¿Por qué los nazis adoptaron la esvástica como símbolo de su movimiento e ideología?

La cruz gamada o “hakenkreuz” pasó a ser, junto con la figura icónica de Adolf Hitler, el símbolo más reconocible del Tercer Reich alemán.

Guía de: Mitos y Enigmas

El símbolo por antonomasia de la Alemania Nazi fue, sin lugar a dudas, aparte de la icónica figura de Adolf Hitler, la famosa y característica “hakenkreuz” o cruz gamada. La enseña con forma de cruz con los brazos doblados, de color negro sobre un círculo blanco con fondo rojo, que en los inicios de la Segunda Guerra Mundial ondeó victoriosa en todos los sitios donde la Werhmacht, con su temible “blitzkrieg” o guerra relámpago, arrolló militarmente a todos los ejércitos que se le pusieron por delante, ya fuera en los edificios públicos de Polonia y los países bajos, en los monumentos de Praga, en las cercanías de la Torre Eiffel y en el mismo Partenón de Grecia.

esvastica

38

 

La esvástica, por cierto, que se convertiría en uno de los símbolos más odiado del siglo XX, vinculado inextricablemente al Tercer Reich, no fue inventada por los nazis, pues fue utilizada a lo largo de la historia en diferentes lugares y contextos, y con significados muy distintos. Una esvástica es básicamente una cruz que está en movimiento giratorio, por lo que el sentido de giro es vital para interpretar correctamente su significado y sus diferentes tipos. Por ello, se distingue a la esvástica en sentido dextrógiro (卐), cuando gira en el sentido de las agujas del reloj, con el brazo superior doblado hacia la derecha; y la esvástica en sentido levógiro (卍) , cuando gira en dirección contrario a las agujas del reloj, con el brazo superior doblado hacia la izquierda.

El significado de la esvástica

El término esvástica proviene de un vocablo del idioma sanscrito que significa “muy auspicioso”, aunque también puede denotar expresiones como “Con éxito”, “Felizmente”, “Que así sea” o “Buena suerte”. Y ha aparecido en el arte y la iconografía producidos a lo largo de toda la historia de la humanidad (se han encontrado esvásticas, por ejemplo, en adornos de cerámica romana o griega y en templos coreanos), representando conceptos muy diversos. La esvástica fue usada como símbolo entre los hindúes y se le menciona por primera vez en los Vedas, las escrituras sagradas del hinduismo más primitivo, aunque su uso se trasladó también a otras religiones de la India, como el budismo y el yainismo. También, en ciertas tradiciones paganas europeas, la esvástica, en sus dos modalidades -dextrógira y levógira- es el símbolo que se utilizó para representar, respectivamente, las puertas del nacimiento y de la muerte, o los cuatro elementos (fuego, tierra, agua, aire).

En la religión ancestral protoindoeuropea, en tanto, la esvástica o rueda solar a menudo representaba al sol y su poder, mientras que en la mitología germánica representaba poder e iluminación, por lo que se asoció a los dioses del trueno como Thor (la esvástica era el símbolo de su martillo) y Taranis en la mitología celta. También, algunas tribus nativas norteamericanas, como los hopi y los navajo, veían a la esvástica como símbolo de la migración, por lo que solían dibujarla y representarla en mantas, canastas, objetos de arte, vestidos y pinturas de arena.

esvástica

 

esvástica

 

 

 

Algunos estudiosos aseguran que las esvásticas simples empezaron a aparecer en la cultura neolítica, en el sudeste europeo hace unos 7.000 años, aunque fue supuestamente en la Edad de Bronce cuando se difundieron por todo el continente. Se han desenterrado de hecho algunas ollas de barro con esvásticas sencillas rodeando la parte superior, que datan de hace unos 4 mil años. Se contaba que cuando los nazis ocuparon la ciudad rusa de Kiev en la Segunda Guerra Mundial, estaban tan convencidos de que esas ollas eran evidencia de sus propios ancestros arios, que se las llevaron de regreso a Alemania, aunque fueron devueltas después de la guerra.

