¿Quién fue el famoso Hombre de la Máscara de hierro?

El prisionero más enigmático de todos los tiempos. ¿Cuál era su identidad?

Guía de: Mitos y Enigmas

El Hombre de la Máscara de Hierro, recreado en varios libros y en películas bastante populares (la última de ellas, protagonizada por el actor Leonardo Di Caprio en 1998), es un misterioso personaje francés de los siglos XVII-XVIII, que fue encarcelado por razones desconocidas en la famosa prisión de La Bastilla. Se decía que mientras estuvo en prisión su rostro fue cubierto con una máscara de hierro, debido a que su identidad era un secreto de Estado. Desde entonces, las teorías sobre su identidad han abundado: algunos afirman que se trataba de un hermano gemelo de Luis XIV, el Rey Sol, o un hermano mayor de este mismo monarca nacido de una relación extramarital de su madre, la reina Ana de Austria. Otros, en tanto, han postulado que se trataba de Nicolás Fouquet, ministro de finanzas de Luis XIV; de Dubreuil, un espía de confianza que por un fiasco terminó en prisión; e incluso de D’Artagnan, el famoso mosquetero que protagonizó la novela “Los tres mosqueteros”, de Alejandro Dumas.

hombre-mascara-hierro

La primera referencia a la existencia del Hombre de la Máscara de Hierro la hizo el filósofo de la Ilustración Voltaire, en su obra “El siglo de Luis XIV”. Voltaire estuvo preso en La Bastilla en 1717 por escribir una sátira contra el Duque de Orleans y su hija, y en ese lugar recibió narraciones de presos más antiguos que confirmaron la existencia del misterioso personaje.

Voltaire relató que “se envió, con máximo secreto, al castillo de la isla de Santa Margarita, en el mar de Provenza, a un prisionero desconocido, de estatura superior a la común, joven y de la más bella y fina estampa. Durante el viaje el prisionero llevaba una máscara cuya mentonera tenía resortes de acero, que le permitían comer con la máscara puesta. Había órdenes de matarlo si se descubría. Permaneció en la isla hasta que un oficial de confianza llamado Saint-Mars, alcaide de Pignerol, designado alcaide de la Bastilla en el año 1690, fue a buscarlo a la isla Santa Margarita y lo condujo a La Bastilla, siempre enmascarado, donde se le alojó espléndidamente. No se le negaba nada de lo que pedía. Su mayor gusto era por la ropa de una fineza extraordinaria y por los encajes. Tocaba la guitarra. Se le daba la mejor comida y el alcaide rara vez se sentaba delante de él”.

Voltaire agregó que el prisionero enmascarado era alimentado por un guardia sordomudo, tenía prohibido el contacto con el personal de la prisión y debía tener puesta la máscara todo el tiempo.

hombre mask

Luis XIV, El Rey Sol.

Luis XIV, El Rey Sol.

El escritor Alejandro Dumas, por su parte, en su obra “El vizconde de Bragelonne”, escrita en el siglo XIX, aseguraba que el misterioso «Hombre de la Máscara de Hierro» probablemente era un hermano gemelo del rey Luis XIV de Francia. Este monarca, para impedir que su hermano le disputara su derecho al trono, lo condenó a prisión perpetua y lo obligó a ocultar para siempre su rostro con una máscara de hierro. Ello, por supuesto, le añadió una gran imaginación popular al asunto.

Hombre mask II

El historiador inglés Roger MacDonald, en tanto, en su obra “ La máscara de hierro, La verdadera historia de D’Artagnan y Los tres mosqueteros”, afirmó que el Hombre de la Máscara de Hierro no sería otro que el famoso mosquetero D’Artagnan, quien, tras ser herido en Maastricht en 1673, habría sido enviado a la prisión de Pignerol, donde la máscara lo habría ocultado a los ojos de los mosqueteros que lo vigilaban. Según MacDonald, esto habría sido revelado por el prisionero Gatien de Courtilz de Sandras (1644-1712), quien pasó 9 años en la Bastilla entre 1702 y 1711, época en la que habría coincidido con D’Artagnan.

Ateniéndose a los simples hechos, la verdad es que los registros preservados de La Bastilla sí dan cuenta de un misterioso hombre enmascarado que estuvo prisionero durante décadas en ese lugar. Su custodio fue Benigno de Saint-Mars, quien ejercía como gobernador penitenciario de Pignerol. Estando ahí ya tenía al prisionero a su cuidado, y lo llevó consigo cuando fue cambiado de jurisdicción a la Isla Santa Margarita, localizada cerca de Cannes. Cuando fue nombrado gobernador de la Bastilla en 1698, Saint-Mars llevaba dos prisioneros consigo, uno de los cuales era el supuesto Hombre de la Máscara de Hierro. Según la leyenda, este novelesco personaje murió en 1703 y fue enterrado en el cementerio de San Pablo, en París, con el seudónimo de Marchiali, pero su verdadero nombre y las razones por las cuales había sido encerrado jamás fueron revelados, debido a que eran considerados secreto de Estado.

