U-2: El famoso avión espía de la Guerra Fría cumple 65 años

En 1954 los Estados Unidos comenzaron a desarrollar el avión espía más famoso de la historia de la aeronáutica mundial.

Guía de: Mitos y Enigmas

En 1954 la llamada Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética se aprestaba a entrar en su apogeo. Los norteamericanos, preocupados por la escasa inteligencia disponible sobre el bloque soviético y los países satélites de Europa del Este y los avances militares de los rusos -quienes habían hecho detonar una bomba de hidrógeno el año anterior y se encontraban desarrollando un nuevo bombardero intercontinental -, acababan de aprobar un proyecto ultrasecreto para desarrollar un moderno avión de reconocimiento a gran altitud que los soviéticos no pudieran rastrear o interceptar. Ese proyecto se concretaría en el avión espía más famoso jamás construido, un avión monomotor y mono plaza que a primera vista tenía el aspecto de un planeador: el U-2.
U2 10

Los norteamericanos, por entonces, utilizaban unos obsoletos aviones de vigilancia, que en realidad eran bombarderos reconvertidos que eran en extremo vulnerables al fuego antiaéreo y los cazas enemigos. Por ello, a sabiendas que si un avión militar norteamericano armado era sorprendido sobrevolando el territorio soviético podía ser considerado como un acto de guerra, el gobierno del presidente Dwight Eisenhower aprobó el proyecto de diseño y construcción de un moderno avión espía desarmado volado por los Estados Unidos para la recopilación de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, que pudiera volar por encima de los 21 mil metros de altura, más allá de los radares soviéticos y por encima del alcance de los interceptores rusos.

Este avión, por cierto, debía ser pilotado por un tripulante civil, en una operación encubierta de la CIA, que supuestamente iba a hacer pasar el U2 como un avión dedicado al estudio e investigación del clima.
lockheed-u2

La empresa Lockheed Aircraft Corporation, tomando un revolucionario diseño del ingeniero aeronáutico Clarence Johnson, desarrollaría entonces el proyecto del avión U2 (cuya U hacía referencia a la designación de “utilitario”), también conocido como Dragon Lady.

El U2 era, esencialmente, un estilizado avión de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, de forma larga y delgada con un solo asiento, bastante difícil de localizar porque era capaz de volar a gran altitud (más de 21 mil metros de altura) y porque emitía poco calor en vuelo, y provisto con una gran cámara de formato grande construida por la empresa Polaroid que podía sacar fotografías con una altísima resolución a una altitud de 18. 288 metros, lo que permitía leer la línea del diario sobre el hombro de alguien que estaba en la tierra.
u2 5

El U2 también llevaba incorporado otros aparatos electrónicos para monitorear las transmisiones de radio y radar, mientras que el único piloto de la aeronave, debido a la gran altura a la que se elevaba el avión, debía vestir un traje equivalente a un traje espacial, que le suministraba el oxígeno y servía como protección en caso de una pérdida de presurización de la cabina.
165467-pilote-americain-francis-gary-powers

Debido a sus particulares características que le daban una estructura ligera, el U2 era uno de los aviones más difíciles de pilotar. Para mantener su techo de vuelo de 21. 336 metros, debía volar a una velocidad cercana a la máxima. Y debido a su envergadura larga y sus características similares a las de un planeador, también era muy sensible a los vientos cruzados. Lo anterior, unido a la tendencia del avión a flotar sobre la pista, dificultaba también notablemente el aterrizaje, pues para ahorrar peso, su diseño no contemplaba un tren de aterrizaje convencional (el U2 despegaba desde una plataforma móvil y aterrizaba usando un grupo de ruedas localizadas detrás de la cabina y otro grupo detrás del motor, además de unos patines de titanio situados en las puntas de las alas).

Vista del panel de instrumentos de un avión U2.

Vista del panel de instrumentos de un avión U2.

Los aviones U-2, cuyos vuelos no estaban controlados por el Ejército estadounidense, sino que por la CIA, comenzaron a hacer los primeros vuelos de reconocimiento sobre la URSS a partir de 1956, despegando de las bases norteamericanas en Pakistán y Turquía. Estos aparatos entregaron así los primeros vistazos detallados de las instalaciones militares soviéticas, proporcionando valiosa información sobre los bombarderos soviéticos y las fábricas de misiles y motores de cohetes.

