¿Pueden ciertos alimentos prevenir y combatir el cáncer?

Es la principal causa de muerte a escala mundial, con un promedio de 8 millones de muertes al año.

Guía de: Mitos y Enigmas

El cáncer, una temida patología que ha acompañado a la humanidad desde hace miles de años y que consiste en que las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos del derredor, creando tumores, es la principal causa de muerte a escala mundial, con un promedio de 8 millones de muertes al año. Es una enfermedad que se relaciona con la interacción de factores genéticos, hormonales y de hábitos de vida no saludables como el consumo de tabaco o el alcohol, tensiones emocionales y, por cierto, una alimentación inadecuada. Recientes estudios epidemiológicos de Estados Unidos, de hecho, concluyeron que aproximadamente un 80 por ciento de los fallecimientos por cáncer se debieron a factores ambientales, como la alimentación inadecuada (33 por ciento de los casos) y el tabaco (33 por ciento de los casos).

Según expertos del Instituto Nacional de Cancerología de los EE.UU., más del 50 % de los tumores cancerosos se pueden evitar con una dieta sana. Por ello, una buena alimentación sería el arma más poderosa para evitar y combatir esta temible enfermedad. Si bien ninguna dieta garantiza que una persona pueda librarse para siempre de este mal, que depende de la conjunción de distintos factores, sí puede reducir el riesgo de su aparición.

Los siguientes alimentos, denominados alimentos funcionales (pues tienen compuestos bioactivos que tienen una actividad biológica dentro del organismo, que se traduce en beneficios para la salud) tienen definitivamente propiedades anticancerígenas:

-Los tomates: El tomate consumido crudo es rico en licopeno, una sustancia natural que le aporta su característico color rojo y que tiene propiedades anti-angiogénicas, es decir, impiden el suministro de sangre a las células tumorosas. El consumo de su compuesto activo licopeno reduce la incidencia de patologías cancerosas, sobre todo de pulmón, próstata y tracto digestivo. Según un estudio de la Universidad de Harvard, las personas que consumen tomate con regularidad pueden reducir el riesgo de cáncer de próstata hasta en un 50%. Por ello los médicos aconsejan el consumo de tomate en cualquiera de su formas, ya sea, crudo, cocido, en salsa de tomate o, incluso, en forma de kétchup.

Alimentos anti cáncer

 

-Uvas y vino tinto: Las uvas consumidas con su cáscara y semillas son particularmente ricas en resveratrol, un antioxidante que bloquea los agentes cancerígenos y evita el crecimiento de algunos tumores. Por ello, se aconseja el consumo de esta fruta, incluso en forma de zumo y vino tinto. El consumo moderado de vino tinto, de hecho, además de contener resveratrol, mejora la producción de energía en las células, elimina los radicales libres peligrosos, aumenta la tolerancia a la glucosa, mejora la función del corazón y ayuda a la reparación del ADN dañado del organismo.

-Arándanos y frambuesas: contienen fitoquímicos que pueden proteger diversos tipos de cáncer, reducir el estrés oxidativo y detener la angiogénesis. Los especialistas aseguran que concretamente previene la aparición del cáncer de ovarios.

-Té verde: Tiene múltiples propiedades anticancerígenas gracias, sobre todo, a los polifenoles y a los antoxidantes llamados catequinas, que previenen el cáncer impidiendo que los radicales libres dañen a las células.

-Aceite de oliva: La grasa del aceite de oliva, gracias a sus compuestos polifenólicos, puede prevenir el cáncer de colon y recto. Este tipo de aceite actúa sobre los ácidos biliares, mejora la circulación y oxigenación de los tejidos, protege las arterias y las mantiene flexibles. Ayuda a bajar el colesterol malo (LDL), controla la presión arterial, reduce los niveles de azúcar en la sangre y es un poderoso antioxidante. Recientes investigaciones han establecido que el aceite de oliva es una potente arma contra algunas líneas celulares de cáncer de mama, al descubrirse que reduce de forma drástica los niveles de determinados oncogenes (genes anormales que hacen crecer las células cancerosas) que están en el 30% de las pacientes que desarrollan una forma muy agresiva de la enfermedad.

Alimentos anti cáncer

 

-Trigo: La fibra del pan y cereales integrales, como el centeno, acelera el tránsito intestinal y arrastra las sustancias cancerígenas que puede haber en el conducto digestivo previniendo el cáncer de estómago y de colon.

-Brócoli: Numerosos estudios demuestran que el sulforafano (reconocido científicamente como un compuesto que estimula las enzimas protectoras del organismo y es un efectivo agente quimio-protector contra el cáncer) y los isotiocianatos presentes en el brócoli pueden detener el proceso de proliferación celular de las etapas iniciales del cáncer de próstata, colon, mama, hígado, vejiga, huesos, páncreas, piel o leucemia.