Este símbolo, en todo caso, a principios del siglo XX, no tenía la connotación controvertida que adquiriría después de la Segunda Guerra Mundial. El escritor británico Rudyard Kipling, influenciado por razones biográficas por la cultura de la India, solía poner una esvástica en la cubierta de todos sus libros hasta que el surgimiento del nazismo lo convenció de que era poco conveniente. Y hasta los Boy Scouts la usaron como símbolo hasta 1934, ya que el motivo de la Medalla al Mérito, diseñado por Robert Baden-Powell en 1922, que era usado como signo de buena suerte al que la recibiera, añadió una esvástica a la flor de lis de los Scouts. En 1934, al ver que el partido nazi ya usaba la esvástica, algunos scouts pidieron suprimir el símbolo y se lanzó una nueva medalla al mérito sin la esvástica.

La cruz gamada también fue utilizada en campañas publicitarias de la Coca Cola y adoptada por unidades militares de Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundia. La mayoría de estos usos benignos del emblema, por descontado, llegaron a su fin en los años 30’, con el ascenso de los nazis al poder en Alemania.

La “Hakenkreuz” en la Alemania Nazi

Así las cosas, conviene preguntarse: ¿Por qué los nazis adoptaron la cruz gamada o “hakenkreuz” como símbolo de su movimiento racial, ideológico, político y militar?

La primera vez que la esvástica fue usada con un significado ario, según diversos historiadores, fue el 25 de diciembre de 1907. En esa ocasión la autodenominada Orden de los Nuevos Templarios, una sociedad secreta fundada por Joseph Lanz von Liebenfels, izó en el castillo de Werfenstein, en Austria, una bandera amarilla con una esvástica y cuatro flores de lis.

esvástica

El uso de la esvástica por los nazis, según algunos, provendría del trabajo de académicos alemanes del siglo XIX quienes, al traducir antiguos textos indios, se dieron cuenta de las similitudes entre su propio idioma y el sánscrito. Estos estudiosos concluyeron que los alemanes podían tener ancestros en la India, a los cuales imaginaron como una raza de guerreros blancos que llamaron arios. La palabra sánscrita “Ario”, de hecho, tiene como significado “noble” y se relaciona con ciertas tribus guerreras de caballeros que aparecieron cerca del mar Caspio tres mil años antes de nuestra Era, los cuales serían los ancestros culturales de las naciones europeas, y la India del Norte. Estos guerreros habrían invadido la India un milenio y medio antes de cristo y colonizaron la Grecia antigua y el Asia Menor, y acostumbraban domar caballos salvajes y cuidar ganado. Y en su panteón tenían dioses paganos que representaban a las fuerzas de la naturaleza. La idea de que los alemanes descendían de aquella raza de nobles guerreros echó raíces, entonces, entre grupos nacionalistas antisemitas que se apropiaron de la esvástica como un símbolo ario para impulsar la idea de la existencia de un antiguo linaje de los pueblos germanos.

esvástica

Nazis en París.

Los nazis, al parecer, adoptaron la cruz gamada o “hakenkreuz” en 1920, aunque al parecer ya era usada como símbolo entre los völkisch o movimientos nacionalistas alemanes, los cuales basaban sus principios en ciertos conceptos místico-esotéricos y en los escritos del indólogo, sanscritista y helenista francés Émile Burnouf y del poeta nacionalista alemán Guido Von List, una de las figuras más importantes del resurgimiento del neopaganismo germánico y el antisemitismo y quien escribió varios ensayos sobre la raza aria.

Otros autores sostienen que lo que inspiró a Hitler para usar la esvástica como símbolo del NSDAP (Partido Nacional Socialista Alemán de los Trabajadores) fue su uso por la Sociedad Thule, un grupo alemán ocultista, racista y völkisch de Munich creado por Rudolf Von sebottendorff, que patrocinó al partido Obrero Alemán en sus inicios (transformado más tarde por Adolf Hitler en el NSDAP) y que creía que la raza aria procedía de un continente perdido, quizás la Atlántida. También se aseguró que desde 1919 hasta el verano de 1921 Hitler utilizó la biblioteca especial del Dr. Friedich Krohn, un activo miembro de la Sociedad Thule, quien habría ayudado al diseño del emblema nazi.