De ese modo, los norteamericanos, contrariamente a lo que ellos creían, tras analizar las fotografías tomadas por los aviones U2, comprobaron que disponían de fuerzas nucleares muy superiores a las de su enemigo de la Guerra Fría, aunque la URSS seguiría sembrando el temor entre los países occidentales, especialmente después de mayo de 1957, cuando los soviéticos probaron con éxito el primer misil intercontinental balístico del mundo.

Un avión U2 estacionado en un portaaviones norteamericano.

Un avión U2 estacionado en un portaaviones norteamericano.

Si bien en teoría los aviones U2, un proyecto de espionaje manejado en estricto secreto por la CIA, no podían ser alcanzados por proyectiles o misiles debido a la gran altura a la que volaban, el 1 de mayo de 1960 un nuevo misil tierra-aire Zenith de largo alcance desarrollado recientemente por la Unión Soviética, que había sido lanzado desde una base militar de los Montes Urales, derribó uno de los aviones espía U2 que sobrevolaban el espacio aéreo soviético y capturó a su piloto, Francis Gary Powers, quien había despegado en su aeronave desde Pakistán para aterrizar en una base de Noruega, atravesando todo el territorio soviético. Este incidente, por descontado, provocaría uno de los incidentes más álgidos de la Guerra Fría.

Restos del avión U2 derribado por los soviéticos el 1 de Mayo de 1960. Arriba se puede ver el modelo del proyectil Zenith que alcanzó a la aeronave.

Restos del avión U2 derribado por los soviéticos el 1 de Mayo de 1960. Arriba se puede ver el modelo del proyectil Zenith que alcanzó a la aeronave.

Tras propalarse la noticia del derribo del avión U2 en territorio soviético, la mayoría del Congreso de Estados Unidos se enteró de la existencia del programa ultrasecreto del avión espía U-2 recién en mayo de 1960, mientras que el gobierno del presidente Eisenhower, en un gran fiasco diplomático que sólo intensificaría la Guerra Fría, se vio obligado a admitir que la explicación del avión meteorológico era falsa y que la CIA había estado realizando misiones de espionaje sobre la URSS durante varios años.

Francis Gary Powers, el piloto del avión U2 que fue derribado por los soviéticos en 1960.

Francis Gary Powers, el piloto del avión U2 que fue derribado por los soviéticos en 1960.

Francis Gary Powers, el piloto del avión U2 que fue derribado por los soviéticos y que salvó la vida tras saltar en paracaídas, y quien no pudo activar la carga explosiva de a bordo que debería haber destruido los restos del avión y el equipo de registro de datos e imágenes, sería condenado por los rusos a purgar 10 años en prisión, aunque sólo estaría privado de libertad dos años. Sería liberado en febrero de 1962, cuando él y el agente soviético Rudolf Abel se convirtieron en los protagonistas del primer “intercambio de espías” entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Powers fallecería finalmente en 1977, en un accidente de helicóptero.
Avion-U-2-1

Dos años después del incidente del derribo del avión U2 en territorio soviético, otro avión espía U2 fotografiaría en 1962 a tropas soviéticas instalando misiles nucleares en Cuba, que apuntaban a Estados Unidos, precipitando la famosa crisis de los misiles cubanos, cuando el mundo estuvo a un tris de experimentar una guerra nuclear. Durante la crisis de los misiles, otro avión U-2 sería derribado, falleciendo el piloto, el mayor Rudolph Anderson.

Un avión espía U2 derribado en la isla de Cuba, durante la crisis de los misiles de 1962.

Un avión espía U2 derribado en la isla de Cuba, durante la crisis de los misiles de 1962.

El avión espía U2, considerado hoy una auténtica reliquia de la Guerra Fría, continuaría en servicio durante más de 50 años a pesar de la entrada en funciones de los modernos satélites de vigilancia, pues la gran ventaja del avión sobre los satélites era su capacidad de vuelos directos al objetivo en momentos imprevisibles.
Avión-U-2

La producción del avión U2, que también prestaría servicios en la guerra de Vietnam, se reiniciaría a principios de los años 80’ hasta 1989, año en que el último avión de la serie fue construido. Hoy, las versiones más modernas del U2 – que, por cierto, inspiraría el nombre del famoso grupo irlandés de rock- todavía se utilizan para misiones diurnas y nocturnas, en todos los climas, para operaciones de vigilancia e investigación a gran altitud, especialmente en todo lo relativo a la investigación y desarrollo de sensores electrónicos y la validación de datos satelitales.

Más sobre Mitos y Enigmas

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X