¿Qué secreto ocultaba la familia de Hitler? Trágica revelación de un investigador

El hecho,según algunos, habría influenciado en la política nazi de eliminar a los discapacitados.

Guía de: Mitos y Enigmas

El historiador Florian Kotanko, un investigador de la localidad austríaca de Braunau am Inn, lugar donde nació Adolf Hitler el 20 de abril de 1889, entregó recientemente un revelador dato biográfico del dictador alemán que se desconocía por completo: cuando el futuro führer germano tenía tres años, su madre, Klara Pölzl, dio a luz a un niño con serios problemas de salud que fallecería prematuramente, lo que, a juicio de Kotanko, habría influenciado en la estructura psicológica del dictador.

El pequeño Adolf Hitler en su época de lactante.

El pequeño Adolf Hitler en su época de lactante.

“Este niño se llamaba Otto Hitler, que nació el 17 de junio de 1892, tres años más tarde que su hermano Adolf, y murió seis días después. Este niño no falleció de una de las extendidas enfermedades infantiles de la época, como la difteria, patología que provocó la muerte de otros dos pequeños hermanos de Adolf Hitler, Gustav e Ida, sino de hidrocefalia, un trastorno que se caracteriza por el exceso de líquido en el cerebro, que puede dañarlo de forma irreversible dejándolo discapacitado. Por ello, las conclusiones de muchos biógrafos de Hitler sobre el desarrollo mental de Adolf Hitler, quien presuntamente recibió especial atención de su madre Klara, como el único hijo varón que sobrevivió tras la muerte de todos sus hermanos, ya no son sostenibles”.

Uno de los pocos datos fiables que se tienen sobre la niñez y juventud de Adolf Hitler fue la estrecha relación que estableció con su madre, Klara Pölzl Hitler, quien falleció en su casa de Linz el 21 de diciembre de 1907 por un tumor en el pecho que se le había diagnosticado tres años antes. Al momento de su muerte, sólo estaban a sus lado sus hijos Adolf y Paula (quien fallecería en 1964), los únicos dos hijos vivos que alcanzarían la mayoría de edad de los seis hijos que tuvo el matrimonio de Alois Hitler y Klara Pölzl. Según Eduard Bloch, el médico que atendió a Klara, Adolf Hitler quedó devastado con su muerte y llevaría ese dolor por el resto de su vida. Hablando de Hitler, Bloch más tarde recordaría que tras la muerte de Klara Pölzl nunca había visto en “un hombre joven tanto dolor y sufrimiento”.

Klara Pölzl,  la madre de Adolf Hitler.

Klara Pölzl, la madre de Adolf Hitler.

Adolf Hitler en su niñez. Es el niño ubicado al lado derecho superior de la fotografía.

Adolf Hitler en su niñez. Es el niño ubicado al lado derecho superior de la fotografía.

El historiador austríaco Florian Kotanko estudió numerosos documentos de Braunau am Inn, como el archivo de la casa parroquial del pueblo y ejemplares del diario local, donde se documentó el nacimiento y la muerte del pequeño Otto Hitler por “hidrocefalia”. Según Kotanko, estos nuevos datos suscitan cuestiones abiertas sobre la biografía de Adolf Hitler, entre ellas, si éste era consciente de la condición de su hermano y cómo este hecho pudo tener una incidencia insospechada sobre la personalidad del genocida nazi. “Soy historiador y no psicólogo infantil, no sé si esto tuvo una influencia, aunque sea (de manera) inconsciente, en sus medidas políticas. Pero sí que su biografía se ha escrito partiendo de suposiciones falsas”, reveló Kotanko, quien deslizó la posibilidad de que la doctrina nazi de eliminar a los discapacitados podría estar influenciada por esta temprana circunstancia en la vida del dictador alemán.

Hitler

Hitler-Freud

Cabe consignar que al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, las personas en Alemania que sufrían retrasos mentales, discapacidades físicas o enfermedades mentales fueron asesinadas por los nazis en el marco del denominado programa de eutanasia “Aktion T-4″, un programa que se convertiría en el modelo para el asesinato en masa de los judíos. El programa “Aktion T-4″, por cierto, requirió la cooperación de muchos médicos alemanes, quienes revisaban los expedientes médicos de los pacientes de instituciones para determinar qué personas con discapacidades o enfermedades mentales debían ser asesinadas. Los pacientes condenados eran transferidos posteriormente a seis instituciones de Alemania y Austria, donde eran asesinados en cámaras de gas construidas especialmente con ese propósito. Los bebés y los niños pequeños que tenían discapacidades también eran asesinados mediante una dosis letal de drogas o por inanición. Los cuerpos de las víctimas, en tanto, eran quemados en grandes hornos o crematorios.

Niños en un campo de exterminio nazi.

Niños en un campo de exterminio nazi.

Hitler y bebé

La guerra, según Adolf Hitler, “era el mejor momento para eliminar a los enfermos incurables”, personas con discapacidades físicas y mentales que eran vistas por los nazis como “inútiles” para la sociedad y como una amenaza para la pureza genética aria. Por ello, en última instancia, para los nazis no merecían la vida. Según diversas estimaciones, en el marco del programa de eutanasia “Aktion T-4″, entre 1940 y 1945, los nazis asesinaron a unas 200 mil personas discapacitadas.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X