-Granada: Esta fruta rica en antioxidantes ayuda a prevenir el cáncer de mama. Pero también es rica en ácido cítrico, el cual actúa como desinfectante, alcaliniza la orina y potencia la acción de la vitamina C en el cuerpo. También contiene flavonoides (pigmentos de acción antioxidante) y taninos, sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Recientes estudios han demostrado que el jugo de granada puede ayudar a prevenir y tratar el cáncer de próstata y la osteoartritis.

-Cúrcuma: Ingrediente del curry amarillo, constituye uno de los antiinflamatorios naturales más potentes. Utilizado como colorante su principal constituyente es la curcumina, que tiene cualidades antiinflamatorias, antitrombóticas, hipocolesterolemiantes, hepatoprotectoras, antimicrobianas y antioxidantes y anticancerosas. En experimentos en laboratorio se ha comprobado que la curcumina inhibe el crecimiento de un gran número de tumores como los de colon, hígado, estómago, mama, ovarios y leucemia, entre otros. Como factor preventivo de esta enfermedad, es un gran aliado ya que favorece la eliminación de sustancias cancerosas y ayuda a nuestro cuerpo a producir sustancias anticancerosas como el glutatión, el más poderoso de los antioxidantes (en algunos estudios se habla de que es hasta trescientas veces más potente que la vitamina E).

-Aloe Vera: El jugo de aloe vera puro puede prevenir y atacar la fase incipiente en cáncer de pulmón y páncreas. También ayuda, en los tratamientos de quimioterapia, a curar las llagas de la boca y las capas de epidermis de estómago e intestino. Además, su alto contenido en germanio ayuda a fortalecer el sistema inmunológico del organismo.

-Manzana: recientes estudios aseguran que ayuda a evitar la aparición de cáncer gracias a que contiene ácidos clorogénicos y elágicos, Además, contiene pectina y fibra, que ayudan a eliminar las toxinas del organismo a través de las heces.

-Ajo y cebolla: Varios estudios han demostrado que las personas que comen regularmente ajo tienen menos probabilidades de desarrollar determinados tipos de cáncer, especialmente de esófago, colon y estómago. Por lo demás, tanto el ajo como la cebolla contienen alicina, un compuesto que ayuda al hígado a eliminar las toxinas que se acumulan en la sangre.

-Legumbres: Las lentejas, los garbanzos, los guisantes y los porotos son alimentos que protegen contra el cáncer de colon, principalmente.

Otros alimentos anticancerosos

Muchos alimentos contienen compuestos activos con una gran capacidad antioxidante que evitan el crecimiento y la proliferación de células tumorales. Es el caso de las antocianinas y fenoles presentes en las uvas, ciruelas o berenjenas, y el betacaroteno presentes en la lechuga, melón o espinacas.

Alimentos anti cáncer

 

 

Las nueces, por su parte, contienen fitoesteroles, moléculas que ayudan a prevenir los cánceres de mama y próstata. Y las naranjas y los limones contienen limoneno, la cual estimula a los linfocitos, células que combaten el cáncer. Las zanahorias, por su parte, contienen el mencionado betacaroteno, un poderoso antioxidante que le da su característico color anaranjado. Por eso es un vegetal especialmente recomendado para las personas que consumen o han consumido tabaco, por su gran capacidad para regenerar las células del epitelio respiratorio.

La miel, en tanto, es un producto natural que tiene propiedades antisépticas, lo que permite evitar las infecciones que se producen por la baja de las defensas después de un tratamiento contra el cáncer (quimioterapia). Los ácidos grasos Omega-3 presentes en los pescados, por su parte, son muy importantes para la salud del corazón y las arterias, por eso se recomiendan en aquellas personas que padecen cáncer. El yogurt, asimismo, contiene bacterias benéficas, que permiten que la flora intestinal se regenere, evitando que los productos tóxicos alteren el proceso digestivo. Por eso, es especialmente útil para prevenir el cáncer de colon.

Con respecto al agua, si bien no aporta ningún tipo de nutrientes o vitaminas, su consumo es esencial para limpiar el organismo de toxinas y evitar la deshidratación en todos los sistemas de nuestro organismo. Por ello, los especialistas aconsejan beber 2 litros al día.

Según recientes investigaciones, el consumo de frutas y verduras reduce en un 50% los cánceres de páncreas, mamas, útero y vesícula y en un 20 por ciento los cánceres de boca, esófago, pulmones, vejiga y cerviz. Por descontado, los especialistas aconsejan evitar alimentos perjudiciales, que contienen muchas grasas y calorías. Es el caso de la llamada comida chatarra, las carnes procesadas y rojas (que tienen mucho colesterol), los azúcares, edulcorantes y conservantes.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X