Inicio » Música Pop » Equipo

El insólito caso de Arnel Pineda: de mendigo a estrella

El documental Don't Stop Believin': Everyman's Journey cuenta la increíble historia de un filipino que pasó de vivir en la calle a ser una estrella de rock.
Arnel Pineda

Foto: Cristian Carvallo

La historia es la siguiente: Journey fue por años una banda acostumbrada a vender millones de discos y repletar estadios por todo el mundo durante fines de los setentas y principio de los ochenta. Fueron una máquina para crear hits radiales y las famosas “power ballad” fueron su especialidad. Open Arms, Faithfully y la archiconocida Don’t Stop Believin’ son parte del extenso repertorio que lucía de sobremanera en la voz de Steve Perry. Lucha de egos, recambio de integrantes y hastío entre los miembros de la banda desintegró a los oriundos de San Francisco a mediados de los ochentas, para volver con alineación original (Perry incluido) en 1996 y lanzar el gran álbum “Trial By Fire”. Era el retorno de una excelente banda y el regocijo de todos quienes amamos la potente voz de Steve Perry, pero claro, las mismas diferencias de siempre separaron la banda nuevamente y Perry pasó al anonimato.

Por varios años Neal Schon, guitarrista, líder y fundador de Journey, intentó llenar el enorme espacio dejado por Steve Perry con vocalistas que no daban el ancho. Steve Augeri había estado un buen tiempo al frente de la banda, grabó un DVD en 2001 y su registro era muy parecido al de Perry, pero por alguna razón no satisfacía a todos. La renuncia de Augeri volvía a dejar a Journey sin vocalista y el fantasma de Steve Perry regresaba, hasta que sucedió algo que ni el mejor guión hollywoodense podría habernos entregado.

Neil Schon estaba una noche navegando por internet cuando se encontró con una banda llamada The Zoo, quienes subían sus presentaciones en bares de mala muerte en Filipinas. The Zoo se dedicaba a cantar versiones cover de temas de Heart, Survivor, The Police y Journey. La historia dice que cuando Neal Schon oyó esta performance, quedó helado:

Arnel Pineda era el nombre de un filipino de bajísima estatura pero con un registro vocal digno de una enorme celebridad. No había nada más que ver para un convencido Neal Schon, quien se comunicó a través de YouTube con la banda que al principio (obviamente) no podían creerlo, pero más temprano que tarde Pineda estaba en San Francisco audicionando para ser la nueva voz de Journey.

De ahí en adelante la historia pasó a transformarse en un verdadero cuento de hadas, sobre todo al conocer detalles de la difícil vida de Arnel Pineda en su país de origen, en donde tuvo que vivir en la calle por algún tiempo cuando tenía solo trece años.

Después de  algunos ensayos, Arnel Pineda estaba listo para su debut ante el mundo entero como el “nuevo Steve Perry” y ese estreno lo hizo acá en Chile, nada menos que en el Festival de Viña del Mar del año 2008. Debíamos suponer que Pineda estaría nervioso, que necesitaría tiempo para mejorar la comunicación con la banda, pero créame que yo estuve ahí y mi fanatismo por Journey es eterno, Separate Ways en la voz de Pineda fue dinamita. El tipo me tapó la boca a mí y a todos quienes osamos dudar de su registro. Si bien el nuevo vocalista se noto algo tenso al principio, la presentación estuvo fuera de serie si tomamos en cuenta que era un debutante.

A los pocos días, Journey se volvió a presentar en San Carlos de Apoquindo en un “combo setentas/ochentas” junto a Peter Frampton y Earth, Wind and Fire y Arnel en su segunda presentación al frente de la banda se le pudo ver disfrutando un poco más del momento.

La consagración con nuestro público llegó el año pasado, cuando Journey repletó el Movistar Arena demostrando que Journey funciona como una máquina de sonido perfecto capaz de levantar hasta a los muertos. Arnel Pineda con mucho más circo se le vio comodísimo e histriónico a más no poder.

Hoy Journey vive un “segundo aire” repletando todos los lugares los cuales se presenta alrededor del mundo. Arnel Pineda pasó de ser un desconocido a una celebridad pero que no ha olvidado sus orígenes. Ha vuelto a Filipinas y ha vuelto a cantar en los mismos bares de antaño con The Zoo, su antigua banda de amigos. Con Journey realizó un histórico show en Manila y como esta historia supera al mejor guion jamás escrito, prontamente se lanzará la película/documental basada en la historia del pequeño gran Arnel Pineda, como para cantar una y otra vez: Don’t Stop Believin’…

Más sobre Música Pop

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X