La presunta identidad del Hombre de la Máscara de Hierro

Paul Sonnino, profesor de historia en la Universidad de California, quien pasó más de tres décadas investigando archivos, registros oficiales y abundante correspondencia de la época, aventuró en su libro “The Search for the Man in the Iron Mask” (“La búsqueda del Hombre de la Máscara de Hierro”), dos novedosas teorías: en primer lugar, la máscara que habría usado el prisionero habría sido de terciopelo negro, y no de hierro. Y, en segundo lugar, la verdadera identidad de este personaje sería la de Eustache Dauger, ayudante de cámara del Cardenal Julio Mazarino, un hábil diplomático y político italiano que llegó a la corte francesa recomendado por el famoso cardenal Richelieu y que, tras la muerte de Luis XIII, gobernó Francia bajo la regencia de Ana de Austria en nombre del joven rey Luis XIV, quien heredó el trono con tan sólo 5 años.

El Cardenal Julio Mazarino, Primer Ministro de Francia.

El Cardenal Julio Mazarino, Primer Ministro de Francia.

“Los historiadores más serios descartaron hace mucho tiempo la leyenda popularizada por Voltaire y Dumas de que el Hombre de la Máscara de Hierro era el hermano gemelo de Luis XIV. Estaban más o menos de acuerdo en que su nombre era Eustache Dauger, que sólo de vez en cuando llevaba la máscara y que cuando lo hacía usaba una máscara de terciopelo, no de hierro”, explicó Sonnino, quien agregó que “también estaban bastante convencidos de que era un ayudante de cámara. Lo que no pudieron averiguar es de quién era ayudante y por qué posible razón fue retenido bajo unas estrictas medidas de seguridad durante más de treinta años”.

Según Sonnino, Eustache Dauger fue el ayudante de cámara del tesorero del cardenal Mazarino, el primer ministro de Francia durante la niñez y la juventud de Luis XIV. Mazarino, por cierto, amasó la mayor fortuna privada del Antiguo Régimen, doblando incluso la que había reunido su predecesor, el Cardenal Richelieu: 35 millones de libras, 8 millones de las cuales fueron depositadas en efectivo en distintas ciudades de Europa. El desmesurado enriquecimiento del Cardenal Mazarino se habría producido en menos de diez años (1652-1661), sobre todo a base de especular con los fondos del Estado o el valor de las monedas, y con jugosas comisiones obtenidas, a través de testaferros, sobre el aprovisionamiento de los ejércitos.

“Posiblemente Dauger se fue de lengua en el momento equivocado sobre este asunto, que involucraba al personaje más poderoso de Francia. Lo cierto es que Dauger fue arrestado en 1669 o 1670 y le advirtieron que si revelaba su verdadera identidad sería ejecutado de inmediato. Pasó por varias celdas entre La Bastilla y Pignerol. Así nació la leyenda del prisionero número 64389000: el supuesto Hombre de la Máscara de Hierro, que, en realidad, era de terciopelo”.

mascaradehierro

Parte de la teoría de este historiador fue confirmada, al menos, por un diario de vida de uno de los carceleros que trabajó en La Bastilla a fines del siglo XVII y principios del XVIII. Este carcelero cuenta que “el 18 de septiembre de 1698, a las tres de la tarde, el nuevo gobernador de la Bastilla, el señor de Saint-Mars, ha tomado oficialmente el mando de esta prisión. Viene de la isla de Santa Margarita y San Honorato y ha traído con él, en una vieja litera, a un viejo prisionero que ya custodiaba en Pignerol. Siempre lleva una máscara y no me han dicho su nombre. Ni siquiera ha sido registrado”.

El mismo carcelero, en otra de las páginas de su diario, dejaría constancia de que el misterioso prisionero falleció en La Bastilla el 19 de noviembre de 1703 y fue enterrado con el nombre de Marchiali en el cementerio de San Pablo de París. “Lunes 19 de noviembre de 1703: el prisionero que el señor Saint-Mars trajo con él en la isla de Santa Margarita y estuvo aquí largo tiempo, murió a las 10 de la mañana…El prisionero llevaba siempre una máscara de terciopelo negro”.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X