Esvástica

Hitler y Mussolini.

 

En su libro “Mi Lucha” (“Mein Kampf”) el mismo Adolf Hitler cuenta que “la organización de nuestras tropas debe aclarar una cuestión muy importante. Hasta entonces el movimiento no tenía insignia del partido y no hay bandera del partido. La ausencia de tales símbolos no sólo tuvo inconvenientes momentáneos, pero era intolerable para el futuro, pues compañeros del partido carecían de cualquier signo externo de su vínculo común…La cuestión de la nueva bandera – es decir, su apariencia – nos ocupa intensamente en esos días. De todas partes llegaron sugerencias … La nueva bandera tenía que ser igualmente un símbolo de nuestra propia lucha, ya que por el contrario se esperaba también ser muy eficaz como un cartel …. Por esta razón hemos tenido que rechazar todas las propuestas de identificación de nuestro movimiento a través de una bandera blanca con el viejo Estado … El blanco no es un color de agitación. Es adecuado para clubes de vírgenes castas, pero no para los movimientos que cambian el mundo en una época revolucionaria…Yo mismo, por mi parte, después de innumerables intentos, establecí la forma final de ese símbolo: una bandera con un fondo rojo, un disco blanco y negro y una esvástica en el centro. Después de largos ensayos también encontré una proporción definida entre el tamaño de la bandera y el tamaño del disco blanco, así como la forma y el grosor de la esvástica”.

En otro fragmento del mismo libro Hitler informa que numerosos diseños sugeridos a él por los miembros del partido Nazi incluían invariablemente una esvástica y que un “dentista de Sternberg” (refiriéndose probablemente a Friedich Krohn) le entregó un diseño para una bandera que “no está mal del todo y muy cerca de la mía”.

Alex Drexler, uno de los fundadores del Partido Alemán de los Trabajadores, confirmaría que Hitler quería una bandera del partido que pudiera competir con el rojo llameante de la odiada bandera comunista. “Queríamos algo para superar a los Rojos, pero que al mismo tiempo fuera muy diferente”.

 

Lo único cierto es que durante el verano de 1920, la primera bandera del Partido Nazi, confeccionada de forma casera, fue mostrada públicamente en el lago de Tegernsee. Esta bandera constaba de una esvástica negra (o “Hakenkreuz”) girada o rotada en 45°, dentro de un círculo blanco sobre fondo rojo, siendo el negro, el blanco y el rojo los colores de la antigua bandera del Imperio Alemán. Los nazis, posteriormente, también usarían la esvástica desprovista de tales círculos, pues lo importante es que se identificara con un símbolo de los antepasados de la raza aria y con “la lucha por la victoria del hombre ario”.

Para Adolf Hitler, la nueva bandera era “un símbolo de nuestra propia lucha”, así como “altamente eficaz como estandarte” (“Mein Kampf” , pág. 495). En esta misma obra, Hitler describió la nueva bandera de los nazis: “En rojo, vemos la idea del movimiento social, en blanco la idea nacionalista, en la svástica la misión de la lucha por la victoria del hombre Ario, y, con el mismo símbolo, la victoria de la idea de trabajo creativo, el cual siempre ha sido y seguirá siendo Antisemita”.

El resto es historia conocida. La cruz negra y angulada sobre el característico círculo blanco y fondo rojo de la bandera nazi se convertiría, en el mundo occidental, en uno de los símbolos más odiados del siglo XX. En sinónimo de agresión, muerte, brutalidad y fascismo, pese a que el símbolo se remonta a miles de años y que ha representado, para casi todas las culturas del mundo, un símbolo de buena fortuna.

Tropas aerotransportadas estadounidenses mostrando una bandera nazi con la cruz gamada al centro.

Tropas aerotransportadas estadounidenses mostrando una bandera nazi con la cruz gamada al centro.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X