al día siguiente en los Países Bajos. En febrero del año siguiente se reuniría en la ciudad alemana de Weimar la nueva Asamblea Nacional Constituyente, dando así inicio a la llamada República de Weimar, régimen político democrático que sucedería al II Imperio Alemán entre los años 1919 y 1933. Los casi insolubles problemas políticos, y sobre todo económicos, que debió afrontar la República de Weimar permitirían el ascenso irresistible del régimen nacional socialista de Adolf Hitler, poderoso estado totalitario que suprimiría la democracia y que en sus 12 años de gobierno llegaría a ser dueño de casi media Europa, autodenominándose como “Großdeutsches Reich” (“Gran Imperio alemán”) o Tercer Reich.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X