Frank Sinatra odió siempre esta canción pero jamás pudo dejar de cantarla

"La voz" despreciaba cada vez que podía uno de sus clásicos temas.

Guía de: Música Pop

frank-sinatra-fotogramas-1607722639

Suele pasar en el mundo del arte y en la música en particular. Canciones menores, sencillas, se hacen superconocidas y los artistas, que la tenían como algo de relleno, quedan atados a ellas. Frank Sinatra no fue la excepción a esta desagradable característica del negocio de la música. Lo curioso es cuál fue la canción que “la voz” odió tanto años: “Extraños en la noche”, ni más ni menos.

¿Qué ocurre con los artistas? ¿No tienen el ojo que tienen las mayorías? ¿Por qué suelen ir, tantas veces, de la mentada “sabiduría popular”? “Strangers in the night” alcanzó el número uno de Billboard tras ser publicada en julio de 1966. El suceso no es menor: En aquellos años todo músico del planeta competía, sí o sí, con cuatro muchachitos más o menos talentosos llamados Los Beatles. Para la leyenda quedó su supuesta respuesta a un asistente llamado Irving Weist, cuando armaba la lista de temas: “No quiero cantar esta mierda”.

En la carrera de Sinatra existe un punto de inflexión: En 1960 fundo su propio sello discográfico, Reprise, para no depender de otros. Frank deseaba tener el control artístico de su carrera y escoger qué músicos e interpretes serían los que trabajaría. Los nuevos movimientos lo conmovían y su propia independencia lo tendría más al contacto de las nuevas tendencias. Así lo hizo… en términos generales.

R-1276537-1508171926-4798.jpeg

En 1966 cedió a “recomendaciones” empresariales y grabó una canción que odiaba. Más aún: La canción tituló el álbum y el fenómeno comercial le dio la razón a los hombres de negocios.

La canción pertenece al autor Bert Kaempfert. En aquellas épocas los autores componían y cedían –casi buscaban– a músicos reconocidos para que la grabasen y así rindiera sus billetes. El álbum no sólo fue un éxito de ventas, sino también de críticas y así Sinatra se acostumbró a cantar la canción. Todo se supo casi diez años después, en ocasión de un show en vivo en Jerusalem. “Hay una canción que no tolero, simplemente no la tolero. Pero… ¡qué diablos! ¡hagámosla!”, la presentó el hombre al público sorprendido.

Otras veces despotricó contra el tema, incluso burlándose del gusto de la gente por quererla tanto. Pero jamás dejó de hacerla. “Es la peor canción que he oído”, o “Llega el momento tortuoso, no para nosotros, pero sí para mí” fueron otras expresiones que escogió para presentarla. Lo más gracioso fue el modo en que decidió explicar qué sentían por “Extraños en la noche” y “A mí manera”, sus dos grandes gemas comerciales: “Me mantuvieron alejado de las pizzas”, dijo, en referencia a su lujosa vida.

Más sobre Música Pop

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios